¿Por qué a las bacterias les gustan las heridas de guerra? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de MSF
Por Médicos Sin Fronteras
Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que aporta su... Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que aporta su ayuda a poblaciones en situación precaria y a víctimas de catástrofes de origen natural o humano y de conflictos armados, sin discriminación por raza, religión o ideología política. En reconocimiento a su labor, MSF recibió en 1999 el Premio Nobel de la Paz. Contáctanos en: www.msf.mx en Twitter: @msf_mexico Facebook: www.facebook.com/MSF.Mexico o YouTube: www.youtube.com/user/msfmexico (Leer más)
¿Por qué a las bacterias les gustan las heridas de guerra?
En distintos lugares, diferentes tipos de bacterias se han vuelto resistentes a variados tipos de antibióticos. En los lugares donde hay conflictos violentos, como muchas partes del Oriente Próximo, donde trabaja Médicos Sin Fronteras (MSF), el problema es aún más complejo.
Por Médicos Sin Fronteras
21 de noviembre, 2019
Comparte

Las bacterias están a nuestro alrededor, fuera de nuestro cuerpo e, incluso, dentro de él. De hecho, están en todas partes. La mayoría son inofensivas, algunas son útiles y otras pueden ser muy peligrosas si terminan en la parte equivocada del cuerpo. Hasta el momento en que se descubrió el primer antibiótico, aproximadamente un siglo atrás, muchas personas morían por complicaciones de enfermedades leves o pequeñas heridas, debido a que los médicos no tenían las herramientas para combatir las infecciones bacterianas. El descubrimiento de los antibióticos produjo una completa revolución en el campo de la medicina. Sin embargo, en la actualidad, su eficacia está disminuyendo rápidamente, ya que las bacterias se están volviendo cada vez más resistentes a los antibióticos.

Las bacterias, como todos los seres vivos, se adaptan a nuevos ambientes. Cada vez que están expuestas a los antibióticos, existe una pequeña probabilidad de que se adapten y sobrevivan. Además, con el uso extendido de los antibióticos en las últimas décadas, las bacterias han tenido muchas oportunidades para aumentar su resistencia. Esto se ha convertido en un problema muy grave y complejo. En distintos lugares, diferentes tipos de bacterias se han vuelto resistentes a variados tipos de antibióticos. En los lugares donde hay conflictos violentos, como muchas partes del Oriente Próximo, donde trabaja Médicos Sin Fronteras (MSF), el problema es aún más complejo.

“Una herida de guerra tiene muchas probabilidades de tener una infección bacteriana”, dice el Dr. Jorgen Stassijns, quien coordina los esfuerzos de MSF para controlar el problema de la resistencia a los antibióticos. “Una bala o un trozo de metralla destroza la piel y desgarra la carne, lo que permite que las bacterias ingresen, o si uno camina por una mina terrestre, muchas partículas de tierra caen dentro de la herida reciente de inmediato. El riesgo de infección es enorme”.

Un ejemplo es Waleed, un paciente en el hospital de cirugía reconstructiva de MSF, en Amán, Jordania. En 2016, caminaba por la calle en la ciudad cuando un avión disparó contra el edificio que estaba al lado de él. Se desató una guerra, que le provocó heridas graves en la mandíbula y en la pierna.

El impacto de una bala, una explosión o el derrumbamiento de un muro sobre el cuerpo humano puede ser grave. Pueden causar daños internos significativos que, a menudo, requieren cirugía para repararlos.

En la actualidad, Waleed no se ha recuperado totalmente. Esto no se debe a los daños causados por el derrumbamiento del muro, sino al hecho de que las heridas estaban infectadas por bacterias que se volvieron resistentes a los medicamentos que supuestamente lo sanarían.

En tiempos de guerra, los sistemas de salud a menudo se destruyen, lo que dificulta que los pacientes reciban un tratamiento adecuado, como le sucedió a Waleed en Yemen devastado por la guerra. “Recibí tratamiento, pero la atención médica fue deficiente”, manifiesta. “Luego, me mudé a la capital, Saná, para recibir un mayor tratamiento. Me hicieron varias cirugías, pero, aun así, la atención médica era deficiente”.

