El fracaso de la estrategia antidrogas - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de DHP*
Por Dejemos de Hacernos Pendejos
DHP* nace a partir de un estado de ánimo, una sensación de hartazgo, de cansancio y frustració... DHP* nace a partir de un estado de ánimo, una sensación de hartazgo, de cansancio y frustración. El objetivo es convertirlo en una actitud positiva hacia la vida. Nuestra misión es construir un movimiento social que nos responsabilice y organice como ciudadanos, con el poder individual y colectivo para transformarnos los unos a otros y desde el interior de nosotros mismos, en una sociedad más feliz que trabaja cada día por un país más justo. (Leer más)
El fracaso de la estrategia antidrogas
Si tomamos en cuenta el costo humano que ha tenido en nuestro país el enfrascarse durante 9 años en el enfoque de seguridad, ¿cuánto tiempo más esperará el gobierno para cambiar una estrategia antidrogas que él mismo cataloga como un fracaso?
Por Dejemos de Hacernos Pendejos
13 de marzo, 2015
Comparte

Por: Erik E. Gutiérrez Muñoz (@MausterChief)

Existe una tendencia en las instituciones mexicanas, de acuerdo con la cual fuera de México es posible hacer declaraciones que contradigan las acciones emprendidas a nivel interno. Por citar un ejemplo, el 15 de junio de 2008, el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa otorgó una entrevista a El País en la cual, haciendo uso de una analogía, aceptó tácitamente que su gobierno no tenía conocimiento real de la extensión del problema del narcotráfico. Además, Calderón Hinojosa agregó que la seguridad del Estado estaba en juego frente a las capacidades y acciones del crimen organizado.

En contraste, en ese mismo año la campaña de comunicación del gobierno mexicano se concentraban en repetir, por un lado, que la violencia se focalizaba en zonas específicas del país —discurso que se mantiene hasta hoy en día— y, por el otro, que el Estado tenía capacidades y recursos de inteligencia suficientes para hacerle frente al crimen organizado y ganar “la guerra”.

Actualmente, pareciera que la declaración que el gobierno mexicano emitió en Viena el pasado 9 de marzo sigue la misma tendencia. En efecto, el embajador Juan Manuel Gómez Robledo, Subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, señaló durante la inauguración del Segmento Especial de la 58ª sesión de la Comisión de Estupefacientes de la ONU, que la actual estrategia y las políticas antidrogas que se han seguido a nivel internacional —centradas, como en México, en el enfoque de la seguridad— no han dado resultado “ni en cuanto a reducción del consumo, ni en cuanto a la supresión del tráfico de drogas, ni en cuanto a la erradicación de la violencia asociada a este flagelo”.

Además, el embajador Gómez Robledo urgió a las 53 delegaciones asistentes, a “asegurar un debate amplio, abierto, sin preconcepciones, e incluyente”, esto con miras a la Sesión Especial de la Asamblea General de la ONU sobre el Problema Mundial de las Drogas, que se celebrará en Nueva York en 2016.

De estas declaraciones surgen dos elementos a destacar; el primero es que el gobierno mexicano acepta que las estrategias emprendidas hasta ahora a nivel internacional han fracasado. Siendo así, ¿por qué México se aferra a mantener una estrategia de esa naturaleza, y además, a defender con uñas y dientes los logros que supuestamente ha arrojado en el ámbito interno?

El segundo elemento es que la llamada de Gómez Robledo a cambiar las políticas antidrogas y a asegurar un debate amplio y sin preconcepciones, se dio apenas una semana después de que Alaska se convirtiera en el 4to estado en legalizar la marihuana recreacional en Estados Unidos. Teniendo en cuenta tanto la tendencia presente en nuestro vecino del norte, como el desastroso costo humano que la actual política antidrogas ha cobrado en nuestro país, surge la duda razonable sobre si México está considerando adoptar una postura favorable a la despenalización. Otra opción de cambio sería reforzar y privilegiar el enfoque de prevención por sobre el combate frontal al narcotráfico.

El embajador pareciera sentar las bases discursivas para un cambio radical de política; sin embargo, el horizonte es complejo. Si bien en 2016 tendrá lugar la ya mencionada Sesión Especial de la ONU, también en ese año se celebrarán elecciones presidenciales en Estados Unidos. El escenario electoral obliga a México a no comprometerse abiertamente con una postura, a fin de no enrarecer a futuro la relación con el próximo presidente de los Estados Unidos.

Sin embargo, la pregunta persiste: teniendo en cuenta el costo humano que ha tenido en nuestro país el enfrascarse durante 9 años en el enfoque de seguridad, ¿cuánto tiempo más esperará el gobierno para cambiar una estrategia que él mismo cataloga como un fracaso? Como gustan de decir los abogados: a confesión de partes, relevo de pruebas.

 

@DHPMexico

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts