Lo que nos falta en seguridad - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de Causa en Común
Por Causa en Común
Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende se... Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende ser al mismo tiempo incómoda y propositiva. Es presidida por María Elena Morera y se dedica a la construcción de ciudadanía, la promoción del Estado de Derecho y a exigir una mayor rendición de cuentas por parte de las autoridades. Síguela en Twitter: @causaencomun. (Leer más)
Lo que nos falta en seguridad
Por Mercedes Carbonell
30 de septiembre, 2020
Comparte

La inseguridad es un fenómeno multicausal y multidimensional, por lo que la violencia que vivimos no se puede resolver con una única política pública; al contrario, requiere de esfuerzos coordinados de parte de todas las autoridades gubernamentales, pero también del apoyo de sociedad civil. Se necesitan espacios de diálogo, donde autoridades y ciudadanía compartan preocupaciones y construyan soluciones en conjunto.

Con esto en mente, Causa en Común organiza de manera regular foros para abrir espacios de reflexión entre ciudadanos, policías, autoridades y académicos. El objetivo es promover, a través del diálogo, la construcción de instituciones de seguridad y procuración de justicia profesionales y confiables. Este martes se llevó a cabo el trigésimo noveno foro estatal “Sumemos Causas por la Seguridad, Ciudadanos + Policías”. A continuación, explicaré cinco lecciones que aprendí durante este foro sobre los retos de seguridad en 2020.

1. Nos falta profesionalizar

La profesionalización de la policía lleva años siendo parte de la agenda pública, pero aún es una deuda pendiente. Todavía no logramos que todas las policías estatales cuenten con esquemas de trabajo con criterios y certificación homologadas, así como con un régimen disciplinario, prestaciones y un salario digno.1 No podemos esperar que los policías cumplan con sus funciones de manera efectiva si no cuentan con el equipo necesario para enfrentarse a los criminales, si deben poner de su bolsillo para comprar los chalecos antibalas que los protegen y si tienen salarios deplorables que no les permiten mantener a sus familias.

La profesionalización no se limita a la corporación policiaca. También es necesario desarrollar los servicios periciales del país y el sistema de procuración de justicia. La policía de investigación debe contar con el apoyo de peritos capaces de realizar las diligencias necesarias en tiempo y forma para que se lleven a buen término las investigaciones. Se requiere un servicio profesional de carrera para que el personal de las fiscalías pueda obrar con independencia y para que tengan un desarrollo profesional que les garantice una vida digna.

2. Nos falta coordinación

También llevamos una década hablando de coordinar las instituciones de seguridad; ha sido un tema tan recurrente que hasta se ha convertido en un lugar común. Sin embargo, ya sea por las inercias burocráticas, la desidia de las autoridades o la corrupción, seguimos sin lograr esa coordinación que tanto se menciona.

Las autoridades estatales deben abandonar el discurso donde parece que esperan nueva burocracia que les permita coordinarse. Lo que se necesita es reingeniería institucional, donde se hagan ajustes prácticos con base en diagnósticos que identifiquen los cuellos de botella y los problemas de comunicación.

Además, es importante reconocer que la coordinación no debe limitarse a las instituciones dentro de un estado. Hay estructuras problemáticas que no tienen que ver con los límites de las entidades, por lo que requieren coordinación entre las instancias estatales para poder diseñar e implementar políticas regionales o para recibir la asistencia del Gobierno Federal.

3. Nos falta una política de prevención

Ninguna política de seguridad está completa sin un componente de prevención, el cual suele ser relegado en México. Debemos exigir a las autoridades que dejen de usar este componente como oportunidad para generar redes clientelares a través de la entrega de dinero. Una auténtica política de prevención del delito debe atender los factores que impulsan la violencia y la criminalidad, respondiendo a necesidades y vulnerabilidades concretas, no a los caprichos electorales de los gobernantes.

4. Nos falta atender todos los niveles de violencia

Otra lección que aprendí con este foro es que quienes hacen y quienes analizan políticas públicas de seguridad no deben olvidar que existe más de un nivel de violencia. Si bien la violencia producto del crimen organizado a nivel macro es la más atroz y letal, también deben preocuparse por aquella que ocurre a pequeña escala que podemos encontrar, por ejemplo, en el hogar. Las violencias domésticas y de género afectan particularmente a las mujeres, mermando su existencia e impidiendo su plena participación en la vida democrática del país. La crisis de inseguridad no se resolverá, por lo menos para la mitad de la población, si no se atienden también estas violencias.

5. Nos falta innovar

La pandemia ha supuesto un gran reto para la sociedad en general y para las instituciones de seguridad en particular. Las medidas sanitarias impuestas para lidiar con el COVID-19 dejaron al descubierto debilidades dentro de, por ejemplo, los ministerios públicos para recibir denuncias en época de aislamiento social.

Los retos que trajo consigo la pandemia también implican nuevas áreas de oportunidad que nos obligan a nosotros, sociedad civil, y a las autoridades a innovar. Debemos de pensar en mecanismos que nos permitan enfrentarnos a las nuevas normalidades. Considero que este es un buen momento para integrar el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación en cuestiones de denuncia y atención a víctimas con el objetivo de mantener en contacto a ciudadanos y autoridades, de promover nuevos mecanismos de denuncia y de reducir la corrupción y el resigo de contagio. La tecnología debe facilitar el acceso de las personas a la justicia, debe ser accesible y entendible para todos.

En conclusión, esta clase de foros no sólo crea espacios de interacción entre autoridades y sociedad civil, sino que también genera oportunidades de reflexión para los espectadores sobre cuáles son los problemas que todavía nos aquejan y qué componentes esenciales son esenciales en las soluciones integrales. Así, que continúe el debate, que continúe el diálogo, pero que también continúen la reflexión y la exigencia.

* Mercedes Carbonell (@mer_carbonell) es licenciada en Ciencia Política y Relaciones Internacionales por el CIDE. Ha trabajado en temas de procuración de justicia, combate a la corrupción y construcción de seguridad comunitaria.

 

 

 

1 Consultar el Índice de Desarrollo Policial y la Encuesta “¿Qué piensa la policía?”, realizados por Causa en Común, para conocer más sobre las condiciones laborales de las policías locales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.