close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de Causa en Común
Por Causa en Común
Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende se... Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende ser al mismo tiempo incómoda y propositiva. Es presidida por María Elena Morera y se dedica a la construcción de ciudadanía, la promoción del Estado de Derecho y a exigir una mayor rendición de cuentas por parte de las autoridades. Síguela en Twitter: @causaencomun. (Leer más)
¿Y las víctimas? El abandono de la CEAV
Se requiere de una reforma a la Ley General de Víctimas, que permita que el sistema pueda funcionar y que las víctimas reciban una atención y reparación integrales, además de tener acceso a la verdad y a la justicia.
Por Causa en Común
16 de octubre, 2019
Comparte

El 5 de junio de 2009 murieron 49 niños tras el incendio de la Guardería ABC, en Hermosillo, Sonora. Se acusa a las autoridades locales, federales y encargados de dicha guardería por negligencia y corrupción. El caso sigue abierto. El 30 de junio de 2014, elementos del Ejército mexicano privaron de la libertad a 22 personas de manera arbitraria, quienes fueron torturadas y otras más asesinadas en Tlatlaya, Estado de México. El caso sigue abierto y sin seguimiento. El 26 de septiembre de 2014 fueron desaparecidos 43 normalistas de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, en Iguala, Guerrero, por parte de autoridades locales en colusión con grupos del crimen organizado. El caso sigue abierto.

Los casos antes mencionados forman parte de hechos lamentables producto de la violencia entre grupos del crimen organizado, por la indiferencia de las autoridades y por las múltiples violaciones a derechos humanos cometidos en contra de la ciudadanía por parte del Estado. Todos estos sucesos forman parte de los miles de casos que han ocurrido y ocurren en todo el país a diario, donde la violencia y la inseguridad dejan a su paso un sinfín de víctimas. Sin embargo, representan solamente los casos más mediatizados y con un fuerte impacto social.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) del INEGI, en el 2018 tan sólo se registraron 24.7 millones de víctimas del delito.1 En cuanto a las víctimas de violaciones a derechos humanos no se tiene un dato preciso, pero la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y los Órganos Públicos de Derechos Humanos en las entidades registraron 158 mil 758 hechos presuntamente violatorios de derechos humanos, de los cuales destacan violaciones al principio de legalidad, detención arbitraria y tratos inhumanos o degradantes.2

En un país violento como el nuestro y en el que se generan víctimas constantemente, debería de existir una estructura institucional que tenga la capacidad de atender, reparar, y dar acceso a la verdad y a la justicia a las víctimas del delito y de violaciones a derechos humanos; pero eso no está ocurriendo. A pesar de que en 2013 se expidió la Ley General de Víctimas3, la cual dio origen al Sistema Nacional de Atención a Víctimas (SNAV) y a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), aún siguen generándose víctimas, las cuales no han recibido atención, ni reparaciones integrales.

El gobierno federal ha hecho caso omiso en su acercamiento a este tema y ha decidido no afrontar el problema. Actualmente la CEAV no cuenta con un titular, además de no poseer mecanismos institucionales que le permitan poner en marcha un verdadero sistema de atención y reparación integral de víctimas. Pero para que esto suceda es necesario solucionar los problemas de indefinición de conceptos, de estructura, de presupuesto y de registro que aquejan al sistema actual. Además, se requiere de una reforma urgente a la LGV, la cual resulta inoperante dado el contexto político e institucional del país. A continuación, se describen estos problemas y se detallan algunos lineamientos que deberían de considerarse para la realización de una posible reforma.

Problemas del sistema de atención a víctimas

Para entender el funcionamiento de este sistema es necesario tener claro qué es y cómo está conformado. El SNAV se trata de una “instancia superior de coordinación y formulación de políticas públicas (que con el) objeto (de) proponer, establecer y supervisar las directrices, servicios, planes, programas, proyectos, acciones institucionales e interinstitucionales, y demás políticas públicas que se implementen para la protección, ayuda, asistencia, atención, acceso a la justicia, a la verdad y a la reparación integral a las víctimas en los ámbitos local, federal y municipal”.4

Este sistema está compuesto por diversos representantes de instituciones de los tres poderes y por varios organismos públicos y privados, entre ellos destacan el Presidente de la República, el Secretario de Gobernación, los presidentes de las Comisiones de Justicia de la Cámara de Diputados y Senadores, el Presidente de la Judicatura Federal, el Presidente de la CNDH y el Presidente de la CEAV, además de los representantes de los poderes en las entidades federativas y de los órganos públicos de protección a derechos humanos. Se trata de un sistema complejo que requiere de mucha voluntad política por parte de sus integrantes para que pueda funcionar correctamente. Esto no ha ocurrido, ya que, desde su creación, el SNAV solo ha sesionado una vez.

