¿Por qué aumentó la violencia en el Edomex? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de Causa en Común
Por Causa en Común
Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende se... Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende ser al mismo tiempo incómoda y propositiva. Es presidida por María Elena Morera y se dedica a la construcción de ciudadanía, la promoción del Estado de Derecho y a exigir una mayor rendición de cuentas por parte de las autoridades. Síguela en Twitter: @causaencomun. (Leer más)
¿Por qué aumentó la violencia en el Edomex?
En últimas fechas se ha registrado un incremento importante en los niveles de violencia en el Estado de México, dicho incremento se puede explicar a partir de la interacción de tres factores: 1) La fragmentación de las organizaciones criminales que operaban en el Estado de México, 2) El arribo de nuevos competidores a dicha entidad y 3) La concurrencia de varios grupos criminales en algunos de los municipios del estado.
Por Causa en Común
5 de mayo, 2014
Comparte

Por: Víctor Manuel Sánchez Valdés (@victorsanval)

A lo largo de los años el Estado de México ha tenido que afrontar importantes problemas en materia de seguridad pública, sin embargo, la situación que hoy se vive dicha entidad no tiene precedentes. Hace apenas 5 años los cárteles de la droga tenían una presencia discreta en unos cuantos municipios del Valle de México y sus actividades se limitaban a la venta de drogas. Hoy operan en el Estado de México 9 organizaciones criminales en al menos 81 de los 125 municipios. No es exagerado afirmar que la sociedad mexiquense vive con miedo, todos los días sufren extorsiones, secuestros y asesinatos. Municipios como Ecatepec, Naucalpan, Nezahualcóyotl o Cuatitlán Izcalli se han convertido en campos de batalla del crimen organizado y las autoridades no han hecho lo suficiente para contener el incremento de la violencia.

Lo anterior nos lleva a preguntarnos ¿por qué en menos de 5 años el Estado de México pasó de ser una entidad con una presencia moderada del crimen organizado a uno de los estados más violentos del país? ¿Qué explica el incremento de la violencia en el Estado de México? La respuesta a dichas interrogantes la podemos encontrar en tres factores que se encuentran estrechamente relacionados entre sí, mismos que se exponen a continuación:

 

1.- La fragmentación de los cárteles de la droga que operaban en el Estado de México

Al inicio del 2009 había 2 cárteles que operaban de forma permanente en el Estado de México. El primero era el Cártel de los Beltrán Leyva, el cual controlaba el norte y el occidente de la entidad, mientras que el segundo era la Familia Michoacana, que dominaba el oriente y el sur del estado. Sin embargo, bastaron un par de años para que este escenario se modificara de forma sustancial. El abatimiento de Arturo Beltrán Leyva en diciembre del 2009, así como la posterior captura de Édgar Valdez Villarreal y de otros líderes de la estructura de los Beltrán Leyva en el 2010, provocó la fragmentación de dicho cártel en al menos 13 organizaciones de menor tamaño, de las cuales 6 llegaron a operar en el Estado de México: el Cártel del Centro, la Nueva Administración, la Mano con Ojos, Guerreros Unidos, los Pelones y los Rojos.

La Familia Michoacana también sufrió un proceso de fragmentación a mediados del 2011 derivado del supuesto abatimiento de Nazario Moreno “El Chayo”, que provocó que esta organización se dividiera en dos grupos. El primero recibió el nombre de Caballeros Templarios y aglutinó a la mayor parte de los líderes de la organización original, mientras que el resto de los cabecillas se alinearon en torno a Jesús “El Chango” Méndez en una organización que conservó el nombre de la Familia Michoacana.

