No es demasiado tarde para poner la salud pública por encima de las ganancias - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de MSF
Por Médicos Sin Fronteras
Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que aporta su... Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que aporta su ayuda a poblaciones en situación precaria y a víctimas de catástrofes de origen natural o humano y de conflictos armados, sin discriminación por raza, religión o ideología política. En reconocimiento a su labor, MSF recibió en 1999 el Premio Nobel de la Paz. Contáctanos en: www.msf.mx en Twitter: @msf_mexico Facebook: www.facebook.com/MSF.Mexico o YouTube: www.youtube.com/user/msfmexico (Leer más)
No es demasiado tarde para poner la salud pública por encima de las ganancias
A finales de enero de 2015, en Berlín, más de quince países, la Comisión Europea, la Fundación Gates y otros prometieron más de 7.5 mil millones de dólares para comprar vacunas para los niños de los países más pobres del mundo por los próximos 5 años.
Por Médicos Sin Fronteras
12 de febrero, 2015
Comparte

Cada uno de los 15 países participantes prometió millones de dólares a la Alianza Global para la Vacunación y la Inmunización (GAVI, por sus siglas en inglés). Si bien esto es una gran noticia para los millones de niños que viven en los 73 países apoyados por la GAVI, hubo otros grandes ganadores: las empresas farmacéuticas que se benefician de los desorbitados precios que cobran por las vacunas en todo el mundo.

MSF stunt at Gavi replenishment meeting Berlin

MSF en Berlín fuera de la sede de la reunión de la Gavi, exigiendo a GSK y Pfizer reducir su precio para la vacuna contra el neumococo a $ 5 por niño.

Una de las nuevas vacunas que la GAVI tiene la tarea de introducir es la vacuna contra la neumonía (PCV, por sus siglas en inglés), cuyo objetivo es combatir una importante causa de muerte infantil en los países en desarrollo. Un dramático 37% (o $ 2.8 mil millones de dólares) del monto total recaudado por GAVI la semana pasada por parte de los contribuyentes y las fundaciones privadas se destinará a pagar esta única vacuna de elevado precio, que actualmente es producida solamente por dos gigantes farmacéuticos: GlaxoSmithKline y Pfizer. Las dos compañías han obtenido más de 19 mil millones de dólares en ventas de la vacuna desde su lanzamiento, sin embargo, siguen cobrando a los países en desarrollo precios inalcanzables e insostenibles. Es importante señalar que esta vacuna fue desarrollada inicialmente para los niños en los países ricos y sus costos de investigación y desarrollo hace mucho fueron recuperados.

El 20 de enero, MSF lanzó la segunda edición de su informe sobre precios de vacunas, La mejor vacuna, el cual mostró que, en los países más pobres, el precio de vacunar a un niño es ahora 68 veces más caro de lo que era en 2001, con muchas partes del mundo incapaces de pagar las nuevas vacunas de alto precio como la vacuna contra la enfermedad neumocócica. La vacuna contra la neumonía por sí sola representa aproximadamente el 45% del precio total del paquete de vacunación.

MSF apoya la introducción de nuevas vacunas en países en desarrollo, y le anima ver el fuerte apoyo para comprar vacunas para estos países. Pero cada país donante debería asegurarse de que el dinero de sus contribuyentes llegue tan lejos como sea posible, por ejemplo, para comprar la mayor cantidad de vacunas posible. Los países donantes deben presionar a las compañías farmacéuticas para que reduzcan aún más el costo de las vacunas que salvan vidas, y una buena forma de empezar es exigir a las compañías que hagan públicos sus costos de investigación y de producción.

El mes pasado, MSF urgió a GSK y Pfizer reducir el precio de la vacuna contra la neumonía a la mitad, a 5 dólares por niño (incluyendo las tres dosis). Esto es sólo un poco menos que el precio de 6 dólares (2 dólares por dosis) anunciado por el fabricante indio Serum Institute por una versión que planea introducir en los próximos años. La gran diferencia de precios entre los países desarrollados, algunos de los cuales pagan hasta 336 dólares por niño, y los precios que se pagan en los países en desarrollo sólo ilustra a que grado están inflados los precios de las vacunas en los países ricos e incluso en los de medianos ingresos, en comparación con lo que podría costar hacer la vacuna.

Antes de la conferencia de Berlín, GSK y Pfizer podrían haber reducido significativamente el precio de la vacuna contra la neumonía para los países en desarrollo. En cambio, ambas empresas decidieron seguir cobrando a los países donantes y a los países en desarrollo  precios que no podrán pagar a largo plazo. GSK ofreció una congelación de precio de diez años para los países que con el tiempo pierdan el apoyo de donantes (pero al precio alto), y Pfizer ofreció una magra reducción de precio del 6% (de 9.90 dólares a 9.30 dólares por tres dosis). Estos precios son todavía demasiado altos para los países en desarrollo y pueden obligar a los gobiernos a tomar decisiones difíciles como elegir contra qué enfermedades pueden o no pueden darse el lujo de proteger a sus hijos.

MSF stunt at Gavi replenishment meeting Berlin

El juego propuesto en las calles de Berlín consistió en que “líderes mundiales” hicieran girar una rueda de la fortuna en la que -cuando se trata de vacunas- la industria farmacéutica siempre gana.

En Latinoamérica, aunque originalmente había seis países apoyados por la GAVI, cinco de estos actualmente están perdiendo este apoyo: Bolivia, Cuba, Guyana, Honduras y Nicaragua, a través del proceso conocido como “graduación”. Haití es el único país de la región que continuará siendo elegible para recibir el apoyo de GAVI.

Sin embargo, el impacto de estas graduaciones, aunque importante, será  menor al de otras regiones en el mundo dado que el precio de las vacunas sigue siendo subsidiado a través del Fondo Rotatorio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que es un mecanismo de procuración y financiación conjunta de vacunas y suministros relacionados a la inmunización, que negocia mejores precios para la región, teniendo en cuenta que 95% de los costos de las vacunas se financian con fondos nacionales.

En Bolivia, alrededor del 60% de los subsidios ofrecidos por la GAVI está directamente vinculado al coste de la vacuna para el neumococo, por lo que el gobierno boliviano sufrirá un incremento de un 703% al dejar de recibir el apoyo de la Alianza. En el caso de Honduras, al perder el subsidio de GAVI, el país centroamericano deberá pagará 309% más que actualmente por algunas de las vacunas fundamentales que salvan vidas.

No es demasiado tarde para poner la salud pública por encima de las ganancias y usar el poder colectivo de todos los países que se reunieron y tan generosamente donaron en Berlín. Necesitamos ahora una petición fuerte por precios de vacunas más asequibles y sostenibles para los países en desarrollo, los países donantes y la GAVI.

Fotos: Stephanie Pilick/MSF

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.