Una república al sur de la realidad - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de Causa en Común
Por Causa en Común
Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende se... Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende ser al mismo tiempo incómoda y propositiva. Es presidida por María Elena Morera y se dedica a la construcción de ciudadanía, la promoción del Estado de Derecho y a exigir una mayor rendición de cuentas por parte de las autoridades. Síguela en Twitter: @causaencomun. (Leer más)
Una república al sur de la realidad
El gobierno se encuentra cada vez menos dispuesto a proporcionar insumos, información verdadera y verificable, para la discusión pública. Cada vez más personas son menos razonables en el ámbito de la discusión política; se ha favorecido el encono y la discordia.
Por Emilio Marcel Regidor Eternod
28 de octubre, 2020
Comparte

El surrealismo es una corriente artística de las vanguardias de principios del siglo XX, surge del francés surréalisme”. El maestro Borges utilizó la referencia al sur, como un escape de la realidad, en su cuento “El sur”; es de esta forma que aquí se utiliza el término.

El país vive una triple crisis, de salud, de seguridad y económica. Esto ha sido ampliamente documentado, tanto por las autoridades como por organizaciones de la sociedad civil y especialistas. Es importante destacar que la actual administración no creó los primeros dos problemas; respecto a la crisis económica lo cierto es que sí participaron en su conformación, ya que en 2018 no había crisis económica. Sin embargo, la administración los agravó, por sus acciones y omisiones.

La reacción administrativa contra la pandemia ha sido profundamente cuestionada por especialistas médicos, incluyendo a varios exsecretarios de salud que destacaron la poca transparencia con la que se manejan las cifras de contagios y de mortandad. Estos dos datos son particularmente importantes para la toma de decisiones en torno a cómo manejar la pandemia y qué medidas se deben de tomar.

A esta ausencia de información precisa debemos de sumar la errática estrategia de comunicación que el presidente ha tomado, en la cual ha minimizado los efectos e impactos del COVID-19, y en uno de los peores momentos afirmó que las niñas y los niños no “son afectados” por el SARS-CoV-2 (a ese momento habían muerto, al menos, 211 menores).

En segundo lugar, en materia de seguridad no vemos tregua, acorde a los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad; las víctimas registradas de homicidio intencional aumentaron de 26,692 a 26,955 (1% más), comparando los primeros nueve meses del año pasado y el de este año. Esto nos da un promedio de 98 homicidios al día; a los cuales debemos añadir 10 mujeres víctimas de feminicidio. Es decir 108 víctimas de homicidio intencional1 en promedio al día. Cada año, el INEGI reporta defunciones violentas que, por diversas razones, no fueron incluidas en otras estadísticas oficiales y se basan en actas de defunción para hacer este cálculo, generalmente ronda el 10%. Se espera que los homicidios registrados este año sean más de 37,000, a los que hay que sumar la estadística del INEGI.

Existen tendencias similares con otros delitos como violencia familiar y violencia de género. En cuanto a otros delitos como extorsión, robo de vehículo con violencia y robo con violencia hubo una disminución, la cual es importante subrayar que, posiblemente fue resultado de la pandemia, las medidas de aislamiento y la movilidad limitada en general, o bien puede ser el resultado de algún tipo de manipulación de cifras.

Desde Causa en Común hemos realizado una compilación2 de posibles o probables casos de inconsistencias u anomalías en las cifras de incidencia delictiva; esto nos lleva a pensar que la situación es más grave de lo que revelan los datos en incidencia delictiva, pero también pone de relieve que nuestra información no es del todo precisa, situación que, por decir lo menos, es alarmante.

En general, en materia de seguridad, no hay avances significativos y hemos tenido retrocesos importantes. Un ejemplo de esto es la profunda militarización que se ha dado en materia de seguridad, y otro sería el desbordamiento de la militarización a múltiples esferas típicamente civiles de actuación pública. Todo esto constituye un abuso del prestigio y capacidades operativas de las Fuerzas Armadas, para apuntalar un proyecto político antidemocrático, autoritario y militarista.

