El COVID-19 llega al campo de refugiados más grande de Jordania - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de MSF
Por Médicos Sin Fronteras
Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que aporta su... Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que aporta su ayuda a poblaciones en situación precaria y a víctimas de catástrofes de origen natural o humano y de conflictos armados, sin discriminación por raza, religión o ideología política. En reconocimiento a su labor, MSF recibió en 1999 el Premio Nobel de la Paz. Contáctanos en: www.msf.mx en Twitter: @msf_mexico Facebook: www.facebook.com/MSF.Mexico o YouTube: www.youtube.com/user/msfmexico (Leer más)
El COVID-19 llega al campo de refugiados más grande de Jordania
Establecido en 2012 la frontera norte de Jordania con Siria, el campo de refugiados de Zaatari alberga ahora a unos 76.000 sirios que huyeron de la violencia en curso en su país en busca de seguridad en la vecina Jordania.
Por Médicos Sin Fronteras
29 de octubre, 2020
Comparte

Un mes después de que la primera persona diera positivo para COVID-19 en el campo de refugiados de Zaatari en Jordania, la organización médica internacional Médicos Sin Fronteras ha recibido hasta ahora a siete pacientes en su centro de tratamiento de COVID-19 en el campo.

El centro de 30 camas de MSF, administrado en colaboración con el Ministerio de Salud de Jordania, las autoridades locales, el ACNUR y otras organizaciones en el campamento, brinda atención médica a personas con síntomas leves o moderados de la enfermedad. Los pacientes en estado grave o crítico son remitidos a hospitales designados por el Ministerio de Salud.

Jordania registró su primer caso confirmado de COVID-19 en marzo de 2020, y el gobierno reaccionó rápidamente implementando estrictas medidas preventivas para detener la propagación del virus, incluido el cierre completo de las fronteras terrestres, aéreas y marítimas, así como el cierre de semanas y toques de queda extendidos. Sin embargo, la relajación gradual de las medidas de cierre en junio generó un aumento constante de casos confirmados en todo el país, llegando a la gobernación de Mafraq, donde se encuentra el campamento de Zaatari.

“Hemos estado monitoreando la situación de salud de las personas en Zaatari desde marzo, ya que un brote en un campamento puede propagarse rápidamente”, dice Gemma Dominguez, jefa de misión de MSF en Jordania. “En un campo de refugiados densamente poblado puede ser muy difícil para las personas seguir medidas preventivas simples como lavarse las manos, usar una máscara y el distanciamiento físico”.

Establecido en 2012, el campo de refugiados de Zaatari, situado cerca de la frontera norte de Jordania con Siria, alberga ahora a unos 76.000 sirios que huyeron de la violencia en curso en su país en busca de seguridad en la vecina Jordania.

La reciente aparición del virus COVID-19 en el campamento de Zaatari y las consiguientes restricciones impuestas al comienzo de la pandemia, para limitar la propagación del virus, han agregado otra capa de dificultad a los refugiados vulnerables que viven fuera de casa durante años. Las restricciones de circulación y los toques de queda obligaron al cierre de las tiendas y afectaron la capacidad de las personas para salir del campamento para trabajar, lo que provocó una interrupción en sus medios de vida.

Las personas en el campamento también han mostrado preocupación por contraer el virus y el impacto inevitable que puede tener en sus vidas.

“Algunas personas que experimentan síntomas similares al COVID-19 no hablan de sus síntomas y prefieren permanecer en silencio”, dice el Dr. Ahmed Sabah, médico de MSF en Zaatari. “La gente está preocupada de verse obligada a ponerse en cuarentena y de ser separada de sus familias. Imagínese una madre con cuatro hijos preguntando por el paradero de sus hijos si la pusieran en cuarentena. “¿Qué pasará con mis hijos y quién los cuidará si nos separamos por este virus?”, me dijo.

Majd, un paciente sirio de 23 años que vive en el campamento de Zaatari, experimentó una fiebre persistente y un mareo inexplicable durante días que finalmente lo llevó al centro de MSF para recibir tratamiento médico. Se queda en el centro mientras espera con impaciencia recibir el resultado de su prueba COVID-19.

“Llevo dos días en el hospital de MSF. No toso y no tengo secreción nasal, era solo una fiebre persistente que ahora se ha ido. Ahora, todavía estoy esperando el resultado de mi prueba; si soy negativo, podré irme a casa, pero si no, tendré que quedarme aquí y recibir atención médica. Si mi prueba resulta positiva, es algo que está fuera de mi control, pero Dios me ayudará, no estoy preocupado “.

MSF ha trabajado en Jordania desde 2006, donde dirige un hospital de cirugía reconstructiva en Ammán y dos clínicas en la gobernación de Irbid para refugiados sirios y jordanos vulnerables con enfermedades crónicas. Todas las instalaciones médicas de MSF mantienen estrictas medidas de prevención y control de infecciones para proteger tanto a los pacientes como al personal.

En 2020, los equipos de MSF han brindado 13,517 consultas médicas y distribuido medicamentos para enfermedades crónicas a más de 5,000 pacientes, tanto refugiados sirios como jordanos vulnerables, mientras que el equipo de visitas domiciliarias ha realizado 1,654 visitas. En Ammán, MSF sigue admitiendo pacientes de toda la región en su hospital de cirugía reconstructiva. MSF también ha realizado donaciones y ha proporcionado formación a la Asociación Médica de Jordania.

@MSF_Mexico

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.