Por otro lado, la CEAV es el organismo encargado de garantizar, promover y proteger los derechos de las víctimas del delito y de violaciones a derechos humanos. Básicamente es la dependencia que lleva a cabo los planes, programas y decisiones tomadas por el SNAV. Bajo su cargo está la administración del Registro Nacional de Víctimas (RENAVI), la gestión del Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral (FAARI) y el funcionamiento de la Asesoría Jurídica Federal a las víctimas.5 Dentro de todo este sistema destacan los siguientes problemas:

1.- Problemas de indefinición: La LGV define a víctimas directas como “aquellas personas físicas que hayan sufrido algún daño o menoscabo económico, físico, mental, emocional, o en general cualquiera puesta en peligro o lesión a sus bienes jurídicos o derechos como consecuencia de la comisión de un delito o violaciones a sus derechos humanos (…)”.6 Esta definición es demasiado amplia y la Ley no especifica los delitos y violaciones a derechos humanos que la CEAV debería atender.

De acuerdo como está escrita la LGV, cualquier persona que haya sido víctima de algún delito desde secuestro y tortura, hasta robo en la calle y fraude tienen derecho a ser atendidos y reparados integralmente. Sin embargo, esto supone un esfuerzo enorme, ya que la CEAV no puede atender a las millones de víctimas que existen dadas las limitaciones en presupuesto y en personal. Además, no existe un protocolo para identificar los delitos o violaciones que deben ser atendidas de manera prioritaria.

Por esa razón, la LGV tendría que clasificar los delitos que debiera atender la CEAV a partir de una escala de gravedad y evitar que el delito de “fraude” esté al mismo nivel que el de “secuestro” o “desaparición”.

2.- Problemas de estructura: El SNAV es un sistema complejo compuesto de múltiples dependencias, cuyo funcionamiento depende de la voluntad política de sus actores. Es por esto que se trata de una institución inexistente de facto. De igual manera, destacan otros problemas como la duplicidad de funciones entre el SNAV y la CEAV, la falta de claridad en las responsabilidades de las dependencias, la inexistencia de un sistema de sanciones por el incumplimiento de las obligaciones establecidas en la LGV y la falta de fuerza jurídica por parte de la CEAV para que las demás instituciones del SNAV realicen su trabajo.

Parte de las funciones de la Comisión dependen en gran medida de las atribuciones del Sistema, y viceversa. Pero sin un sistema en funcionamiento no puede moverse el engranaje de atención a víctimas. Además, la CEAV no tiene la autonomía orgánica del SNAV para obligar a sus miembros a sesionar. Otro problema de la estructura institucional es que la LGV no estipula sanciones a las autoridades que incumplan con sus obligaciones, por lo que no importa que el SNAV no sesione y no pasa nada si la CEAV no cumple con sus funciones.

Finalmente, de estos problemas derivan los obstáculos que no han permitido que las comisiones locales de atención a víctimas funcionen. La CEAV debe dar asesorías a las entidades federativas para que armonicen sus leyes y se dé la implementación de las comisiones. Sin embargo, sólo 13 estados han realizado la armonización legislativa y otros 17 lo han hechos de manera parcial.7 Además, hay 20 comisiones estatales instaladas de las cuales sólo 15 cuentan con asesores jurídicos.8

3.- Problemas de presupuesto: La CEAV ha sufrido disminuciones importantes desde su creación. De 2018 a 2019, el presupuesto destinado a la atención a víctimas fue 25.43% menor. Aunado a los recortes en el personal y dada la política de austeridad del gobierno federal, esto ha generado mayores cargas de trabajo y menores incentivos de permanencia para los funcionarios. De acuerdo con el presupuesto proyectado para el 2020, se estima un incremento del 1.53% respecto al 2019, lo cual prácticamente representa un incremento nulo para esta dependencia.9

Ante la falta de personal y presupuesto, es casi imposible que la CEAV pueda cumplir con sus obligaciones hacia las víctimas. De acuerdo con una solicitud de acceso a la información, el número de asesores jurídicos, hasta marzo de 2019, era de 76 en todo el país.10 De igual manera, las condiciones laborales no son las mejores porque no existen incentivos para permanecer ni tampoco ofrecen crecimiento laboral para los asesores.

Otro gran problema de presupuesto es que los recursos destinados al FAARI no son ejercidos por completo, razón por la cual se le han destinado menos recursos en 2017 y 2018 (89.7 mdp y 92.2 mdp respectivamente, comparados con los 559.8 mdp de 2016).11 Esto probablemente se deba a que no todas las víctimas reciben atención dadas las altas cargas de trabajo. Por eso es que entre 2014 y 2018 sólo el 24% de las víctimas que están registradas en el RENAVI han sido beneficiadas con recursos del Fondo (4,653 víctimas de un total de 25,794).12

4.- Problemas de registro: Para que las víctimas tengan acceso a los recursos del Fondo, es necesario que estén en el RENAVI. Este registro cuenta actualmente con 25,794 personas. Uno de los principales problemas del RENAVI es que no se trata de un registro único, sino que se alimenta de varios registros estatales. Las entidades federativas pueden decidir o no enviar información de sus registros dado que no existe una sanción por no hacerlo. Y las entidades que envían la información, muchas veces la transmiten de forma incompleta o en formatos no compatibles.

