Ser policía en México - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de Causa en Común
Por Causa en Común
Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende se... Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende ser al mismo tiempo incómoda y propositiva. Es presidida por María Elena Morera y se dedica a la construcción de ciudadanía, la promoción del Estado de Derecho y a exigir una mayor rendición de cuentas por parte de las autoridades. Síguela en Twitter: @causaencomun. (Leer más)
Ser policía en México
Resulta perverso que ante una crisis de violencia e inseguridad como la que se vive en México, no haya acciones encaminadas a desarrollar mejores políticas públicas que permitan romper con los abusos que afectan negativamente las condiciones laborales de los policías.
Por Doris M. Castillo García
29 de abril, 2020
Comparte

El fortalecimiento de las instituciones resulta fundamental para la consolidación de un sistema democrático, y apostar por la edificación y legitimación de las instituciones encargadas de brindar seguridad es imprescindible para la vigencia de un Estado de Derecho que funcione con pleno respeto a los derechos humanos. En el caso de la policía, hablamos de un cuerpo de seguridad que históricamente ha vivido una situación de abandono que ha permeado en su desempeño. Resulta perverso que ante una crisis de violencia e inseguridad como la que se vive en México, no haya acciones encaminadas a desarrollar mejores políticas públicas, diseños institucionales, ni mecanismos que permitan romper con los abusos y arbitrariedades que se han gestado en estas corporaciones afectando negativamente las condiciones sociales y laborales de los policías, y consecuentemente, la seguridad de la ciudadanía.

En el cumplimiento del deber, la policía responde a las demandas sociales más sensibles de nuestro país, y el hecho de invisibilizar las carencias institucionales contribuye a la visión negativa sobre su eficacia y abona a su desvinculación con la comunidad y al debilitamiento del tejido social. La labor de los cuerpos policiacos supone un riesgo inminente al que deberían hacer frente en mejores circunstancias: bajos salarios, falta de capacitación, y disparidad en las jornadas laborales, son sólo algunos de los abusos que configuran el estado en el que deben desafiar al escenario de violencia que continúa intensificándose.

De acuerdo con la séptima edición de la Encuesta ¿Qué piensa la Policía? (2019), realizada por Causa en Común con el objetivo de captar y conocer la percepción de los policías sobre el funcionamiento de su corporación, condiciones y dinámicas laboralesi, el salario promedio nacional que perciben es de $11,787 pesos mensuales, habiendo entidades federativas en las que el salario oscila entre 7 mil y 9 mil pesos, tal como es el caso de Oaxaca, Tlaxcala y Chiapas. Además, un gran porcentaje de policías debe pagar de su bolsillo el material que ocupa en sus labores diarias: botas, fornituras, uniforme, chalecos antibalas, e incluso la gasolina para las patrullas.

Otro de los datos obtenidos de la encuesta es que el 65% de los policías jamás ha recibido un estímulo por su trabajo. En el último año únicamente el 12% ha tenido un reconocimiento por sus labores, mismas que sin duda alguna, conllevan un alto riesgo. Si hablamos de ascensos la situación tampoco es alentadora: solamente el 8% ha sido ascendido, mientras que el 69% nunca ha sido promovido. La gravedad reside en que los abusos no contemplan únicamente la falta de reconocimiento; esto va más allá, pues hay casos en los que incluso se les extorsiona solicitándoles una cuota para tener una patrulla, no castigarles, no cambiarles de adscripción, o reducir sus horarios laborales.

Una de las demandas de las y los policías es la de recibir capacitaciones por un tiempo más prolongado, con mayor recurrencia, y en horarios que no se crucen otras actividades laborales. “La Carrera Policial se ha frenado en la actual administración, se ha transformado en Guardia Civil sin capacitación, es una de las respuestas recibidas al ser cuestionados sobre este tema. Resulta inconcebible, por ejemplo, que algunos integrantes de las corporaciones nunca hayan practicado en un campo de tiro o no se consideren lo suficientemente capacitados para dar atención en situaciones de primeros auxilios. Se requiere un sistema de profesionalización que permita la homologación de criterios, horarios y mallas curriculares para capacitar a todos los policías del país; sin embargo, el panorama indica que estamos muy lejos de alcanzar esta realidad.

Sobre las extenuantes jornadas laborales de la policía, en el ámbito internacional, la Organización de las Naciones Unidas ha establecido que éstas no deberían ser superiores a las ocho horas. La investigación de las Jornadas Laborales de las Policías en México (2018) realizada por Causa en Comúnii, arrojó que en América Latina el esquema mayoritariamente adoptado es justamente de 8 horas, mientras que el 30% de los países del continente mantienen jornadas laborales 12 horas, y únicamente en Nicaragua y México se permite que existan jornadas de 24 horas.

En nuestro país no hay un marco normativo que regule las jornadas de trabajo de los cuerpos de seguridad, lo cual sugiere que las condiciones laborales de las y los policías se manejan con un alto grado de discrecionalidad y falta de transparencia, perpetuando las conductas que permiten los abusos cometidos al interior de la institución. Los últimos hallazgos indican que la jornada más recurrente de trabajo es de 24 horas de trabajo por 24 horas de  descanso. Únicamente el 8% de los elementos señala que trabaja en una modalidad de 8 por 16 horas. Además, las y los oficiales deben sumar horas adicionales a su ya extensa jornada laboral por diversas razones: necesidades del servicio, exigencias de los mandos, eventos, falta de personal, comisiones, e incluso como forma de sanción.

En todos los ámbitos, la incorporación de las mujeres al campo laboral ha sido compleja, sin lograr aún la igualdad de oportunidades y condiciones laborales. Desafortunadamente, la desigualdad entre hombres y mujeres tampoco escapa de la realidad que se vive al interior de las corporaciones de seguridad, pues además de los abusos previamente mencionados, las mujeres policía enfrentan discriminación y violencia de género en su lugar de trabajo: representan alrededor del 20% del estado de fuerza en el país, y a pesar de que sus funciones se han ampliado, se sigue observando que las mujeres en la policía realizan principalmente actividades administrativas, secretariales, o labores relacionadas con el aseo y cocina; tareas que además estigmatizar y replicar estereotipos de género, distan mucho de la carrera policial. No se valora el trabajo y el esfuerzo que hacemos todos los días por cuidar a todos, además dejamos a nuestras familias por este trabajo y nadie lo valora, uno se pierde de momentos inolvidables por estar aquí, fue uno de los comentarios recibidos al aplicar la Encuesta ¿Qué piensa la policía? (2019).

En Causa en Común se ha insistido en que la vía civil, en un sistema democrático, es la única para construir una verdadera seguridad. Ser policía en México significa ejercer una profesión en condiciones de precariedad, prejuicios y estigma social. Es indignante el abandono en el que se tiene a quienes nos cuidan y sería inhumano dejar en el limbo a quienes arriesgan su propia vida en el cumplimiento del deber. Como sociedad, nos corresponde alzar la voz en defensa de nuestras instituciones de seguridad. Al gobierno, debemos exigirle mayores esfuerzos y voluntad política para rescatar a nuestra policía.

* Doris M. Castillo García (@docastillog) es Licenciada en Derecho por la Universidad Anáhuac. Ha trabajado en instituciones de seguridad pública y organismos autónomos de derechos humanos. Actualmente es investigadora en Causa en Común.

 

i El universo de estudio lo configuraron policías de 28 entidades federativas. Los estados de Michoacán, Nayarit, Puebla y Tabasco no permitieron que se realizara la encuesta a sus cuerpos policiacos.

ii Para su consulta, aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.