close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de DHP*
Por Dejemos de Hacernos Pendejos
DHP* nace a partir de un estado de ánimo, una sensación de hartazgo, de cansancio y frustració... DHP* nace a partir de un estado de ánimo, una sensación de hartazgo, de cansancio y frustración. El objetivo es convertirlo en una actitud positiva hacia la vida. Nuestra misión es construir un movimiento social que nos responsabilice y organice como ciudadanos, con el poder individual y colectivo para transformarnos los unos a otros y desde el interior de nosotros mismos, en una sociedad más feliz que trabaja cada día por un país más justo. (Leer más)
¡Se ve, se nota, la banda fuma mota!
Hay que dejar de hacernos pendejos, la banda fuma mota y hay que entrarle al tema.
Por Dejemos de Hacernos Pendejos
14 de febrero, 2014
Comparte

Por: Paola Zavala Saeb (@PAOLASAEB)

En la marcha por la “legalización de la marihuana” de 2005 no se juntaron más de 300 personas que daban vueltas alrededor del Parque México,  en la Condesa, gritando: ¡Mota y libertad! ¡Liberen a María! ¡Pachecos unidos, jamás serán vencidos! Prendían sus gallos en la calle como señal de protesta, pero la policía creo que ni se enteró; para el gobierno eran  “mariguanadas”.

En el sexenio de Felipe Calderón la banda fue saliendo del clóset, las marchas se fueron haciendo más grandes y las consignas cambiaron: ¡Abajo la militarización, arriba la legalización! ¡Despenalización, por el bien de la nación!  ¡Pobre México, tan lejos de Amsterdam y tan cerca de Colombia! La banda rechazaba un mercado que está regulado por criminales y proponía una política de drogas sin criminalización.

Ya para el 2013, la marcha juntó a más de 4,000 personas en el Monumento a la Revolución que gritaban: ¡Se ve, se nota, la banda fuma mota! ¡La ley tiene un hueco, derechos al pacheco! Y otros muchos con pancartas que decían:  ¡No consumo, pero me sumo!

Y entre las voces que se empezaron a sumar estuvieron las del  exsecretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont; la del exrector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente; la del excanciller Jorge G. Castañeda, y la de Pedro Aspe, exsecretario de Hacienda, que coincidieron en que la prohibición ha traído altísimos costos en violencia y que era mejor orientar los esfuerzos a la reducción del daño por medio de políticas públicas con enfoque de salud y sustituir las medidas de corte punitivo por las de prevención.

La regularización de la mariguana en Washington y Colorado, y más recientemente en Uruguay, confirman que definitivamente las consignas de las marchas  no son “mariguanadas” y  que se empieza a ver el consumo como un hecho social que no necesariamente tiene que ser un problema social.

Ayer, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal dio un primer paso para poner en el debate legislativo el tema de la regulación del uso de la mariguana, al presentar la Iniciativa para la Reducción de Riesgos y Daños en el Aprovisionamiento y Uso de la Canabis que pretende “gradual y escalonadamente construir un camino para una mejor regulación de las drogas ilícitas” .

En síntesis la iniciativa plantea crear un mecanismo de separación de mercados para que los usuarios de la cannabis no estén expuestos ni a otras sustancias psicoactivas ni a los peligros de sustancias alteradas por el mercado negro y la delincuencia organizada.

Como en el DF no se puede “legalizar” el consumo, porque esa es una competencia federal, los diputados del PRD proponen regular el consumo en mayores de edad por medio de un “Sistema para la Reducción de Riesgos”, que integra:

–         Un sistema de priorización de la persecución de los delitos en el que sea la última prioridad para los ministerios públicos seguir averiguaciones previas relacionadas con el uso de marihuana.

–         Un sistema de información a los usuarios que les permita proteger su salud  y

–         Un sistema de atención focalizada a la población más vulnerable dirigido a  personas que puedan incurrir en usos problemáticos de la cannabis y otras drogas.

Además, la iniciativa propone que el Instituto para la Prevención y Atención de las Adicciones de la Ciudad de México sea el encargado de aplicar la regulación de puntos tolerados de aprovisionamiento de mariguana y de establecer los controles sanitarios.

Hay que dejar de hacernos pendejos, la banda fuma mota y hay que entrarle al tema. Los escenarios en política de drogas están cambiando y las propuestas para  reducir la violencia y prevenir los daños parece que ¡por fin! han dejado de ser una “propuesta pacheca”… por lo menos en el D.F.

 

* Paola Zavala Saeb es integrante de *DHP,  abogada, especialista en derechos humanos. Ha publicado anteriormente artículos de opinión para El Universal y Nexos en línea.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.