Por si fuera poco, a cada oportunidad vemos a funcionarios celebrando avances que bien pueden tener su origen en situaciones ajenas a actuación de las autoridades y cifras que no son buenas. Parece que Durazo se va, esperemos que llegue un Secretario de Seguridad Pública y Ciudadana que dé resultados y se base en la realidad para tomar decisiones, y no en expectativas de un cargo político.

En materia económica las cosas van mal. Entre marzo y mayo, 1,030,366 trabajadores formales fueron dados de baja del seguro social; esto dejó sin cobertura de salud no sólo a los trabajadores, sino que también a sus familias. Si incluimos al sector informal de la economía, se estima que se pueden haber perdido 12 millones y medio de empleos.

A lo anterior debemos de sumar (o más bien restar), las reducciones salariales3 que han impactado a muchas familias, así como la reducción de consumo que ha impactado a muchos negocios, ya sea por la imposibilidad de prestar servicios y vender bienes, o a una menor demanda. Las predicciones económicas más optimistas, por parte de la iniciativa privada y de órganos internacionales, implican una contracción del PIB de al menos un 4%; las menos optimistas llegan a una contracción del 12%. Nada que celebrar.

Mientras que se prepara el ciclo electoral de 2021, vemos que, en estos tres rubros, no sólo no hay avance, sino que la falta de precisión de la información oficial se encuentra por todas partes; la caja china4, que es un mecanismo de comunicación que consiste en generar algo noticioso para desviar la atención, la tienen trabajando a toda máquina. Esto lo podemos ver en tres cosas muy puntuales: la exigencia de disculpas del presidente a la Corona Española y a la Iglesia Católica por la conquista; el pleito, fundado o no, por el supuesto penacho de Moctezuma, y la exigencia del préstamo de cuatro códices precolombinos al Vaticano.

Basta ver las noticias, escuchar el discurso de la administración, o revisar los instrumentos de planeación del gobierno para ver que falta estrategia; que hacen falta planes y definiciones; que se coarta o pretende coartar todos los días la independencia judicial5; que avanzamos hacia un estado militarista. Y también, en gran parte de la discusión pública se ha perdido la capacidad de tener conversaciones, exentas de filias y fobias, sobre las cosas y los temas de todos.

Nos aqueja entonces un doble problema: el gobierno se encuentra cada vez menos dispuesto a proporcionar insumos, información verdadera y verificable, para la discusión pública. Cada vez más personas son menos razonables en el ámbito de la discusión política; se ha favorecido el encono y la discordia.

Es necesario dejar esto atrás; necesitamos un gobierno que nos proporcione la mejor información disponible, y que se verifique; que tome decisiones basadas en ella, no en ideologías. Necesitamos que, en lugar de generar cotidianamente cortinas de humo, se atiendan los graves problemas y las profundas crisis que nos aquejan; que se deje de lado la simulación y se regrese a la realidad.

Al mismo tiempo, necesitamos que la sociedad civil y los expertos independientes puedan dedicar su tiempo y esfuerzo a realizar análisis, a generar propuestas, a exhibir problemas que han pasado desapercibidos, sin tener que estar continuamente verificando la información oficial.

Necesitamos rescatar en la ciudadanía la capacidad de discutir y diferir con ánimo de entendernos; que la discusión parta de la premisa de que los problemas que nos son comunes van a requerir de soluciones que nos sean comunes, y que encontrarlas es nuestro trabajo. Si no conseguimos avanzar sobre esto nos quedaremos atrapados en una ilusión, una república al sur de la realidad.

* Emilio Marcel Regidor Eternod (@eregidore1) es licenciado en derecho, investigador de Causa en Común.

 

 

 

1 Esta categoría incluye homicidio doloso y feminicidio.

2 El estudio se encuentra disponible aquí.

3 Esto se basa en la situación de facto y no prejuzga sobre su legalidad o ilegalidad.

4 Aquí se explica qué es la caja china.

5 Por ejemplo, aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.