Incluso la guerra tiene reglas - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de MSF
Por Médicos Sin Fronteras
Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que aporta su... Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que aporta su ayuda a poblaciones en situación precaria y a víctimas de catástrofes de origen natural o humano y de conflictos armados, sin discriminación por raza, religión o ideología política. En reconocimiento a su labor, MSF recibió en 1999 el Premio Nobel de la Paz. Contáctanos en: www.msf.mx en Twitter: @msf_mexico Facebook: www.facebook.com/MSF.Mexico o YouTube: www.youtube.com/user/msfmexico (Leer más)
Incluso la guerra tiene reglas
“Hemos recibido disculpas y pésames, pero no es suficiente. No tenemos respuesta alguna a las razones por las que un conocido hospital lleno de pacientes y de personal médico fue bombardeado repetidas veces durante más de una hora. Necesitamos entender qué pasó y por qué, y saber si las reglas de la guerra han cambiado. No sólo por Kunduz, sino también por la seguridad del resto de nuestros equipos que trabajan en zonas de conflicto de todo el mundo”, explica Joanne Liu, presidenta internacional de MSF, sobre el bombardeo de Estados Unidos al hospital en Kunduz por la presunción de que ahí se ocultaban terroristas.
Por Médicos Sin Fronteras
15 de octubre, 2015
Comparte
Foto: Médicos Sin Fronteras

Foto: Médicos Sin Fronteras

El sábado por la mañana, los pacientes y el personal de Médicos Sin Fronteras (MSF) fallecidos en Kunduz se sumaron a la incalculable cantidad de personas que, en zonas de conflicto, han muerto en todo el mundo, y a las que se hace referencia como ‘daños colaterales’ o como una ‘consecuencia inevitable de la guerra’. El Derecho Internacional Humanitario no se trata de ‘errores’. Se trata de intención, de hechos y de por qué.

Discurso de la doctora Joanne Liu, presidenta internacional de Médicos Sin Fronteras. 7 de octubre de 2015, Palacio de las Naciones, Ginebra, Suiza. Lee el texto completo aquí.

La Comisión de Encuesta está a la espera de que EEUU y Afganistán acepten una investigación independiente del bombardeo

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha sido informada de que la Comisión Internacional Humanitaria de Encuesta (CIHE) se ha activado, lo que supone el primer paso para llevar a cabo una investigación independiente de los bombardeos a los que fue sometido el hospital de MSF en Kunduz, Afganistán, el pasado 3 de octubre. La CIHE está ahora a la espera de que los Estados Unidos y Afganistán accedan a la apertura del procedimiento.

“Hemos recibido disculpas y pésames, pero no es suficiente. No tenemos respuesta alguna a las razones por las que un conocido hospital lleno de pacientes y de personal médico fue bombardeado repetidas veces durante más de una hora”, explica Joanne Liu, presidenta internacional de MSF. “Necesitamos entender qué pasó y por qué”.

MSF no puede confiar únicamente en las investigaciones abiertas por las partes implicadas en el conflicto y se mantiene firme en su petición de una investigación independiente e imparcial por la Comisión de Encuesta.

Los bombardeos inutilizaron el hospital de MSF en Kunduz, ya que destrozaron el edificio principal del centro de trauma. Miles de personas se han quedado sin acceso a servicios médicos de emergencia y de cirugía en una ciudad que ha quedado devastada tras varias semanas de intensos combates.

“Tenemos que saber si las reglas de la guerra han cambiado. No sólo por Kunduz, sino también por la seguridad del resto de nuestros equipos que trabajan en zonas de conflicto de todo el mundo”, añade Liu.

La creación de la CIHE fue establecida en los Protocolos Adicionales de las Convenciones de Ginebra y es el único organismo permanente establecido para investigar violaciones al derecho internacional humanitario. La CIHE se ha puesto en contacto con los gobiernos de los Estados Unidos y de Afganistán para ofrecer sus servicios y está a la espera de su respuesta.

Foto: Médicos Sin Fronteras

Foto: Médicos Sin Fronteras

Relación de hechos sobre el ataque al hospital de trauma de MSF en Kunduz, Afganistán, ocurrido el 3 de octubre

Desde las 2:08 a las 3:15 de la madrugada del sábado 3 de octubre, el hospital de trauma de MSF en Kunduz, Afganistán, fue bombardeado desde el aire en repetidas ocasiones, en intervalos de quince minutos. El edificio principal del hospital, en el que se encontraba la unidad de cuidados intensivos, la unidad de emergencias y la sala de fisioterapia fue bombardeado con precisión y de forma repetida durante cada uno de los ataques aéreos, mientras el resto de edificios del complejo permanecía inalterado.

