close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El Blog de LEXIA
Por Lexia
En LEXIA somos expertos en descubrir y aplicar insights; ¿pero qué es un Insight? Es una compre... En LEXIA somos expertos en descubrir y aplicar insights; ¿pero qué es un Insight? Es una comprensión fresca y profunda de los sentimientos, motivaciones e ideas de las personas. Somos un colectivo interdisciplinario de humanistas que ha desarrollado un amplio conocimiento sobre distintos targets (niños, teens, mujeres) a lo largo y ancho de la estructura socioeconómica (base de la pirámide, clases medias, affluent), correlacionándolo con sus procesos como seres sociales (ciudadanos, audiencias y consumidores). En este espacio encontrarás información para descifrar y entender mejor las necesidades, deseos, temores y esperanzas que mueven a nuestra sociedad. Bienvenido a la mirada LEXIA. (Leer más)
Trascendamos el género
La transformación necesaria está en cómo vemos a los géneros mismos, en la dicotomía entre el débil y el fuerte, el que no llora y el que sí, el que se ensucia jugando y el que no debe hacerlo.
Por Lexia
23 de mayo, 2017
Comparte

Por: Carlos Sierra

“Ser mujer en México = deporte extremo”, es el encabezado de una infografía ampliamente compartida en redes donde se denuncia con mucha claridad el reto que implica ser mujer en nuestro país: “Si eres mexicana entre 15 y 45 años, tienes más probabilidad de ser violada o asesinada que de enfermarte de cáncer o contraer VIH”; fuertísima descripción de una realidad que puede ser en propia piel.

En abril de 2016, se volvió trending topic el hashtag #MiPrimerAcoso en Twitter, con el que miles de mujeres compartieron con el mundo esa primera mala experiencia, esa primera vez que un familiar, un vecino o un desconocido las transgredió física o emocionalmente: “de niña, un primo insistía en tocarme los senos, como si fuera su derecho”, aportó una buena amiga mía.

Casi un año después (y en irónico contraste) en la radio se escuchó “si no hay verga, no hay violación”, una declaración cortesía de Marcelino Perelló1, entonces académico de la UNAM. La locura del asunto no sólo se quedó en su pronunciamiento, sino en el debate posterior a favor y en contra de la declaración del exacadémico.

Me cuesta trabajo comprender ¿de dónde viene la insensibilidad? ¿Seguimos debatiendo si es o no violación la penetración no consensuada?

Estefanía Vela2, investigadora en estudios de género, habla continuamente sobre el machismo condescendiente, uno mucho más sutil que el tradicional pero igual de agresivo. “A las mujeres no se les toca ni con el pétalo de una rosa”, sostiene este machismo que da por sentada la vulnerabilidad de las mujeres, donde se les pone en una posición dispareja, distante, no equitativa con respecto a los hombres, por eso hay que tener mucho cuidado con las mujeres pues son frágiles y se rompen.

Otra vez no entiendo ¿por qué victimizar al género? ¿Por qué condenarlas a la vulnerabilidad, la debilidad?

El abuso es abuso, la violencia es violencia, sea hacia hombres, mujeres o infantes. Culturalmente colocamos a las mujeres en una posición que necesita defenderse y con ello (me parece) también asumimos ser verdugos, ser la contraparte (el villano), ser la amenaza… quienes disfrutan violentando a quien nadie está protegiendo. Permitimos que la mujer de muchos hombres fuera la puta y el hombre de muchas mujeres el casanova. Que ecuación tan dispareja ¿no?

Para realmente avanzar social y culturalmente es necesario trascender al género. Mucho se ha escrito acerca de la equidad de género (siempre mal interpretada como igualdad) y definitivamente se ha avanzado en generar las mismas condiciones entre hombres y mujeres; sin embargo, me parece que no ha sido ni remotamente suficiente. La transformación necesaria está en cómo vemos a los géneros mismos, en la dicotomía entre el débil y el fuerte, el que no llora y el que sí, el que se ensucia jugando y el que no debe hacerlo.

Trascender el género significa vernos como individuos, entender que no debo permitir el abuso sea a quien sea, saber que la brillantez de pensamiento no viene vestida de rosa o de azul, que la capacidad de dirección no se ve afectada por el ciclo menstrual y que los hombres no estamos limitados para demostrar las emociones por tener pene.

Trascender el género es darse cuenta de que el amor al fútbol o a cocinar no amerita el cabello largo o la barba y el bigote. Es comprender que la ropa ajustada no es una invitación a tocar y que el decir te amo no mata la virilidad.

Trascender el género es saber que la libertad no conoce de sexo y que exigir tacones, maquillaje y falda para dar (o conservar) un trabajo no es una condición pareja.

Trascendamos el género y acabemos con el deporte extremo que es para las mujeres vivir en México, para alcanzar un país un poco más justo, un poco más diverso y un poco más contento.

 

@LexiaGlobal

 

1(2017, abril) “Sin verga no hay violación Marcelino Perelló/ Radio UNAM/ Audio Completo Recuperado de aquí.

2Estefanía Vela (2016, Junio, 01) “La violencia diaria en la que nadie cree” en Nexos Recuperado de aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.