Otro problema del registro es que no existe un catálogo homologado de delitos y de violaciones a derecho humanos derivado de las indefiniciones, por lo que se tienen cientos de tipos de delitos diferentes. Un ejemplo de eso es la categoría “homicidio” que está dividida en doloso, culposo, calificado, por responsabilidad profesional, y la sola categoría de homicidio, entre otras. La falta de homologación hace difícil la atención a las víctimas y ralentiza el proceso.

Lineamientos para una reforma a la Ley General de Víctimas

Tomando en cuenta los problemas del SNAV y de la CEAV, se requiere de una reforma a la LGV que permita que el sistema pueda funcionar y que las víctimas reciban una atención y reparación integrales, además de tener acceso a la verdad y a la justicia. A continuación, se detallan cinco puntos que deben considerarse para una reforma a la LGV:

A.- Acotar conceptos y definir un catálogo de delitos y violaciones a derechos humanos que ameriten una atención prioritaria. Se requiere acotar la definición de víctimas establecida en la LGV, la cual es muy amplia. Esto evitará que la CEAV se sobresature y dé atención a víctimas de delitos que no son graves. Además, es necesario tener un catálogo con los delitos y violaciones graves que requieren de mayor atención, los cuales deben estar claramente especificados.

B.- Establecer un cuerpo de responsabilidades y sanciones administrativas. No existe dentro de la LGV un cuerpo de sanciones por incumplimiento de obligaciones por parte de las autoridades y las dependencias encargadas del SNAV, lo cual incentiva que no exista un verdadero sistema de atención a víctimas y deja sin responsabilidades a todas las autoridades, incluida la CEAV.

C.- Rediseñar o desaparecer el SNAV. Dada la complejidad del sistema y el amplio número de actores y dependencias que lo conforman, ha sido prácticamente imposible que sesione. Por esa razón, se deberá de repensar su diseño enfocado en una reducción al número de actores que lo conforman o, en su caso, desaparecerlo y crear otro tipo de institución que coordine sus funciones.

D.- Delimitar las funciones de la CEAV. Se deberán de acotar las funciones de la Comisión como eliminar las tareas de prevención de delitos y de violaciones a derechos humanos, las cuales corresponden a la seguridad pública.

E.- Evitar duplicidades. Algunas de las funciones de los actores no quedan claras y, en muchas ocasiones, son las mismas. Un ejemplo de esto es que no queda claro si la CNDH o la CEAV tienen que atender a víctimas de violaciones a derechos humanos. Por esa razón, se requiere claridad en las funciones de cada uno de los actores y evitar que se traslapen o se dupliquen las tareas.

* Raúl Rosales Ochoa es licenciado en Ciencia Política y Relaciones Internacionales con Mención Honorífica por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Trabajó como asistente de investigación en México Evalúa en el área de Anticorrupción y Educación. Participó en un proyecto de investigación con el CONACYT y el CIDE acerca de las relaciones comerciales entre México y Guatemala. Ha trabajado temas sobre sociedad civil organizada y participación política con un enfoque especial en las organizaciones de la sociedad civil mexicanas. Es investigador de @causaencomun.

 

1 INEGI, “Encuesta Nacional de Victimización Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2019. Principales Resultados”, septiembre 24, 2019. El dato representa la población de 18 años o más.

2 INEGI, “Censo Nacional de Derechos Humanos Federal y Estatal 2018.Resultados Generales”, 5 de febrero de 2019.

3 Ley General de Víctimas.

4 Diario Oficial de la Federación, Ley General de Víctimas, 2017, artículo 79, pág. 33.

5 El RENAVI es un padrón de víctimas con información de los hechos victimizantes. El FAARI tiene los recursos que serán destinados a las víctimas registradas en el RENAVI para llevar a cabo una reparación del daño. Por último, la Asesoría Jurídica se compone de abogados que asisten y asesoran legalmente a las víctimas en todo proceso con las autoridades.

6 Ley General de Víctimas, Artículo 4, pág. 2.

7 Coahuila, Chihuahua, Ciudad de México, Durango, Guerrero, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, San Luis Potosí, Sinaloa, Tamaulipas, Veracruz. Solicitud de acceso a la información con número de folio 0063300010019.

8 Coahuila, Colima, Chihuahua, Durango, Guerrero, Jalisco, México, Michoacán, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Quintana Roo, San Luis Potosí, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán, Zacatecas.

9 Información calculada a partir de datos del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2018 y 2019, así como el del Proyecto de PEF 2020. Los datos fueron deflactados con ayuda del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), el cual toma en cuenta la inflación anual.

10 Solicitud de acceso a la información con número de folio 0063300011019.

11 Solicitud de acceso a la información con número de folio 0063300001819.

12 Solicitud de acceso a la información con número de folio 0063800000519.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.