El PAN y el esbozo del ermitaño - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de DHP*
Por Dejemos de Hacernos Pendejos
DHP* nace a partir de un estado de ánimo, una sensación de hartazgo, de cansancio y frustració... DHP* nace a partir de un estado de ánimo, una sensación de hartazgo, de cansancio y frustración. El objetivo es convertirlo en una actitud positiva hacia la vida. Nuestra misión es construir un movimiento social que nos responsabilice y organice como ciudadanos, con el poder individual y colectivo para transformarnos los unos a otros y desde el interior de nosotros mismos, en una sociedad más feliz que trabaja cada día por un país más justo. (Leer más)
El PAN y el esbozo del ermitaño
Gustavo Madero ha llevado al PAN a parecerse a cualquier otra opción política, no porque sus cuadros se parezcan, tampoco porque sus pecados lo permitan, sino más bien porque al actual presidente del PAN le gusta esconder la cabeza y gritar bajo tierra: un ermitaño que bien puede ser cualquier otro.
Por Dejemos de Hacernos Pendejos
15 de junio, 2015
Comparte

Por: Guillermo Fajardo

A algunos panistas les gusta reflexionar sobre sus fracasos. Tienen con qué. Los panistas se sienten cómodos hablando de su mea culpa político y del géiser turbulento de su historia: una colección de hombres y mujeres verdaderamente libres que ejercieron -en medio de un ambiente electrificado por la figura del Presidente y los suyos- un voto disidente, una voz discordante, la avenida estrechísima de la oposición. Con esa clase de ardor político no es fácil estar a la altura de su historia. Lo digo sobre todo porque Gustavo Madero es genéticamente incompatible con la historia panista y sus manifestaciones.

Germán Martínez escribe en Ética de la dimisión publicado en la Revista Nexos, ese tipo de recuento casi teatral -no por falso, sino porque surge de un recuerdo que el propio autor nos representa- que nos permite un vistazo a la intimidad del poder. Es, sobre todo, un raro encuentro de un político que encuentra en la memoria de su fracaso una historia digna de contarse. Es, además, un mensaje tapado -ni tanto- al actual dirigente del PAN. Martínez le recuerda sin recordarle que los réditos de la política duran poco. Mientras que la política electoral del panismo para combatir al PRI fue de alguna forma vecinal, pecho tierra; la del PRI siempre voló con alas propias: la primera necesitó hablarle al oído a sus electores, la segunda se conformó con sus representaciones y su boato. Gustavo Madero ha llevado al PAN a parecerse a cualquier otra opción política, no porque sus cuadros se parezcan, tampoco porque sus pecados lo permitan, sino más bien porque al actual presidente del PAN le gusta esconder la cabeza y gritar bajo tierra: un ermitaño que bien puede ser cualquier otro. Los vericuetos del pluralismo político que a veces devienen en pactos no deberían admitir la claudicación política de todo un partido de oposición. Gustavo Madero logró extirpar del panismo la veta noble del grito parlamentario.

Margarita Zavala mandó un mensaje bastante panista que Gustavo Madero debería escuchar: parece que el problema no es tanto que sean los peores resultados del PAN a nivel federal desde 1991 sino que el PRI, tan moralmente abatido y tan políticamente inepto, logró un resultado aceptable. El PAN no ha sabido mandar un mensaje; manirroto en su conversación política con la ciudadanía, malgasta la credibilidad de su historia en pos -cada día parece serlo más- de una ambición personal obviamente desmesurada y quizá políticamente inútil. El PAN, para sobrevivir y ante la amenaza que podrían representar las candidaturas independientes, tiene que mantenerse mínimo y olvidarse de la expansión constante de sus números. El PAN tiene que volverse -de nueva cuenta- manejable para sus líderes. Depurarlo de sus vicios: renunciar a participar en las elecciones como alguna vez se discutió no es posible, pero sí regresar a una expresión pequeña de una ideología valiente. Si el PAN renunció explícitamente durante muchos años a detentar el poder, ¿por qué no renunciar explícitamente a retomarlo a toda costa? La génesis contradictoria del PAN, como un partido político que nunca alcanzará a gobernar, es el recuerdo que necesitan para olvidarse de su obesidad electoral. Renuncien a los números.

El texto de Germán Martínez ocurre muchos años después de lo narrado -después de la guerra todos son generales-. Lo cierto, sin embargo, es que si Martínez habla de una ética de la dimisión, yo lo hago desde una ética de la explicación: Zavala y Martínez inspeccionan las causas de la derrota, de alguna forma arguyen con una onza de razón lo que sucedió y replantean el problema en torno a sus afecciones, pero también alrededor de sus metas. Si el PAN hace algo bien es pensar en sus hartazgos y en sus múltiples, obvios estragos. Es tiempo de impulsar una nueva generación de dirigentes. El PRI sigue siendo una opción para muchos y la izquierda siempre será diferente por sus excentricidades. El PAN no tiene forma de hacerles llegar a sus posibles electores su propio programa. Gustavo Madero se ha encargado, de a poco, del descarrilamiento del partido. La genuflexión del actual dirigente del PAN le costó caro a la derecha. Una ética de la explicación buscará alzar la rodilla.

Después, aprender a caminar.

 

@DHPMexico

 

 

 Revisado el 11 de junio de 2015.

 Revisado el 11 de junio de 2015.

En Gustavo Madero se unen la experiencia del político que ha visto demasiado y del dirigente que ha hecho demasiado poco.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts