Los peligros de las autodefensas - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de Causa en Común
Por Causa en Común
Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende se... Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende ser al mismo tiempo incómoda y propositiva. Es presidida por María Elena Morera y se dedica a la construcción de ciudadanía, la promoción del Estado de Derecho y a exigir una mayor rendición de cuentas por parte de las autoridades. Síguela en Twitter: @causaencomun. (Leer más)
Los peligros de las autodefensas
Algunos creen que los grupos de autodefensa son la respuesta al problema de la inseguridad, sin embargo la experiencia internacional nos muestra que tarde o temprano los grupos de autodefensa incurren en violaciones a los derechos humanos y en actividades criminales, por tal motivo se tiene que exigir que el Gobierno Federal tome medidas para contener el crecimiento de las autodefensas.
Por Causa en Común
10 de diciembre, 2013
Comparte

Por: Víctor Manuel Sánchez Valdés (@victorsanval)

A finales de la década de los 80’s las tasas de incidencia criminal se dispararon en una ciudad nigeriana llamada Aba y a pesar de las quejas ciudadanas el gobierno de aquella región fue incapaz de contener el aumento de los delitos, en ese contexto muchos comerciantes afectados por la ola de robos decidieron financiar y armar a un grupo de jóvenes que actuarían como policía ciudadana y que a la postre se les conocería como los Bakassi Boys, a muchos ciudadanos esta idea no le pareció descabellada; si el gobierno no podía protegerlos, ellos mismos se protegerían utilizando la fuerza.

La formación de los Bakassi Boys dio resultados inmediatos, estos jóvenes fuertemente armados lograron una disminución significativa en el número de delitos que se cometían en la ciudad de Aba, por lo que recibieron halagos de los ciudadanos, de los medios de comunicación e incluso de aquellos políticos que había sido incapaces de resolver el problema. Derivado de estos resultados los Bakassi Boys recibieron la invitación de los gobernantes de Onitsha, Owerri, Urualla y Okigwe para que extendieran su área de acción a dichas ciudades.

Sin embargo, el “éxito” de los Bakassi Boys fue una ilusión pasajera y la ciudadanía no tardó mucho en cambiar de opinión con respecto a este grupo, sobre todo cuando comenzaron a registrarse asesinatos,  desapariciones forzadas, torturas, extorsiones, venta ilegal de drogas y robos perpetrados por los mismos Bakassi. La violencia provocada por este grupo de autodefensas ha sido tal que desde el 2002 la organización Human Rights Watch le ha dado seguimiento a las violaciones a derechos humanos llevadas a cabo por los Bakassi, así como a la protección que este grupo recibe por parte de la clase gobernante del sureste nigeriano.

Se podría pensar que los Bakassi Boys es un fenómeno único en el mundo, pero por el contrario la historia de un grupo de vigilantes que al paso del tiempo se convierten en victimarios de la misma sociedad que los creó se ha repetido decenas de veces en países de los cinco continentes, por ejemplo tenemos a los escuadrones de la muerte de la ciudad de Davao en Filipinas a los cuales se les atribuyen más de 300 ejecuciones extrajudiciales o a las Autodefensas Unidas de Colombia que surgieron como un grupo de seguridad contra las guerrillas pero que al paso de los años se convirtieron en uno de los mayores exportadores de cocaína en el mundo.

En México estamos cometiendo los mismos errores que en el pasado se dieron en Nigeria, Kenya, Serbia, Colombia, El Salvador, Filipinas, Sudáfrica y en la India, dejar que los ciudadanos se armen y hagan justicia por su propia mano es una falsa salida al problema de la inseguridad, la evidencia internacional nos muestra que a la larga la formación de autodefensas no sólo no solucionan el problema original, sino que además se generan al menos cuatro efectos nocivos, mismos que se enumeran a continuación:

