Topo Chico: la evidencia del descontrol penitenciario - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de Causa en Común
Por Causa en Común
Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende se... Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende ser al mismo tiempo incómoda y propositiva. Es presidida por María Elena Morera y se dedica a la construcción de ciudadanía, la promoción del Estado de Derecho y a exigir una mayor rendición de cuentas por parte de las autoridades. Síguela en Twitter: @causaencomun. (Leer más)
Topo Chico: la evidencia del descontrol penitenciario
Los lamentables acontecimientos en el penal de Topo Chico ponen en evidencia que poco se ha hecho para subsanar el desquebrajado sistema penitenciario en el que predomina el autogobierno, la violación a los derechos humanos, la desorganización, etc., sin embargo, nadie puede decirse sorprendido por lo que sucedió, realmente la pregunta es: ¿por qué no ocurre esto mucho más seguido y en otros penales del país?
Por Causa en Común
12 de febrero, 2016
Comparte

Hace unos cuantos meses (el 21 de agosto de 2015, para ser más precisos) el Consejo Nacional de Seguridad Pública –luego de la conocida fuga- aprobó el acuerdo 09/XXXVIII/15 Fortalecimiento a la Política Nacional del Sistema Penitenciario. Este acuerdo, entre otras acciones, contempló la de “Estandarizar la operación bajo protocolos homologados que consoliden criterios de seguridad, organización y funcionamiento, garantizando el respeto a los derechos humanos, conforme a las mejores prácticas internacionales y mediante la adopción de procedimientos sistemáticos de operación (PSO) y protocolos de actuación”

Los lamentables acontecimientos en el penal de Topo Chico ponen en evidencia que poco se ha hecho para atender este acuerdo y subsanar el desquebrajado sistema penitenciario en el que predomina el autogobierno, la violación a los derechos humanos, la desorganización, etc., y que nulifica cualquier posibilidad de reinserción social de los procesados y sentenciados que compurgan una pena.

El problema en México no es nuevo y muestra de ello es que durante los últimos años el sistema penitenciario se ha ido hundiendo en una profunda crisis. En el caso específico de Nuevo León, el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria refiere que las calificaciones generales de los centros de readaptación del estado han ido sistemáticamente a la baja e incluso en 2014 se posiciona entre los 4 peores estados.

Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 

Calificaciones Generales al Estado de Nuevo León 

2006-2014

Fuente: Comisión Nacional de Derechos Humanos. Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria

Fuente: Comisión Nacional de Derechos Humanos. Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria

Específicamente en el penal de Topo Chico se encuentra que desde hace años hay problemas agudos: el promedio general en el periodo 2011-2014 es equivalente a 5.69, es decir se trata de un penal reprobado.

Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria

Calificaciones por rubro del penal de Topo Chico

2011-2014

Año Aspectos que garantizan la integridad física y moral del interno Aspectos que garantizan una estancia digna Condiciones de gobernabilidad Reinserción social del interno Grupos de internos con requerimientos específicos Promedio
2011 4.31 5.03 4.31 5.91 6.78 5.27
2012 3.98 5.64 3.79 6.1 7.49 5.4
2013 5.22 6.18 5.41 6.83 8.27 6.38
2014 4.74 5.34 4.44 6.25 7.85 5.72
Promedio 4.56 5.55 4.49 6.27 7.60 5.69

Fuente: Comisión Nacional de Derechos Humanos. Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria

El rubro con la calificación más baja es el correspondiente a condiciones de gobernabilidad que en el periodo 2011-2014 apenas alcanzó un promedio de 4.49, por lo que no resulta extraño el reciente enfrentamiento entre los grupos rivales ya que desde hace años ahí “conviven” internos de diferentes organizaciones criminales.

