Lo que Peña Nieto y su equipo no entienden - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de DHP*
Por Dejemos de Hacernos Pendejos
DHP* nace a partir de un estado de ánimo, una sensación de hartazgo, de cansancio y frustració... DHP* nace a partir de un estado de ánimo, una sensación de hartazgo, de cansancio y frustración. El objetivo es convertirlo en una actitud positiva hacia la vida. Nuestra misión es construir un movimiento social que nos responsabilice y organice como ciudadanos, con el poder individual y colectivo para transformarnos los unos a otros y desde el interior de nosotros mismos, en una sociedad más feliz que trabaja cada día por un país más justo. (Leer más)
Lo que Peña Nieto y su equipo no entienden
Hasta que Enrique Peña Nieto no de muestras de querer acabar con esta política económica de compadres que se regalan mutuamente contratos y casas, Aurelio Nuño podrá seguir muy enojado, y con razón, pero por las tropelías y abusos de un PRI insensible y cínico.
Por Dejemos de Hacernos Pendejos
9 de diciembre, 2014
Comparte

Por: Guillermo Fajardo (@GJFajardoS)

El problema que atraviesa esta administración es que no han sabido valorar las percepciones lo suficiente. Este Gobierno sigue navegando en las costas más lejanas del mundo con un timón errático, infravalorando, irónicamente (ya que Enrique Peña Nieto bien debería conocer esos lares) el carácter mediático de lo que dicen y enfrascados en pasar la página: la política de un presidente encantador, con un gabinete silenciado, con instituciones gubernamentales puestas en jaque e incapaces de iniciarle una investigación al Ejecutivo, porque las crisis ellos las ven como tormentas pasajeras en el mejor de los casos y como nimiedades en el peor de ellos. El PRI sigue siendo el mismo, pero con la televisión de su lado.

A Aurelio Nuño, Jefe de la Oficina de la Presidencia, se le ve molesto. Recientemente afirmó para el periódico El País que: “No vamos a sustituir las reformas por actos teatrales con gran impacto, no nos interesa crear ciclos mediáticos de éxito de 72 horas. Vamos a tener paciencia en este ciclo nuevo de reformas. No vamos a ceder aunque la plaza pública pida sangre y espectáculo ni a saciar el gusto de los articulistas. Serán las instituciones las que nos saquen de la crisis, no las bravuconadas”.

Se olvida que el gran acto teatral y que ha durado, por cierto, más de 72 horas, es el de su jefe directo cuyo gobierno sigue aferrado al silencio que a ratos parece mezquindad y desinterés. Se olvida, también, que la plaza pública no pide sangre (¿más?) sino soluciones, y al parecer arrastra la lengua y se la enrolla y posiblemente se la muerda cuando dice que las instituciones sacarán adelante al país de las crisis y no las bravuconadas. Habrá que ver con qué autoridad moral un presidente enlodado hasta el tuétano por un escándalo de conflicto de intereses, puede dirigirse a la nación con un mensaje renovador, de pureza política o de visión de futuro. Hasta que Peña Nieto no de muestras de querer acabar con esta política económica de compadres que se regalan mutuamente contratos y casas, Aurelio Nuño podrá seguir muy enojado, y con razón, pero por las tropelías y abusos de un PRI insensible y cínico. Lo único bueno de todo esto es que al menos alguien está levantando la cabeza por el presidente que parece tan desgastado como en el sexto o quinto año del sexenio.

Rosario Robles, Secretaria de Desarrollo Social, dijo que: “…no podemos permitir que se denoste (sic) a la primera dama solo por ser exitosa y por tener dinero”. Habrá que darle un aplauso a la Secretaria de Desarrollo Social por mostrarnos el lado gubernamental del clasismo, y habrá que recordarle también que la mayoría de la población no tiene éxito porque se encuentra capturada dentro de intereses cada vez más complejos, y que impiden que el país crezca al ritmo que debería, intereses que ella misma defiende y aplaude.

Este análisis, tan básico, tan bobo, tan elemental, sugiere una mentalidad secuestrada por el entorno palaciego tan pervertido de una clase política que sigue sin dar muestras de renovación o cambio. Esta declaración representa la culminación de un proceso de éxito siniestro, como si las proezas de obtener una casa valuada en millones de dólares o ser esposa del presidente fuesen boletos suficientes para que las corruptelas pasen desapercibidas. Es indignante que Rosario Robles piense que a la Primera Dama se le ataque por razones tan banales, y no por el hecho de representar y perpetuar intereses en conflicto tan complejos y enrevesados, que la punta de la pirámide es apenas el comienzo de un proceso de tapaderas y sombras que al parecer tiene su origen en la misma silla presidencial.

Quiero ver a un PRI igual de enérgico que estas dos declaraciones. Hay funcionarios capaces y experimentados pero que lucen paralizados y en conflicto. Las reformas de Peña Nieto necesitan ya dar el empujón que este gobierno necesita para no parecer esquelético y macilento. Hay talento pero no lo han sabido aprovechar. Es hora de cambiar las percepciones, de tender puentes, de hacernos saber que el Peña Nieto de las reformas sigue siendo el mismo, el Presidente de un PRI moderno y en marcha, de un partido político electrizante y apasionado, y no un burdo funcionario que con el poder perdió vigor, brillo… y autoridad.

 

@DHPMexico

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts