Cuando los ciudadanos hablan #AsíSí - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de DHP*
Por Dejemos de Hacernos Pendejos
DHP* nace a partir de un estado de ánimo, una sensación de hartazgo, de cansancio y frustració... DHP* nace a partir de un estado de ánimo, una sensación de hartazgo, de cansancio y frustración. El objetivo es convertirlo en una actitud positiva hacia la vida. Nuestra misión es construir un movimiento social que nos responsabilice y organice como ciudadanos, con el poder individual y colectivo para transformarnos los unos a otros y desde el interior de nosotros mismos, en una sociedad más feliz que trabaja cada día por un país más justo. (Leer más)
Cuando los ciudadanos hablan #AsíSí
¿Cómo se logra detener la voluntad política en una ciudad tan compleja, con tantos intereses de por medio y con un gobierno cerrado al diálogo? Acá algunos factores del proceso de incidencia que pueden arrojar valiosas lecciones para otros procesos ciudadanos.
Por Dejemos de Hacernos Pendejos
22 de enero, 2016
Comparte

Por: Miguel de la Vega (@mig_delavega)

En la Ciudad de México, el domingo 6 de diciembre de 2015, los habitantes de la delegación Cuauhtémoc salieron a las calles expresar su opinión en la consulta pública con relación al “Centro Cultural Chapultepec”. Un centro comercial disfrazado, a ser instalado en plena vía pública sobre una de las avenidas más importantes de la ciudad. Los resultados de la consulta sorprendieron a muchos. Ante la ceguera del Gobierno de la Ciudad en la figura de Miguel Ángel Mancera, y la soberbia cínica de Simón Levy, Director de la agencia Calidad de Vida -confiados en haber limitado el ejercicio a una sola delegación y con el respaldo del ejercicio deshonesto de acarreo de sus operadores políticos (ampliamente documentado)- los ciudadanos votaron ampliamente en favor del no. Si bien la participación no fue tan amplia como se hubiera deseado, fue lo suficientemente clara para que aquellos que lo hicieron dijeran no a la privatización del espacio público. Se trató en suma de un triunfo para la democracia.

Este hecho se concretó en la consulta, sin embargo fue resultado de un proceso que lleva a plantear la pregunta ¿cómo se logra detener la voluntad política en una ciudad tan compleja, con tantos intereses de por medio y con un gobierno cerrado al diálogo? Identificamos algunos factores del proceso de incidencia que pueden arrojar valiosas lecciones para otros procesos ciudadanos.

  • Articulación: En torno a un objetivo mínimo común
    • Uno de los primeros y más interesantes factores fue la capacidad de incluir actores diversos. Naturalmente existieron diferencias entre los participantes, sin embargo, sus líderes lograron conjuntar un movimiento en torno a un acuerdo mínimo compartido por todos. El proyecto era inaceptable, se encontraban abiertos a plantear alternativas de las cuales podrían surgir múltiples visiones, pero privatizar una avenida no era un tema a considerar.
  • Diversidad: De capacidades y visiones
    • Articular no solo significa reunirse con aquellos que son como uno. La inclusión permitió a este grupo de personas incluir expertos en temas de desarrollo urbano y administración pública, a la vez existieron otros con experiencia en posicionamiento y comunicación, varios ciudadanos sin participación directa apoyamos a través de manifestaciones públicas. Los rostros eran muchos, no hubo una sola figura, y aunque destacaron algunos los saberes convocados fueron muchos y distintos.
  • Acopio: Documentación adecuada
    • Muchos gobiernos se resisten aún a transparentar sus prácticas. En este caso la transparencia fue parcial y tardía. La capacidad de obtener documentos públicos para sustentar argumentación desde los propios datos oficiales fue relevante.
  • Análisis y propuesta técnica: Para denuncia y debate
    • Los participantes lograron denunciar públicamente en diversos foros, ya sea a través de medios de comunicación o en espacios como el Senado de la república, las anomalías del proyecto, así como presentar alternativas de lo que debería ser un proyecto de mejoramiento de urbano. La capacidad técnica y experiencia de los expertos participantes permitió al público entender la problemática y decidir su posición al respecto.
  • Comunicación: Posicionamiento
    • El tema debía ser difundido también de forma breve pero contundente para poder replicarse. Así vimos el surgimiento de #NoShopultepec o #AsíNo los cuales fueron compartidos por usuarios de redes sociales, multiplicando el alcance del mensaje, los cuales podían acompañarse de links a artículos o publicaciones sobre el tema.
  • Movilización: Presencia en las calles, no solo en las redes
    • Las redes digitales, a pesar de su gran penetración, no sustituyen el uso del espacio público. Haciendo uso de su derecho de manifestación los convocantes invitaron primero a usar el camellón para actividades recreativas y posteriormente, el 5 de diciembre, a realizar una demostración pacífica de rechazo al proyecto oficial. Si bien la asistencia no fue en extremo amplia, destacó el orden y respeto en la movilización ciudadana. Varios medios cubrieron la nota creando un impacto exponencial previo a la consulta.
  • Consulta: Sin ser vinculante forzó la voluntad política
    • Uno de los aspectos más criticados sobre las consultas públicas es la carencia de obligatoriedad para que sus resoluciones obliguen a la autoridad a acatar el resultado. En este caso aun cuando no existía una naturaleza vinculante se logró comprometer a la autoridad en público para que acatase el resultado. Ya sea por exceso de confianza del gobierno en el resultado o por genuino respeto a la voluntad ciudadana, existió un compromiso que la autoridad ya no pudo desconocer.

Persisten grandes retos por supuesto. El mayor de todos el poder incidir en una visión privatizadora de la ciudad, capaz de pisotear derechos en aras de otros intereses (a veces inclusive en contra de su propia imagen pública), ya no con la esperanza de cambiar a la presente administración sino por lo menos para defender la ciudad de aquellos que deberían hacerlo.

Al final de cuentas se logró lo que Alberto Serdán planteó de una manera conmovedora en un diálogo paterno. Sus hijos y los hijos de todos podrán seguir caminando por el espacio público y voltear a ver el cielo. Nadie debería quitarles ese derecho, pero si alguien lo intentase podrán responder al cómo organizarse, no necesariamente alrededor de un no, sino para recordarnos que una ciudad de derechos es posible.

 

@DHPMexico

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts