Aumentando el acceso a servicios de salud materna en Bolivia - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de MSF
Por Médicos Sin Fronteras
Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que aporta su... Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que aporta su ayuda a poblaciones en situación precaria y a víctimas de catástrofes de origen natural o humano y de conflictos armados, sin discriminación por raza, religión o ideología política. En reconocimiento a su labor, MSF recibió en 1999 el Premio Nobel de la Paz. Contáctanos en: www.msf.mx en Twitter: @msf_mexico Facebook: www.facebook.com/MSF.Mexico o YouTube: www.youtube.com/user/msfmexico (Leer más)
Aumentando el acceso a servicios de salud materna en Bolivia
Dar a luz en los hogares es uno de los principales factores de riesgo de mortalidad materna en El Alto, Bolivia, país que cuenta con la tasa más alta de muertes por embarazo y parto en Suramérica.
Por Médicos Sin Fronteras
13 de agosto, 2020
Comparte

Gladys Wanca Ticona es una madre de 36 años y una de las 16 promotoras de salud comunitarias que trabajan con Médicos Sin Fronteras (MSF) en las calles y en los mercados locales del municipio de El Alto, adyacente a La Paz en Bolivia, para educar a las mujeres y adolescentes acerca de la importancia de los servicios de salud sexual y reproductiva, como la planificación familiar y la atención prenatal.

Mis tres hijos nacieron en mi casa. Vivo lejos del hospital y antes aquí no había una maternidad. Con mi último hijo, el parto comenzó alrededor de las 2 de la mañana. En nuestra área casi no hay transporte por la noche y los centros de salud pública generalmente solo abren alrededor de las 8 de la mañana. Mi esposo estaba trabajando y por eso llamé a mi madre, que vino con una partera tradicional para ayudarme a dar a luz a mi bebé. El dolor que experimenté fue muy fuerte. No fue nada fácil”.

Ahora Gladys ayuda a las mujeres de su comunidad a acceder a la atención que necesitan. “No quiero que otras madres tengan que dar a luz solas en casa, como yo y muchas otras”. Dar a luz en los hogares es uno de los principales factores de riesgo de mortalidad materna en El Alto. Bolivia cuenta con la tasa más alta de muertes por embarazo y parto en Suramérica. Dentro del país, El Alto tiene la tasa más alta de mortalidad materna, con una tasa estimada de 316 muertes por 100,000 nacimientos vivos.

Servicios de salud escasos bajo presión demográfica

A pesar del incremento en la inversión en infraestructura de salud pública en los últimos años, la disponibilidad y la calidad de la atención en El Alto siguen siendo insuficientes. La población ha crecido un 30% en los últimos 10 años, convirtiéndose en la segunda ciudad más densamente poblada del país, con más de 900,000 habitantes. Sin embargo, el sistema de salud no se expandió lo suficiente como para cubrir las numerosas necesidades, y la situación es particularmente preocupante en términos de acceso a servicios de salud sexual y reproductiva.

Desde 2019, MSF ha estado apoyando a las maternidades en los centros de salud pública Franz Tamayo y San Roque, en la red de salud Lotes y Servicios en la periferia de El Alto. El proyecto tiene como objetivo aumentar el acceso a partos seguros y disminuir la mortalidad y la morbilidad materna entre mujeres y adolescentes. “La red de salud Lotes y Servicios cubre una población de 240,000 habitantes. En los 13 centros de salud pública en esta zona, solo uno de ellos tenía un servicio de partos que atendía las 24 horas del día antes de la llegada de MSF”, explica Adriana Palomares Paes, Jefa de Misión de MSF en Bolivia.

Luego de realizar los trabajos de refacción necesarios en ambos centros de salud, MSF comenzó a proporcionar atención gratuita, de calidad y adaptada culturalmente las 24 horas durante los 7 días de la semana en las salas de maternidad, incluyendo partos seguros, consultas prenatales y postnatales, así como asesoramiento en planificación familiar. Las víctimas de violencia sexual y de género también reciben atención médica y de salud mental. Desde fines de 2019, MSF ayudó a dar a luz a más de 500 recién nacidos, con un promedio de 60 partos por mes. “Juntas, las dos unidades de maternidad en Franz Tamayo y San Roque tienen la capacidad de atender cerca de 1,000 partos por año, pero solo en esta red de salud, se estiman alrededor de 4,200 partos cada año”, dice Palomares Paes.

Servicios de salud materna esenciales en las áreas suburbanas

Los servicios de maternidad apoyados por MSF incluyen un sistema de referencia por ambulancia para emergencias y partos complejos que funciona las 24 horas del día. La ambulancia sirve para llevar a las mujeres en trabajo de parto a los centros de salud y para referir a las mujeres con partos complicados a hospitales de segundo nivel. Esto es especialmente importante por la noche cuando casi no existen otros modos de transporte.

“Tener servicios de atención materna primaria es esencial para reducir la presión sobre los hospitales de referencia y, así asegurarse de que éstos tengan la capacidad de admitir y brindar atención oportuna a las mujeres embarazadas y los recién nacidos que presentan mayor riesgo”, dice la Jefa de Misión. “Para las mujeres, tener una sala de partos con un médico y una enfermera disponibles las 24 horas cerca de sus domicilios puede salvarles la vida y aumentar su confianza en los servicios de salud”.

Enfoque culturalmente adaptado a la asistencia sanitaria

La mayoría de las personas que viven en El Alto provienen de áreas indígenas rurales y buscan mejores oportunidades en la ciudad. La falta de información sobre el sistema de salud en estas comunidades puede ser una fuente de malentendidos y desconfianza en las estructuras sanitarias. “Cuando comenzamos nuestras actividades, realizamos un estudio para comprender mejor los conocimientos, actitudes y prácticas de las mujeres en El Alto, y lo que surgió fue que el sistema de salud despertaba mucha desconfianza o tenía una mala imagen entre las mujeres”, dice Karen Sambrana, responsable de la Promoción de la Salud de MSF. “Muchas comentaban que no iban a los centros de salud porque el personal no les explicaba lo que estaban haciendo y, a veces, tenían que esperar horas para terminar sin ser atendidas porque los médicos estaban abrumados de trabajo. También mencionaban que no se les permitía estar acompañadas por un pariente durante el trabajo de parto, ni beber ni comer nada caliente después de dar a luz, lo cual es realmente importante en su cultura”.

Para reforzar la confianza de la comunidad en las estructuras de salud y su asistencia a las mismas, MSF adaptó los servicios para garantizar la calidad y mientras tanto prestar atención a estas especificidades culturales, permitiendo, por ejemplo, que la pareja de la mujer esté presente durante el parto. Las promotoras de salud comunitarias, como Gladys, también han sido clave para generar confianza en la comunidad y difundir la información sobre los servicios de boca en boca. “Hay algunas mamás que aún no saben que existen estas maternidades. Me gusta estar informando a la gente para que cada mujer tenga la oportunidad de dar a luz a su bebé de manera segura”.

@MSF_Mexico

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.