Municipios con presencia de los Caballeros Templarios

Municipios con presencia de la Familia Michoacana

Esto quiere decir que para mediados del 2011 los dos cárteles originales se habían transformado en al menos 8 organizaciones independientes. Muchas de estas organizaciones se volvieron antagónicas y comenzaron a pelear por los mismos territorios, pelea que en algunos casos se mantiene hasta el día de hoy. También es necesario mencionar que la mayoría de los nuevos grupos perdieron los contactos y la capacidad operativa que necesitaban para traficar drogas, de tal forma que tuvieron que concentrar su actuar en otras actividades como el secuestro, la extorsión, el narcomenudeo, la trata de personas, el cobro del derecho de piso a los negocios y la distribución de productos pirata.

La situación descrita al final de párrafo anterior se entiende mejor si recurrimos a un ejemplo. Supongamos que existe una célula criminal que opera en el municipio de Naucalpan, la cual pertenece a una organización que se dedica predominantemente al tráfico de drogas. Un día el líder de la organización es capturado y en los meses siguientes también son arrestados otros integrantes de la cúpula de la organización, de tal forma que al paso del tiempo la célula de Naucalpan queda aislada, ya que no tienen contacto con los nuevos líderes de la organización, tampoco tienen relación con los proveedores de la droga o con los posibles compradores. En resumen, las condiciones han cambiado. Antes formaban parte de un cártel de la droga, parte de sus ganancias venían del tráfico de estupefacientes e incluso podían adquirir droga a precio de mayoreo para venderla al menudeo, ahora son una organización independiente que sólo puede comprar drogas a un precio elevado y que no tiene acceso al mercado de los Estados Unidos, por lo que su mejor alternativa para sobrevivir es diversificar sus actividades (incurriendo en nuevas conductas delictivas) y defender su posición local de las posibles incursiones de las organizaciones rivales.

2.- El arribo de nuevos competidores a los mercados del Estado de México

A las 8 organizaciones que resultaron de la fragmentación de la Familia Michoacana y del Cártel de los Beltrán Leyva se fueron sumando con los años nuevos competidores: los Zetas, el Cártel Jalisco Nueva Generación, el Cártel de Sinaloa y el Cártel del Golfo. Desde el 2007 se tuvo registro de la presencia de los Zetas en el Estado de México, sin embargo, esta presencia era esporádica. A partir del 2010 algunas células de los Zetas provenientes de Hidalgo se instalaron de forma permanente en el norte de la entidad y poco a poco se han ido expandiendo a los diversos municipios que componen el Valle de México y el Valle de Toluca.

La presencia en la entidad de las otras organizaciones es más reciente. El Cártel Jalisco Nueva Generación y el Cártel de Sinaloa comenzaron a operar en unos cuantos municipios del Valle de México a inicios del 2013 y este año se hizo pública la presencia del Cártel del Golfo en dos de los municipios del Estado de México.

También es importante señalar que si bien los Caballeros Templarios conservaron cierta presencia en algunos municipios del Estado de México, ésta no había sido tan intensiva como la que tenía la Familia Michoacana, ya que ellos prefirieron enfocar sus actividades en los estados de Michoacán, Jalisco, Guerrero y Colima, mientra que los remanentes de la Familia Michoacana había optado por fortalecer su posición en el Estado de México y en Guanajuato. Sin embargo, a mediados del 2013 los Caballeros Templarios cambiaron de estrategia y comenzaron a disputar las plazas de sus antiguos aliados, actividad que se intensificó a partir de la entrada de las fuerzas federales al estado de Michoacán.

El arribo de nuevos competidores a los diferentes municipios del Estado de México significó un aumento de la violencia, debido a que los mercados más atractivos estaban en manos de organizaciones de corte regional cuya supervivencia dependía de que conservaran dichas posiciones, pero los nuevos competidores también tenían la intención de instalarse en dichos mercados, por lo que se generaron enfrentamientos entre las organizaciones que ya operaban en la zona y aquellas que buscaban tomar el control del lugar.

Municipios con presencia del Cártel de Sinaloa

Municipios con presencia del Cártel del Golfo

Municipios con presencia del CJNG

3.- La alta concurrencia de organizaciones criminales en algunos municipios

El tercer factor a tomar en cuenta es una consecuencia directa de los dos primeros factores, ya que la fragmentación de los cárteles de la droga y el arribo de nuevos competidores a las diferentes zonas del Estado de México se tradujeron en el hecho de que en un número importante de municipios se registre la presencia de más de una organización criminal.