El uso inadecuado de los antibióticos estimula una mayor resistencia de las bacterias. Finalmente, Waleed fue ingresado al hospital de MSF en Amán, donde los médicos descubrieron que tenía una infección grave en los huesos, causada por bacterias que eran resistentes a los antibióticos que normalmente se usaban para tratar su afección. “Los médicos de MSF me dijeron que tenía eso por el uso inadecuado de los antibióticos”, dice Waleed. “Muchos médicos me habían dado una gran cantidad de antibióticos, y eso fue lo que hizo que las bacterias se volvieran resistentes a estos”.

Unidad biológica del hospital de MSF en Aden, Yemen. Foto: Ehab Zawati / MSF

¿Cómo se trata a un paciente que tiene una infección bacteriana que no puede ser tratada con antibióticos? Afortunadamente, existen distintos tipos de antibióticos, y la resistencia a un único tipo no significa necesariamente que otro tipo no funcionará. Un laboratorio puede determinar el tipo exacto de bacterias que causan una infección y a qué antibióticos son resistentes. El hospital de cirugía reconstructiva de Amán es uno de los pocos hospitales de MSF en la región que tiene un laboratorio de ese tipo.

“En la mayoría de los casos que tratamos en este hospital, las bacterias son resistentes a los antibióticos”, dice May Al Asmar, supervisora del laboratorio del hospital de MSF en Amán. “Eso se debe a que todos nuestros pacientes vienen de zonas de guerras donde no recibieron los antibióticos adecuados. Hacemos cirugías reconstructivas, por lo que la mayoría de las muestras que procesamos son de huesos o tejidos blandos de partes infectadas. Seguimos los pasos correctos hasta que podemos determinar los antibióticos adecuados para una infección y ayudar a los médicos a decidir sobre la dosis apropiada”.

Actualmente, MSF está intentando establecer más de estos laboratorios y está ampliando su colaboración con laboratorios externos. Encontrar un tratamiento con antibióticos adecuados no solo es fundamental para tratar las infecciones con bacterias resistentes, sino que también es importante para prevenir que las bacterias se vuelvan resistentes desde el principio.

Antes de ser ingresados al hospital, los pacientes pueden tener sus propias ideas sobre su tratamiento o, incluso, ya se han hecho cargo del asunto ellos mismos. En muchos países, particularmente en el Medio Oriente, los antibióticos se venden sin receta, lo que agrava el problema de la resistencia a los antibióticos. “Muchas personas creen que tener una herida o una infección significa que necesitan cualquier tipo de antibiótico de la farmacia, sin una receta médica”, expresa Amal Abed, promotora de salud de uno de los hospitales de MSF en Gaza.

Este hospital de Gaza trata casi exclusivamente a pacientes que recibieron disparos durante protestas en la frontera con Israel. Las heridas causadas por disparos son precisamente el tipo de lesión que requiere un uso muy prudente de los antibióticos. “Muchos pacientes suelen quejarse si no reciben recetas de antibióticos de manera continua”, dice Amal. “Siempre les explico que solo se deben recetar antibióticos cuando el cuerpo realmente los necesita”.

Hospital de MSF en Aden, Yemen. Foto: Agnes Varraine-Leca / MSF

La función de los promotores de salud de los proyectos de MSF es muy importante, tanto para ayudar a los pacientes a comprender el tratamiento como para ayudarlos a tomar las medidas necesarias de prevención y control de infecciones. Algunas medidas pueden parecer muy drásticas para los pacientes, como permanecer aislados durante varias semanas seguidas en una habitación individual, en lugar de permanecer en una sala grande compartida.

Correr la voz sobre la resistencia a los antibióticos es importante porque el problema no se limita a los hospitales de MSF ni a los centros de atención médica en general; es un problema de toda la sociedad.

@MSF_Mexico

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.