Revolución en gíglico - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de DHP*
Por Dejemos de Hacernos Pendejos
DHP* nace a partir de un estado de ánimo, una sensación de hartazgo, de cansancio y frustració... DHP* nace a partir de un estado de ánimo, una sensación de hartazgo, de cansancio y frustración. El objetivo es convertirlo en una actitud positiva hacia la vida. Nuestra misión es construir un movimiento social que nos responsabilice y organice como ciudadanos, con el poder individual y colectivo para transformarnos los unos a otros y desde el interior de nosotros mismos, en una sociedad más feliz que trabaja cada día por un país más justo. (Leer más)
Revolución en gíglico
Por Dejemos de Hacernos Pendejos
28 de agosto, 2012
Comparte

 

Por: Paola Zavala Saeb (@paolasaeb)

 

En el prólogo de  Mario Vargas Llosa a las Obras Completas de Julio Cortázar, cuenta que en su departamento de  París, Julio y su esposa, Aurora,  tenían un tablero lleno de recortes de periódico con noticias insólitas. Con esa inmensa capacidad que tenía para captar “lo insólito en lo insólito, lo absurdo en lo lógico, la excepción de la regla y lo prodigioso en lo banal “, me lo imagino muy divertido pegando en su tablero  encabezados de los diarios mexicanos  de los últimos días: “10 años de cárcel a quien especule con el huevo”,  “Atrapan a ladrones tras agradecer a la Virgen de Guadalupe por el botín”, “Calderón reconoce que hubo errores, pero se va tranquilo”… Me da la impresión de que a Cortázar le quedaba siempre el consuelo de la ironía ante la realidad política.

La desconcertante y juguetona fantasía de sus novelas y cuentos no es su único legado, Cortázar cambiaba el mundo, cuando cambiaba el lenguaje. Su simpatía con los movimientos estudiantiles de fines de los 60’s,  las revoluciones en Cuba, El Salvador y Nicaragua, su activismo político y  su compromiso con los derechos humanos se reflejaron en su ataque constante a la  “hipocresía lingüística”.

Decía Julio Cortázar que hay  palabras (y conceptos)  como libertad, dignidad, derechos humanos, pueblo, justicia social y democracia que “condensan nuestras ideas, nuestras esperanzas y nuestras decisiones, y que deberían brillar como estrellas mentales cada vez que se  pronuncian”,  pero que se desgastan cuando “saltan como conejos”  de cualquier discurso político en el que ni siquiera se repara en su sentido.

El uso y abuso del lenguaje en el contexto político nos confunde socialmente, elimina las diferencias entre denuncia y defensa. ¿Qué  entiende por “libertad de expresión” Rafael Correa, Presidente de Ecuador, cuando defiende el caso de  Assange mientras  que en su país cierra emisoras de radio y canales de televisión disidentes con su gobierno? ¿Cuál es el concepto de “paz” de  Obama,  Premio Nobel de la Paz, cuando amenaza con intervenir militarmente a Siria? ¿Qué entienden los Consejeros del IFE y los Magistrados del Tribunal Electoral por elecciones  “libres y auténticas”? ¿A qué se refieren los integrantes de “Yo soy 132” cuando repiten la consigna “si hay imposición, habrá revolución”?

Cortázar decía que “hablamos porque somos, pero somos porque hablamos”. El respeto  al lenguaje nos permite definirnos, comprender nuestro entorno, entablar diálogos, tender puentes efectivos de comunicación por el que transiten palabras y no armas. Quizá para defender nuestras posturas políticas, deberíamos empezar por defender el lenguaje y  replantearnos conceptos…quizá nos demos cuenta de que hay palabras que merecen un nuevo significado.

Por ejemplo, para el escritor argentino el concepto “revolución” debería de estar alejado de un sentido dramático y  tendría que ser un juego en el que de forma lúdica se reinviertan los valores, en un espacio abierto al arte, a la invención,  a las sonrisas y a los rayos de sol. Eso sería dotar de otro sentido a la palabra revolución, tal vez de sentido gíglico…pero bueno,  esa es sólo la propuesta de Cortázar.

 

* Paola Zavala Saeb es abogada, especialista en derechos humanos. Ha publicado anteriormente artículos de opinión para El Universal y Nexos en línea. Ha hecho trabajos de consultoría e investigación para la ONU- DH, GDF, CIDE, SCJN, TEPJF y el INMUJERES. Actualmente es asesora legislativa.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts