close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de MSF
Por Médicos Sin Fronteras
Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que aporta su... Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que aporta su ayuda a poblaciones en situación precaria y a víctimas de catástrofes de origen natural o humano y de conflictos armados, sin discriminación por raza, religión o ideología política. En reconocimiento a su labor, MSF recibió en 1999 el Premio Nobel de la Paz. Contáctanos en: www.msf.mx en Twitter: @msf_mexico Facebook: www.facebook.com/MSF.Mexico o YouTube: www.youtube.com/user/msfmexico (Leer más)
Día Mundial del Refugiado: el costo de pedir asilo en Estados Unidos
MSF atiende a personas devueltas de Estados Unidos en Reynosa, Nuevo Laredo y Matamoros, Tamaulipas, donde comúnmente llegan con diversos padecimientos de salud mental, en especial estrés agudo, ansiedad y depresión.
Por Médicos Sin Fronteras
20 de junio, 2019
Comparte

Un refugiado es una persona que huye del conflicto y la persecución. Su condición y protección están definidas por el Derecho Internacional, y no deben ser expulsadas o devueltas a situaciones en las que sus vidas y libertades corran riesgo, aunque esto, en ocasiones, no se respete.

Médicos Sin Fronteras (MSF) atiende a personas en esta situación en Reynosa, Tamaulipas, en donde noche tras noche reciben a los retornados de Estados Unidos, para prestarles atención integral: servicios de salud mental, salud médica primaria y asesoría por parte de trabajodores sociales.

Así fue como MSF conoció la historia de Marco*, un joven que huyó de Jalisco con su familia, después de que a sus hermanos los asesinaran y de recibir amenazas directas. Al ver el riesgo que corrían sus vidas, intentaron comenzar de cero en Tijuana, pero allá la inseguridad los obligó a pedir asilo en Estados Unidos.

Después de esperar durante cuatro meses en esta ciudad fronteriza, el joven de 25 años cruzó legalmente la frontera con sus padres y su hermano para narrar su caso ante el tribunal de justicia del país vecino. Al llegar, los separaron en distintas habitaciones, conocidas comunmente como “hieleras” debido a sus bajas temperatura. Marco estuvo encerrado en ese lugar durante tres días. Solo disponía de un colchón delgado y una cobija térmica de aluminio.

“Llegaron a haber 24 personas en la misma hielera, un espacio muy pequeño, donde máximo caben 15 personas”, cuenta Marco. “Cuando alguien quería ver al médico se lo negaban, a menos de que fuera una situación bastante grave”.

A los tres días, Marco fue llevado a un centro de detención, donde estuvo dos días, para después ser traslado a un nuevo centro de detención en otro estado y, así, continuar con el siguiente paso de su proceso de solicitud de asilo. Su hermano y su papá se quedaron en ese espacio helado por tres días más.

Marco esperó casi dos semanas a que su proceso continuara. Se llevaron a su mamá a un centro de detención al estado de Washington y los demás continuaron su proceso en California. Al estar separados, las entrevistas para su asilo tomaron cursos diferentes.

A su papá y a su hermano los aceptaron como refugiados en Estados Unidos, mientras que él fue retornado hacia México a través de la frontera entre McCallen y Reynosa, un lugar que él considera inseguro y donde su vida corre un riesgo alto. Su mamá continúa peleando su caso, a la espera de poder reunirse con su esposo y su hijo.

El proceso para solicitar asilo, en este caso, duró cinco meses y medio, en díficles condiciones y en el que la alimentación era insuficiente . También carecían de la atención de salud necesaria, ya que para ver al médico —cuenta Marco— necesitaba hacer una solicitud que contestaban muy tarde, cuando, incluso, ya los habían retornado a México.

Migrantes

Marco, al igual que otras personas devueltas de Estados Unidos, solo buscan una mejor oportunidad de vida y dejar atrás condiciones de inseguridad. MSF atiende a personas como él en Reynosa, Nuevo Laredo y Matamoros, donde comúnmente llegan con diversos padecimientos de salud mental, en especial estrés agudo, ansiedad y depresión. Todo por haber sido separados de sus familia, no saber qué va a pasar con sus vidas y debido a la preocupación de regresar a un país donde, aseguran, corren peligro.

En 2018, tan sólo en Reynosa, MSF realizó 570 consultas a personas migrantes, de las cuales 67 fueron refugiados o solicitantes de asilo, en diferentes puntos de atención en la ciudad.

@MSF_Mexico

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.