El número total de fallecidos por los bombardeos asciende a 22, de los cuales 12 eran personal de MSF y el resto, pacientes. 37 personas resultaron heridas, de las cuales 19 son miembros del equipo de MSF.

Desde el 28 de septiembre, cuando el conflicto llegó a la ciudad de Kunduz, hasta el momento del ataque, los equipos de MSF habían tratado a 394 heridos.

En el momento del ataque, había 105 pacientes en el hospital y más de 80 miembros internacionales y nacionales de MSF.

Nuestro personal ha informado de que no había combatientes armados en el hospital ni se estaba produciendo ningún combate en el complejo.

La estructura de MSF en Kunduz era un hospital plenamente funcional, atestado de personal y pacientes en el momento del ataque.

Los bombardeos se llevaron a cabo a pesar de que MSF había informado de las coordenadas GPS del hospital de trauma a la Coalición, al ejército afgano y a sus autoridades civiles hacía tan solo unos días, el 29 de septiembre. El ataque se desarrolló durante más de media hora después de que MSF informara a los oficiales militares de los Estados Unidos y de Afganistán en Kabul y Washington de que un hospital estaba siendo bombardeado.

Tras los bombardeos, el equipo de MSF trató de poner a salvo a los pacientes heridos y a los enfermos e intentó salvar las vidas de los colegas y pacientes heridos en el ataque, tras instalar un quirófano de emergencia en una de las salas que no había sufrido desperfectos.

El hospital de MSF era la única estructura sanitaria de envergadura en el noreste de Afganistán que ofrecía tratamiento de emergencia y de trauma de alta calidad. En 2014 más de 22.000 pacientes recibieron tratamiento en el hospital, en el que se han desarrollado más de 5.900 procedimientos quirúrgicos.

El hospital de MSF en Kunduz ha sido destruido parcialmente y no está operativo. Miles de personas resultarán afectadas, sin acceso a cuidados médicos de emergencia cuando más se necesitan.

El hospital quedó inutilizado tras el bombardeo. // Foto:  ©Andrew Quilty/Oculi

El hospital quedó inutilizado tras el bombardeo. // Foto: ©Andrew Quilty/Oculi

Exigimos una investigación independiente a través de la Comisión Internacional Humanitaria de Encuesta (CIHE), para que esclarezca la secuencia de hechos del ataque. El CIHE no forma parte de las Naciones Unidas. Fue creada en 1991 a través del artículo 90 del Protocolo Adicional 1, de las Convenciones de Ginebra que regulan las leyes de la guerra. El CIHE se estableció para este supuesto: investigar independientemente las violaciones del derecho humanitario como los ataques a hospitales, que están protegidos en zonas en conflicto.

MSF inició su trabajo en Afganistán en 1980. En Kunduz, como en el resto de Afganistán, el personal nacional e internacional trabaja para ofrecer el cuidado médico de mayor calidad. MSF colabora con el Ministerio de Salud en el hospital público Ahmad Shah Baba y en la maternidad Dasht-e-Barchi de Kabul; en el hospital Boost de Lashkar Gah, en la provincia de Helmand. En Khost, en el este del país, MSF opera un hospital materno infantil.

Como en todos sus proyectos, los médicos de MSF tratan a los pacientes por sus necesidades médicas, sin hacer distinciones por la etnicidad, religión o ideas políticas de sus pacientes.

En Afganistán MSF no acepta fondos gubernamentales y se financia sólo mediante fondos privados.

MSF comenzó a operar en Afganistán en 1980. La organización médica internacional abrió el Centro de Trauma de Kunduz en agosto de 2011 con la intención de facilitar servicios médicos y quirúrgicos a víctimas de trauma (desde aquellas personas que sufren accidentes hasta heridos de guerra).

Como en todos sus proyectos, el personal de MSF trata a sus pacientes de acuerdo con sus necesidades médicas y no hace distinciones basadas en su etnia, creencia religiosa o afiliación política. Para sus operaciones en Afganistán, MSF no acepta fondos de ningún gobierno y cuenta tan sólo con financiación privada.

 

 

@MSF_Mexico

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.