Otro rubro que también se encuentra en condiciones desfavorables es el de aspectos que garantizan la integridad física y moral del interno que durante el periodo alcanzó un promedio de 4.56. Este rubro se refiere a la capacidad de alojamiento y población existente, así como a la distribución y separación de internos, servicios para la atención y mantenimiento de la salud, etc. Al respecto -no es un secreto que en éste como en otros penales hay sobrepoblación- en 2014 la CNDH reveló que en Topo Chico se encontraban más de 4 mil internos cuando sólo tiene capacidad para 3,625.

El descontrol en Topo Chico, se ha manifestado en el pasado de diversas maneras, por ejemplo, es conocido que el penal se construyó en 1940 y con el paso del tiempo fue absorbido por la zona urbana, y que con frecuencia avientan -desde el exterior- pelotas de tenis llenas de diferentes tipos de droga.

En este penal hay antecedentes de violencia que han culminado en homicidios tanto de internos como de custodios. Solo por citar un ejemplo, el 6 de enero de 2011 el penal fue atacado con armas de fuego y granadas de fragmentación y en el día posterior fue ejecutado el jefe de celadores. Sin embargo, a pesar de estos antecedentes, el problema de fondo subsiste y como lo mostró el reciente motín no hay protocolos, capacitación, ni equipo, ni herramientas para reaccionar en esas situaciones.

También sabemos que el gobierno anterior tenía un acuerdo (remunerado) con la Sedena, que tenía un total de 600 elementos custodiando la parte externa de penales y aduanas, pero el gobierno actual los quitó.

La investigación que ha realizado Causa en Común sobre la Policía de Nuevo León nombrada Fuerza Civil (ver Semáforo del Desarrollo Policial 2015), revela que ésta tiene una calificación aprobatoria de 8.7, la cual indica que sus procesos relacionados con la carrera policial, profesionalización, certificación y régimen disciplinario son ordenados, consistentes y se encuentran en proceso de consolidación. Sin embargo, el modelo Fuerza Civil se ha acotado a la formación de policías estatales dejando fuera a otros grupos de la SSP de Nuevo León como los custodios penitenciarios. En las visitas realizadas a la entidad por el equipo de investigadores de Causa en Común, las autoridades manifestaron que la rigurosidad en el reclutamiento, capacitación y evaluación de los miembros de Fuerza Civil no era la misma para otras áreas, reconociendo que era necesario reforzar los procesos en grupos clave como son los custodios.

Otro dato más, es el total de personal en los Centros Penitenciarios de Nuevo León que no habían aprobado la evaluación de control de confianza. Según los datos del SESNSP, al 31 de diciembre de 2015 el 24% (239) de operativos no había aprobado y 1 de 9 mandos tampoco aprobó.

Respecto a los mandos policiales, hay más que contar en Nuevo León. En Causa en Común tenemos conocimiento que el nuevo secretario de seguridad pública y los tres altos mandos que llegaron con el gobernador Jaime Rodríguez, apenas están presentando sus controles de confianza (es decir aún no sabemos si van a aprobar o no) y ya están en funciones. Además de que estos militares debieron realizar el curso de mandos mandatado por el CNSP antes de entrar en funciones y tampoco lo han tomado. El último curso termino en octubre del año pasado, lo que muestra el desconocimiento de la ley (o que simplemente se la saltan).

Por todo lo que hemos enunciado, nadie puede decirse sorprendido por lo que sucedió en Topo Chico, realmente la pregunta es: ¿Por qué no ocurre esto mucho más seguido y en otros penales del país?

¿Hasta cuándo vamos a aprender algo de nuestras tragedias en materia de seguridad y justicia? ¿Hasta cuándo Iguala, Tierra Blanca y Topo Chico van a tener consecuencias políticas? ¿Hasta cuándo los gobiernos seguirán siendo omisos con lo que mandata la Ley General del SNSP y el CNSP? ¿Hasta cuándo vamos aprender que necesitamos un sistema de seguridad y justicia basado en las necesidades de los ciudadanos y no en los caprichos de los gobernantes?

Esta es una oportunidad para mejorar, esperemos que los ciudadanos de Nuevo Leon y sus autoridades no la desaprovechen.

 

@causaencomun

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.