¿Por qué casi nadie denuncia?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El Blog de LEXIA
Por Lexia
En LEXIA somos expertos en descubrir y aplicar insights; ¿pero qué es un Insight? Es una compre... En LEXIA somos expertos en descubrir y aplicar insights; ¿pero qué es un Insight? Es una comprensión fresca y profunda de los sentimientos, motivaciones e ideas de las personas. Somos un colectivo interdisciplinario de humanistas que ha desarrollado un amplio conocimiento sobre distintos targets (niños, teens, mujeres) a lo largo y ancho de la estructura socioeconómica (base de la pirámide, clases medias, affluent), correlacionándolo con sus procesos como seres sociales (ciudadanos, audiencias y consumidores). En este espacio encontrarás información para descifrar y entender mejor las necesidades, deseos, temores y esperanzas que mueven a nuestra sociedad. Bienvenido a la mirada LEXIA. (Leer más)
¿Por qué casi nadie denuncia?
Todas esas carpetas de investigación que se abren se quedan completamente en la impunidad, solo ayudan a incrementar la cifra de la burocracia. Denunciar en México es como una mera ilusión de la justicia.
Por Claudia Bravo
16 de febrero, 2022
Comparte

Yo rendía mi declaración y entonces la agente del Ministerio Público, sin dejar de teclear me dijo: ¿qué andaba haciendo solita de noche en un centro comercial, señorita? Luego por eso pasan estas cosas.

Era 2018. Un día antes me habían robado tarjetas bancarias. Había dejado mi bolsa en el piso de la parte trasera del auto, acudía al gimnasio de un centro comercial. Se supone que esto era más seguro que dejar la bolsa en el locker del gimnasio, ya habían ocurrido robos ahí también. En este país ninguna medida de seguridad es suficiente.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2021 (ENVIPE) del INEGI, en el 93% de los delitos que se cometieron en 2020 no hubo denuncia, la cifra lamentablemente es altísima, prácticamente nadie acude a las autoridades para denunciar un delito, el que sea.

¿Cuáles son las causas? Todas son atribuibles a la autoridad.

No se denuncia por la desconfianza que existe en ministerios públicos, en jueces, en peritos, en policías. No hay confianza en el sistema de impartición de justicia en general. De acuerdo con un estudio de México Evalúa, en 2019 más del 90% de las denuncias en todo el país no se resolvieron. Todas esas carpetas de investigación que se abren se quedan completamente en la impunidad, solo ayudan a incrementar la cifra de la burocracia. Denunciar en México es como una mera ilusión de la justicia.

No se denuncia porque se considera una pérdida de tiempo. Vuelvo a mi caso. Pasé más de 6 horas en la agencia del Ministerio Público, rendí declaración 2 veces, primero con la agente del MP y después con el policía de investigación, quien me hizo volver a narrar todo lo ocurrido para finalmente sacar una servilleta de papel y en ella me pidió dibujara el estacionamiento del centro comercial y le dijera dónde estaba estacionado mi carro. Le cuestioné el procedimiento y contestó que era lo mismo una servilleta que un documento en una computadora. Al señalarle el supuesto punto en la servilleta, finalizó diciendo: ah, justo ahí no hay cámaras señorita, no se puede hacer nada, en ese centro comercial roban diario, mejor le aconsejo que no se arriesgue y ya no vaya.

No se denuncia por la revictimización que deben padecer las personas que acuden a denunciar. En mi caso, se trató de un robo sin violencia física, lo cual no indica que no haya habido afectaciones emocionales, mi privacidad fue invadida en un espacio íntimo y eso también es violencia. Sin embargo, a los ojos del Ministerio Público yo tuve la culpa por acudir a un centro comercial de noche y sola.

Ahora, ¿qué pasa con las víctimas de delitos de índole sexual? El panorama es mucho peor. Las personas que han sufrido acoso, violación o abuso sexual, además de enfrentar los traumas físicos y psicológicos derivados de la propia experiencia que vivieron, se les exige que denuncien de manera inmediata el delito, lo cual implica que tengan que revivir nuevamente la situación traumática, es decir, se produce un sufrimiento añadido a la víctima por parte de la autoridad o instituciones encargadas de prestarle atención. El procedimiento que se aplica no es el correcto y el Estado tiene la responsabilidad de cuidar que su proceso para impartir justicia no sea aún más complicado y doloroso de lo que una persona ya haya padecido.

Las víctimas de violencia no están obligadas a denunciar cuando la ciudadanía o la autoridad lo exijan, están en su derecho de hacerlo cuando se sientan listas y cómodas para enfrentarlo, y por supuesto no se trata de lanzar acusaciones o hacer linchamientos sin fundamento. Sin embargo, mientras el sistema de justicia no se modifique, no deberían requerir “una denuncia formal” para ser creídas y legitimadas.

Por estas razones, como lo indica la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), en 2019 el 99% de los delitos sexuales no se denunciaron, no hay ningún incentivo para hacerlo. El sistema de justicia es obsoleto, se requieren protocolos de actuación con perspectiva de género e incluir otras disciplinas que tengan un enfoque y abordaje distinto para brindar a las personas una mejor comprensión de las problemáticas que enfrentan y con ello tratar de hacer justicia de la mejor manera posible.

En LEXIA nos dedicamos a comprender a profundidad a las personas en sus diferentes ámbitos y tomando en cuenta los distintos roles en los que se desempeñan y tenemos claro que la complejidad del ser humano es tal, que las leyes, los procesos judiciales y el derecho no son suficientes si no ponemos lo humano en el centro y nos concentramos en darle al proceso de denuncia dos ingredientes hoy lamentablemente ausentes en nuestros sistema de procuración e impartición de justicia: empatía y confianza.

No basta reformar la constitución o generar nuevas legislaciones, lo verdaderamente importante es que la realidad se transforme y eso nos toca a nosotros como sociedad, no podemos resignarnos a este lamentable estado de cosas.

* Claudia Bravo (@ClauBravo1) es comunicóloga por la UNAM y cuenta con estudios en Comunicación Institucional y Diseño de Campañas por el Instituto de Investigaciones Sociales también de la UNAM. Curiosa y muy observadora. Es estratega Sr. en LEXIA y dedica su tiempo libre a buscar lugares nuevos para correr o leer.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.