1) Con el tiempo los grupos de autodefensa tienden a incurrir en actividades criminales: Mantener un grupo de autodefensas es costoso, pero a diferencia de los cuerpos de seguridad del Estado las autodefensas no tienen un financiamiento fijo, esta precariedad ha propiciado que varios de estos grupos busquen esquemas para diversificar sus fuentes de ingreso, un caso paradigmático que ilustra lo anterior es el de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (Colombia) que surgieron  mediante el apoyo financiero de un grupo de ganaderos y agricultores que buscaban contener las incursiones de los grupos guerrilleros en la zona, sin embargo muchos de los patrocinadores fueron perdiendo interés en la causa y el dinero comenzó a escasear, así que para sobrevivir las autodefensas fueron incursionando en actividades criminales como los secuestros, los asesinatos bajo contrato y el tráfico de drogas, al grado que mediados de la década de los 2000’s las autodefensas se convirtieron en los principales traficantes de cocaína del mundo, ¿eso queremos para México: un nuevo actor en el escenario del tráfico de drogas?.

2) Los grupos de autodefensas usurpan la soberanía del Estado en algunas regiones: Las autodefensas surgen como respuesta a la debilidad institucional de los Estados, en pocas palabras las autodefensas buscan llenar los espacios de poder que el Estado ha dejado de ocupar e instauran su propio sistema de reglas mediante el uso de la fuerza (real o simbólica), basta con observar lo que sucede en Michoacán para darse cuenta de que son las autodefensas y no el gobierno quien ejerce el poder y la soberanía en Tancítaro, Tepalcatepec o La Ruana, donde estos grupos impiden el libre transito de los habitantes, determinan toques de queda de forma unilateral e incluso impiden que un Alcalde ejerza su cargo.

3) Tarde o temprano los grupos de autodefensa intervienen en la política: cuando los grupos de autodefensas tienen el control material de una región pueden influir en el comportamiento de los habitantes de la misma, de tal forma que pueden ofrecer su capacidad de influencia para conseguir votos a favor del político que ofrezca o más dinero o mejor protección, por ejemplo, existe suficiente evidencia que vincula a los Bakassi Boys con la operación electoral a favor de varios gobernadores que militan en el Partido Democrático Popular de Nigeria , también los escuadrones de la muerte de la Ciudad de Davao en Filipinas tiene vínculos políticos con el Alcalde de dicha ciudad Rodrigo Duterte y de nueva cuenta el caso paradigmático lo ofrecen la Autodefensas Unidas de Colombia que a mediados de la década de los 2000’s lograron controlar hasta el 35% de los Congresistas de Colombia (En este link se puede acceder a un vídeo donde uno de los líderes de las AUC de nombre Salvatore Mancuso corrobora dicho dato)

4) Los grupos de autodefensas suelen violar de manera recurrente los derechos humanos: tanto los cuerpos de seguridad del Estado como las autodefensas pueden violar los derechos humanos de los ciudadanos, sin embargo existe una diferencia entre ambas situaciones; el actuar de los cuerpos de seguridad del Estado se encuentra regulado en la ley, por tanto los ciudadanos tienen medios de defensa cuando sus derechos son vulnerados, por otro lado las autodefensas operan por fuera de la ley y en la práctica tienen pocos límites a su acción, lo que con frecuencia los lleva a vulnerar los derechos de los demás porque existe una baja probabilidad de que sean castigados por ello.

El Gobierno Federal y los Gobiernos estatales son doblemente responsables, primero porque su incapacidad para proteger a la ciudadanía de la acción del crimen organizado está proveyendo el caldo de cultivo para el surgimiento de las autodefensas y en segundo término porque han tolerado la acción ilegal de las autodefensas que hoy por hoy representan un nuevo problema de seguridad pública.

Dejar que las autodefensas crezcan y amplíen su ámbito de influencia es un error garrafal, significa entregar partes del territorio nacional a grupos que operan fuera de la ley, lo cual se puede traducir en  el aumento de la violencia, del tráfico de drogas, de la infiltración de los grupos criminales en la política y de la violación a los derechos humanos.

Derivado de lo anterior es necesario que el Gobierno Federal y los Gobiernos estatales presenten a la brevedad una solución integral al problema de las autodefensas, que implique el desarme y la desmovilización pacífica de las mismas, así como acciones para garantizar la seguridad de los Municipios donde han surgido grupos de autodefensa.

 

* Víctor Manuel Sánchez Valdés es colaborador de Causa en Común, A.C., Alumno del Doctorado en Políticas Publicas del CIDE y especialista en temas de seguridad pública. [email protected]

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.