¿No que era muy fácil gobernar? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de Causa en Común
Por Causa en Común
Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende se... Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende ser al mismo tiempo incómoda y propositiva. Es presidida por María Elena Morera y se dedica a la construcción de ciudadanía, la promoción del Estado de Derecho y a exigir una mayor rendición de cuentas por parte de las autoridades. Síguela en Twitter: @causaencomun. (Leer más)
¿No que era muy fácil gobernar?
Los policías deben sobrevivir con sueldos bajos, sin capacitación, y en un entorno que los desprecia y maltrata. ¿Así quién va a querer jugarse la vida?
Por Lorenza Hope
1 de julio, 2020
Comparte

“Es muy fácil gobernar, no tiene mayor ciencia”. Esas fueron las palabras del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien asegura que se trata más bien de sentido común y que la verdadera política es la de “servir a sus semejantes, servir al prójimo”. Así de sencillo. Sin embargo, el presidente parece confundir sentido común con intuición, la que no resulta de mucha utilidad para resolver los graves problemas del país, incluida la inseguridad.

El problema de la inseguridad, todos sabemos, es muy complejo, pero, cualquier camino que se adopte, si se aspira a un mínimo de seriedad y eficacia, no puede quedar fuera el fortalecimiento de las policías, cuyos elementos arriesgan su vida todos los días a cambio de un sueldo miserable y malos tratos.

El problema con nuestros policías no es ningún secreto, y se refleja en las condiciones en que viven y trabajan. Causa en Común lo demuestra en su encuesta “¿Qué piensa la policía?”, en la que son ellos los que nos recuerdan que no existe ningún tipo de desarrollo en las corporaciones policiales, sino que más bien se trata de una lucha diaria de supervivencia. Una lucha por trabajar en medio de carencias, corrupción, abandono y desprotección.

Las corporaciones se encuentran en el olvido, en un agujero negro en el que, en lugar de valoración y respeto, reciben desprecio, no sólo en ocasiones al interior de su institución, sino también afuera. Desde luego, no todas las corporaciones son iguales, pero la encuesta pone en evidencia que más del 80% de los policías estatales ganan menos de 15 mil pesos al mes y que el 60% considera que son discriminados por la sociedad. Pero ahí no acaba la historia porque, además de recibir sueldos muy bajos, grandes porcentajes tienen que comprar sus uniformes, sus botas, sus balas y sus chalecos.

Los policías tampoco cuentan con carrera policial. En 2018, a través de un estudio denominado “INDEPOL” (Índice de Desarrollo Policial), realizado también por Causa en Común, se evidenció que ninguna corporación policial contaba con mecanismos que les permita cumplir con lo que les exige la ley, ni prepararse para enfrentar las exigencias que todos les hacemos, y la violencia criminal que, diga lo que diga el gobierno, es cada vez peor. En ese estudio se muestra que no hay instalaciones adecuadas, que no hay equipamiento suficiente y que la capacitación es muy deficiente. Además, no se realizan los exámenes de control de confianza como debiera, por lo que muchos de nuestros policías no cuentan con ese requisito que exige la ley. Estos resultados demuestran que existe un abandono crónico de nuestras policías, por lo que deben sobrevivir en un entorno corrupto, que no sólo no las valora, sino que las desprecia y las maltrata.

¿Así quién va a querer dedicarse a jugarse la vida?

Aun así, la encuesta ‘¿Qué piensa la policía?’ revela que muchos de nuestros policías lo son por vocación; es decir, que aún en estas condiciones, aceptan arriesgar su vida para protegernos.

Sobre este tema, Causa en Común también encabeza un esfuerzo de activistas y periodistas para al menos llevar un conteo de los policías asesinados en nuestro país. Fue necesario porque, aunque parezca increíble, no existe una base de datos oficial sobre policías asesinados, en un país en el que matan, en promedio, a más de un policía todos los días.

En el primer semestre del año han sido asesinados, al menos, 289 policías. Pero, además, como la enorme mayoría de los crímenes, asesinatos incluidos, es común que no se lleven a cabo investigaciones que puedan concluir con la detención de los asesinos. Incluso, también están documentados casos en los que se regatean las indemnizaciones a sus familias.

No es difícil darnos cuenta de que nuestros gobiernos y nuestra sociedad han sido hipócritas aplicando una doble moral cuando hablamos de policías e inseguridad. Es decir, se exige seguridad, pero se desprecia a quienes deben rifársela para dárnosla.

Deberíamos exigirles a los responsables en los gobiernos de que las cosas estén tan mal: el presidente, el secretario federal de seguridad, los gobernadores y los alcaldes. Es a ellos a quienes les toca asegurar que haya presupuesto y de que se gaste bien. Para eso nos pidieron su voto, ¿no?

No se necesita ser un experto en nada, para saber que, si no somos capaces de exigir a nuestros gobiernos que cumplan con sus responsabilidades, empezando por la de combatir a los criminales y darnos seguridad, éstos continuarán tan tranquilos; a veces tan sonrientes, mientras se agrava la violencia.

Tampoco se necesita ser experto para saber que, si queremos policías de primer nivel, es indispensable que éstos reciban un salario y prestaciones dignas, equipamiento y, sobre todo, respeto y empatía. Desde luego que hay que castigar a los policías que cometan abusos, pero nos debería avergonzar como país que los tratemos a todos como criminales.

Si queremos que nos cuiden, empecemos por cuidarlos. Y, después de todo esto, quedan dos grandes preguntas en el aire:

¿Dónde quedó el sentido común?

¿No que era muy fácil gobernar?

* Lorenza Hope es estudiante interesada en temas de seguridad, y futura historiadora. Cree firmemente que es imposible entender el mundo en el que vivimos sin antes conocer lo que ha pasado en eras pasadas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.