La Familia Michoacana es la organización criminal con mayor cobertura en la entidad debido a que tiene presencia en 73 de los municipios, le siguen los Zetas que operan en 43 de las demarcaciones, después se ubican los Caballeros Templarios que mantienen operaciones en 30 de los municipios, a continuación encontramos a los Guerreros Unidos con 9 municipios, el Cártel del Centro con 7 municipios, el Cártel de Sinaloa con 6 municipios, el Cártel Jalisco Nueva Generación con 5 municipios, la Mano Con Ojos con 3 municipios y por último el Cártel del Golfo que ha incursionado en 2 municipios.

La operación de estas organizaciones criminales es en muchos casos concurrente, en 54 de los 125 municipios de la entidad se registra la presencia de más de un grupo criminal y en 18 municipios coinciden tres o más organizaciones criminales. Los casos más extremos los encontramos en Cuatitlán, Ecatepec de Morelos, Nezahualcóyotl y Metepec en donde operan al menos cinco organizaciones, también en los municipios de Cuatitlán Izcalli, Toluca y Huixquilucan donde se han llegado a identificar hasta seis grupos criminales, pero sin duda el municipio que registra la mayor concurrencia de organizaciones criminales es Naucalpan de Juárez en donde operan siete grupos diferentes.

Organizaciones por municipio Edmoex

Lo descrito en los párrafos precedentes son muy malas noticias para el Estado de México, porque esto quiere decir que en un número importante de casos la lucha por el control de los municipios ya no es una pelea entre dos organizaciones, sino entre varios grupos, por lo que resulta difícil que muchas de estas “guerras regionales” se puedan resolver en el corto plazo. Por ello es imprescindible que el Gobierno del Estado de México y el Gobierno Federal tomen cartas en el asunto, ya que de no hacerlo el problema se puede desbordar y puede afectar la calidad de vida de millones de mexiquenses, e incluso cabe la posibilidad de que varias Delegaciones del Distrito Federal se vean afectadas, ya que se ha registrado la presencia de grupos criminales en 13 de los 15 municipios del Estado de México que colindan con el Distrito Federal.

La intervención que se debe dar en el Estado de México no se debe limitar al envío de más fuerzas federales, eso sólo es parte de la solución, también se requiere una depuración profunda de los cuerpos policiales, que en muchos casos se encuentran al servicio de alguna de las organizaciones criminales que operan en la entidad, así como un esfuerzo importante de los aparatos de inteligencia del Estado para poder recopilar en poco tiempo la información que se requiere (organigramas, zonas de operación, relaciones con otros actores) para que las autoridades puedan arrestar de forma simultanea a los miembros clave de éstas organizaciones, de tal forma que los arrestos se traduzcan en la perdida de la capacidad operativa de estas organizaciones y no en una nueva fragmentación de las mismas.

 

* Víctor Manuel Sánchez Valdés es colaborador de Causa en Común, A.C., alumno del Doctorado en Políticas Públicas del CIDE y especialista en temas de seguridad pública. [email protected]

 

 

Nota: La información que se representa en los mapas del presente artículo fue recopilada de fuentes hemerográficas y de las declaraciones públicas de las autoridades del Estado de México.

     El 9 de diciembre del 2010 el Gobierno Federal anunció que Nazario Moreno González “El Chayo” murió en un enfrentamiento con la Armada de México, sin embargo en el 2011 aparecieron ciertos elementos que hacían factible pensar que Nazario Moreno seguía vivo, lo cual pudo ser confirmado el 9 de marzo del 2014 cuando se descubrió que él mismo había sido abatido en un nuevo enfrentamiento con la Armada de México.

     Los Rojos, la Nueva Administración y los Pelones ya no tienen una presencia permanente en el Estado de México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.