La teoría y la práctica: “nada funciona y nadie sabe por qué” - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de DHP*
Por Dejemos de Hacernos Pendejos
DHP* nace a partir de un estado de ánimo, una sensación de hartazgo, de cansancio y frustració... DHP* nace a partir de un estado de ánimo, una sensación de hartazgo, de cansancio y frustración. El objetivo es convertirlo en una actitud positiva hacia la vida. Nuestra misión es construir un movimiento social que nos responsabilice y organice como ciudadanos, con el poder individual y colectivo para transformarnos los unos a otros y desde el interior de nosotros mismos, en una sociedad más feliz que trabaja cada día por un país más justo. (Leer más)
La teoría y la práctica: “nada funciona y nadie sabe por qué”
Negociar entre iguales implica no sólo convencer sino también aceptar un “no” como respuesta; pero ni empresas ni gobiernos -federales, locales y municipales- parecen estar dispuestos a ello.
Por Dejemos de Hacernos Pendejos
22 de febrero, 2013
Comparte

 

Por: Paola Zavala Saeb (@PAOLASAEB)

En teoría, desde 1996, en los Acuerdos de San Andrés, el gobierno federal se comprometió a terminar la relación de subordinación, desigualdad, discriminación, pobreza, explotación y exclusión de los pueblos indígenas. En la práctica, 2013 y nada. Los compromisos no han pasado del papel.

En teoría, la Declaración de Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas -a la que México se adhirió en 2007- establece que “los Estados celebrarán consultas y cooperarán de buena fe con los pueblos indígenas interesados por conducto de sus propias instituciones representativas a fin de obtener su consentimiento libre e informado antes de aprobar cualquier proyecto que afecte a sus tierras o territorios y otros recursos, particularmente en relación con el desarrollo, la utilización o la explotación de recursos minerales, hídricos o de otro tipo”. En la práctica, en México hay proyectos de minería a cielo abierto, presas hidroeléctricas, parques eólicos, cambios en usos de los suelos…, que se han autorizado sin tomar en cuenta la opinión de las comunidades afectadas.

En teoría, según los tratados internacionales y la Corte Interamericana de Derechos Humanos, los pueblos indígenas tienen el derecho de recibir en su lengua información independiente, técnica, clara y precisa sobre los impactos ecológicos, económicos y sociales de los proyectos de desarrollo para arribar a una decisión libre y colectiva. En la práctica, no existen estos procesos que permitirían superar las políticas asistencialistas y la asimetría que se da cuando se sientan a negociar indígenas, empresarios y gobierno. Negociar entre iguales implica no sólo convencer sino también aceptar un “no” como respuesta; pero ni empresas ni gobiernos -federales, locales y municipales- parecen estar dispuestos a ello.

En teoría, deberíamos de tener leyes federales acordes con los tratados internacionales que  atendieran   las demandas de los movimientos indígenas por la reivindicación de sus derechos. En la práctica, en el recién firmado Pacto por México, todas las fuerzas políticas se comprometieron a expedir una nueva Ley para la Explotación Minera que “revise el esquema de concesiones  y pagos de derechos federales vinculados a la producción. Los recursos emanados de estos derechos se aplicarán prioritariamente en beneficio directo de los municipios y comunidades donde se establezcan las explotaciones mineras. Se llevarán a cabo mecanismos de concertación para respetar las tradiciones y la cohesión social de las comunidades en cuestión”. O dicho de otra forma: gato por liebre. Muy convenientemente,   el  derecho a la consulta y al consentimiento libre, previo e informado, ni lo mencionan.

Ya lo dijo Marcos citando a Eisntein: “La teoría es cuando se sabe todo y nada funciona. La práctica es cuando todo funciona y nadie sabe por qué. En este caso hemos combinado la teoría y la práctica: nada funciona… y nadie sabe por qué”.

 

* Paola Zavala Saeb es integrante de *DHP,  abogada, especialista en derechos humanos. Ha publicado anteriormente artículos de opinión para El Universal y Nexos en línea. Ha realizado trabajos de consultoría e investigación para ONU- DH, GDF, CIDE, SCJN, TEPJF y el INMUJERES.

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts