Los números incómodos sobre la trata de personas - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de Causa en Común
Por Causa en Común
Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende se... Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende ser al mismo tiempo incómoda y propositiva. Es presidida por María Elena Morera y se dedica a la construcción de ciudadanía, la promoción del Estado de Derecho y a exigir una mayor rendición de cuentas por parte de las autoridades. Síguela en Twitter: @causaencomun. (Leer más)
Los números incómodos sobre la trata de personas
México ocupa el tercer lugar a escala global en trata de personas, sólo después de Tailandia y Camboya, con aproximadamente 300 mil víctimas de este delito. El hecho de que esa cifra no se refleje en los informes de incidencia no es tan grave como la inacción del gobierno para combatir este delito.
Por Nancy A. Canjura Luna
25 de agosto, 2021
Comparte

En una serie sobre el desastre de Chernobyl decían “cada mentira que decimos nos deja en deuda con la verdad, y esa deuda debe pagarse tarde o temprano”.  Esta frase adquiere mayor relevancia cuando las mentiras, omisiones o tergiversaciones provienen de funcionarios públicos o políticos, ya que casi siempre hay vidas de por medio en sus declaraciones.

En el informe de incidencia delictiva presentado el 20 de agosto, la secretaria de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, informó del panorama que prevalece en el tema de seguridad en el país, con resultados relativamente alentadores. Aquí la mentira radica, cuando menos, en la forma de presentar los datos, al destacar la disminución de casi un 4 % en los asesinatos registrados de enero a julio 2021 respecto del mismo periodo de 2020, mostrando las gráficas con tendencia a la baja a pesar de algunos picos.

El homicidio es el indicador de la violencia más usado en el análisis de incidencia delictiva en el mundo y México no es la excepción. No obstante, hay que señalar que la tendencia a la baja de este delito no ayuda a pasar el trago amargo que significa saber que en lo que va del sexenio se han registrado 93, 942 asesinatos, es decir homicidios dolosos y feminicidios, sin contar los homicidios culposos. Además, existe un número de desaparecidos, cuyos restos permanecen en fosas clandestinas y que aún no se suman -ni lo harán, probablemente-, que supera cualquier ficción: 82 mil desaparecidos aproximadamente, y 36 mil cuerpos no identificados; muchos de ellos recuperados de las 4 mil fosas que hasta ahora se han detectado, todo como producto de la violencia que priva en el país.

Si bien los números sobre asesinatos presentan un sesgo de imprecisión, hay otros números que además de cualquier manipulación, están en el olvido. El delito de trata es uno de ejemplos más dolorosos en ese sentido, ya que los registros que presenta el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) indican un incremento del 23 % en el número de víctimas que se reportaron entre enero y junio de 2020, con 371, mientras que en el mismo periodo de este año son 458 víctimas. El Estado de México reporta la mayor incidencia, con 126 casos; le sigue Nuevo León con 86, y la Ciudad de México con 53.

Llama la atención que estados como Tlaxcala, Guerrero e Hidalgo reporten que solo tuvieron una víctima de trata de personas de enero a julio de 2021, cuando son entidades que, junto con el estado de Puebla, son reconocidos como una región con prevalencia de este delito, en su modalidad de explotación sexual de mujeres; además de Guerrero, Jalisco, Quintana Roo y Baja California, donde prevalece la prostitución infantil, e igual de escandaloso resulta que Guanajuato, Sonora, Durango y Colima no hayan registrado un solo caso en 7 meses.

La organización internacional A21 señaló en el mes de mayo que México ocupa el tercer lugar a escala global en ese delito, sólo después de Tailandia y Camboya. En ese momento, la directora para América Latina informó que en nuestro país prevalece la pornografía infantil y la mendicidad forzada, y señaló que son aproximadamente 300 mil víctimas de este delito. El hecho de que esa cifra no se refleje en los informes de incidencia no es tan grave como la inacción del gobierno para combatir este delito. El subregistro se explica por la falta de denuncia, lo que justifica que no haya una correspondencia entre los números oficiales y lo que denuncian los colectivos que dan seguimiento a este problema; por ejemplo Causa en Común, a través del informe de “Atrocidades”, registra eventos de esta naturaleza que aparecen en medios de comunicación; sin embargo, sí es sintomático que no existan esfuerzos significativos para promover la denuncia de este delito, generar redes de confianza con la ciudadanía, y más aún, para combatir la impunidad con la que trabajan los criminales que se dedican a la trata de personas.

Este tipo de hallazgos forman parte de esa mentira, manipulación y omisión de los números que presenta el SESNSP, ya que los datos no reflejan la realidad actual. Recordemos que el conteo de víctimas, carpetas de investigación y delitos existe con la finalidad de medir el alcance del problema de violencia e inseguridad en el territorio, para que a su vez se utilicen como insumo para el diseño de políticas públicas y estrategias que mejoren la situación. Los números por sí mismos son inofensivos, pero se vuelven incómodos cuando los encargados de usarlos para gobernar mejor, los toman como reflejo de su ineptitud o inacción.

El mes pasado dábamos cuenta de la gravedad del asesinato de niños y adolescentes con armas de fuego, ahora hablamos de la trata de personas, pero no porque sean problemas recientes, sino porque es necesario visibilizar la pasividad que pesa sobre estos delitos. A pesar de que en México contamos con la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos -promulgada en 2012 y con una reforma reciente de 2018, en la que se recalca la jurisdicción de las entidades federativas y la coordinación interinstitucional para el combate de este delito- solamente es letra muerta, una mentira de esas que cuestan vidas.

* Nancy A. Canjura Luna (@canjural) es licenciada en Ciencias Políticas y maestra en Gobierno y Asuntos Públicos por la UNAM. Se ha desempeñado como profesora en la Universidad Iberoamericana y como investigadora y servidora pública. Se ha especializado en temas de seguridad y violencia, así como género.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.