Impugnan monopolio de fármaco que combate hepatitis C - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de MSF
Por Médicos Sin Fronteras
Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que aporta su... Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que aporta su ayuda a poblaciones en situación precaria y a víctimas de catástrofes de origen natural o humano y de conflictos armados, sin discriminación por raza, religión o ideología política. En reconocimiento a su labor, MSF recibió en 1999 el Premio Nobel de la Paz. Contáctanos en: www.msf.mx en Twitter: @msf_mexico Facebook: www.facebook.com/MSF.Mexico o YouTube: www.youtube.com/user/msfmexico (Leer más)
Impugnan monopolio de fármaco que combate hepatitis C
Médicos Sin Fronteras se ha sumado a los organismos que impugnan la patente de la empresa Gilad, que controla la venta del fármaco que combate la hepatitis C y cuyos precios impiden que millones de personas accedan al tratamiento.
Por Médicos Sin Fronteras
30 de marzo, 2017
Comparte

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha presentado hoy ante la Oficina Europea de Patentes (OEP) una oposición a la patente del sofosbuvir, un fármaco clave para combatir la hepatitis C. La acción tiene como objetivo hacer que el tratamiento de esta enfermedad sea más asequible y lograr de este modo que más personas puedan acceder a él. MSF se suma así a Médicos del Mundo, Salud por Derecho y a otras organizaciones de la sociedad civil de 17 países que han presentado, de forma simultánea, sendas oposiciones a la patente frente al monopolio de la compañía farmacéutica Gilead sobre el sofosbuvir, con el objetivo de eliminar las barreras que impiden a millones de personas recibir tratamiento.

“Con 80 millones de personas en todo el mundo viviendo con hepatitis C, el tratamiento tiene que estar disponible para todos los que lo necesiten, sin importar dónde vivan”, señala el Dr. Isaac Chikwanha, asesor médico de hepatitis C de la Campaña de Acceso a medicamentos de MSF. “El precio del sofosbuvir excluye del tratamiento a millones de personas que precisan de él. El tratamiento está siendo restringido o, simplemente, no está disponible en muchos lugares del mundo. Rusia y muchos países de renta media como Tailandia y Brasil son un ejemplo de ello. Un medicamento que cura no hace ningún bien si la gente que lo necesita no puede pagarlo”.

El sofosbuvir conforma la columna vertebral de la mayoría de los tratamientos combinados para la hepatitis C, una gama de “antivirales de acción directa (DAAs, por sus siglas en inglés)” orales que han llegado al mercado en los últimos cuatro años y que han disparado las tasas de curación. En Europa, Gilead cobra hasta 54.600 euros por un tratamiento con sofosbuvir de 12 semanas. En Estados Unidos, Gilead fijó inicialmente el precio en 84.000 dólares (casi 78.000 euros), lo que suponía un desmesurado precio de 1.000 dólares por comprimido (925 euros). Mientras tanto, un estudio de la Universidad de Liverpool ha demostrado que el coste de producción por pastilla es inferior a un dólar (0,92 euros).

“Los monopolios de la patente de Gilead sobre el sofosbuvir están bloqueando el acceso a un tratamiento asequible para la hepatitis C en muchos países, entre ellos los estados europeos”, alerta Aliénor Devalière, asesor de Políticas de la Campaña de Acceso de medicamentos de MSF. “Esta patente puede – y debe – ser revocada; la ciencia detrás del sofosbuvir no es nueva”.

El acceso a medicamentos asequibles se ha convertido en un desafío global. Los países en los que Gilead mantiene el monopolio sobre el sofosbuvir no pueden importar ni producir versiones genéricas. Para muchos enfermos que viven en algunos países de ingresos medios, los acuerdos de licencia voluntaria restrictiva de Gilead siguen situando el sofosbuvir fuera del alcance de los ciudadanos y sus gobiernos. Las recusaciones u oposiciones de patentes pueden eliminar o acortar la duración de una patente y permitir la competencia genérica necesaria para reducir drásticamente los precios. Patentes del sofosbuvir ya han sido revocadas en China y Ucrania, y hay dictámenes pendientes en otros países como Argentina, India, Brasil, Rusia y Tailandia.

“Las oposiciones de patentes que han tenido éxito en el pasado han facilitado el acceso a medicamentos vitales para millones de personas. Estas oposiciones están siendo empleadas como una medida legal para mejorar el acceso al tratamiento de la hepatitis C”, explica Yuanquiong Hu, asesor legal de la Campaña Acceso de MSF. “MSF ha presentado o apoyado recusaciones de patentes en muchos países. Pacientes de todo el mundo precisan un acceso asequible a medicamentos que son vitales”.

Si la oposición a la patente triunfa, podría acelerar la disponibilidad de versiones genéricas más asequibles de sofosbuvir en Europa. También alentaría a todos los países a tomar medidas para abrir el acceso a versiones genéricas de sofosbuvir, ya sea negociando mejores acuerdos con Gilead o tomando medidas como la emisión de licencias obligatorias para importar o producir genéricos más asequibles.

Las oposiciones a la patente estarán disponibles en la Base de Datos de Oposiciones de Patentes (un recurso en línea para grupos e individuos que quieren recusar patentes sobre medicamentos).

 

@MSF_Mexico

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.