Sobrevivir en Gaza: las esperanzas y los peligros de vivir bajo el bloqueo - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de MSF
Por Médicos Sin Fronteras
Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que aporta su... Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que aporta su ayuda a poblaciones en situación precaria y a víctimas de catástrofes de origen natural o humano y de conflictos armados, sin discriminación por raza, religión o ideología política. En reconocimiento a su labor, MSF recibió en 1999 el Premio Nobel de la Paz. Contáctanos en: www.msf.mx en Twitter: @msf_mexico Facebook: www.facebook.com/MSF.Mexico o YouTube: www.youtube.com/user/msfmexico (Leer más)
Sobrevivir en Gaza: las esperanzas y los peligros de vivir bajo el bloqueo
En Gaza, todo el mundo está continuamente expuesto a las causas del trauma psicológico, incluyendo al personal sanitario. Su capacidad de resiliencia se pone a prueba a diario, ya que  ayudan a las demás personas a la vez que se exponen a acontecimientos traumáticos.
Por Médicos Sin Fronteras
1 de julio, 2021
Comparte

Más de un mes después de la entrada en vigor de un cese al fuego entre el gobierno israelí y Hamas, la población palestina en la Franja de Gaza se siente insegura y teme una nueva ronda de hostilidades.

Mohanned, de doce años, estaba en el automóvil con su tía el 11 de mayo cuando un ataque aéreo alcanzó el vecindario por el que transitaban. Mohanned sobrevivió a la explosión, pero sufrió múltiples heridas en la cabeza, el brazo y el abdomen a causa de la metralla. “Mírenlo”, dice su padre, Elsabea Musabeh, levantando la camiseta de su hijo para mostrar amplias capas de gasa que envuelven la cintura de Mohanned. “Es un niño, ¿Qué hizo para merecer esto?”.

“Aquí hay una guerra cada pocos años”, continúa Elsabea. “Estamos acostumbrados a esto, es solo la vida. Ya no lloramos por los edificios destruidos. Nuestros hijos son nuestra única preocupación”.

Han pasado varias semanas desde que Mohanned fue dado de alta del hospital. Algunas de sus heridas se han curado, pero el trauma psicológico de la experiencia aún está fresco. No le gusta hablar sobre el incidente, porque le trae recuerdos, dice Elsabea. “Recuerda todo”.

Para la mayoría de las y los palestinos en Gaza, los 11 días de intensos bombardeos israelíes en mayo no fueron la primera vez que experimentaron ataques aéreos. El trauma mental de temer por su vida, de ver su hogar en ruinas y de las dificultades económicas que acompañan estas experiencias tienen consecuencias a largo plazo para muchas personas, particularmente cuando se suman al trauma preexistente de anteriores rondas de violencia y de la vida bajo 15 años de bloqueo. La última ofensiva agudizó la crisis de salud mental en Gaza y ha hecho que a las personas les resulte aún más difícil hacerle frente a la situación.

Cuando su casa fue bombardeada por la noche, Salma Shamali, de 36 años, su esposo y sus siete hijos apenas lograron escapar. “Escuchamos al menos 15 explosiones”, dice Salma. “Estábamos todos en una habitación. Los niños estaban durmiendo. Entonces parte de la casa cayó sobre nosotros. Estábamos confundidos. Nadie nos advirtió ni nos dijo que evacuáramos”. Tropezando en la oscuridad, tomó varias horas llegar a la relativa seguridad de una estación de autobuses cercana, donde se refugiaron durante cinco horas. Desde la estación de autobuses, se trasladaron a una escuela. Cuando la familia regresó a su casa una semana después, la encontraron muy dañada. Tuvieron que alquilar otra vivienda.

A pesar del acuerdo para cesar el fuego el mes pasado, el gobierno israelí ha lanzado ataques aéreos sobre la Franja en dos ocasiones desde entonces, y el sonido penetrante de los drones en el cielo de Gaza no ha cesado. Este ruido atormenta a las personas noche tras noche, manteniéndolas despiertas y en alerta. Los hijos de Salma ahora se esconden cada vez que lo escuchan. “No queremos guerra”, dicen llorando. Ella intenta mantener la calma y no perder la esperanza.

Amira Karim, una consejera de salud mental que brinda apoyo psicológico a las y los pacientes en la clínica de MSF en la ciudad de Gaza, dice que las historias de pacientes afectados por los recientes atentados con bombas, y en particular las historias de niñas y niños, han desencadenado sus propios recuerdos traumáticos. “Recordé el miedo extremo a la muerte”, dice Amira. “Recordé cómo mis hijos me abrazaron fuerte cuando las bombas estallaron cerca de mi casa a medianoche. No se parecía a nada que hubiéramos vivido antes. Sentimos que esos eran los últimos minutos de nuestras vidas”.

En Gaza, todo el mundo está continuamente expuesto a las causas del trauma psicológico, incluyendo al personal sanitario. Su capacidad de resiliencia se pone a prueba a diario, ya que  ayudan a las demás personas a la vez que se exponen a acontecimientos traumáticos.

“Durante la última escalada de violencia, hice todo lo posible para brindar apoyo a todas las personas a las que podía llegar: mis pacientes, colegas, amigos y familiares”, dice el psicólogo de MSF, Mahmoud Zeyad Awad. “Esto fue mientras vivía la misma experiencia y procesaba la pérdida de dos de mis amigos. Ver que los pacientes se sienten mejor me da fuerzas para seguir haciendo este trabajo, pero tengo miedo de fallarles o de convertirme yo mismo en un paciente”.

“Toda la población en Gaza se ve afectada”, dice Juan Paris, psiquiatra de MSF. Según los informes, el 40% de los jóvenes de Gaza padecen trastornos del estado de ánimo, entre el  60% y el 70% sufren de trastorno de estrés postraumático y el 90% padece otras afecciones relacionadas con el estrés. “La cantidad de suicidios e intentos de suicidio aumentó constantemente en 2020”, dice Paris, “pero es evidente que no se informa correctamente de ellos debido al estigma en torno a los problemas de salud mental en la sociedad palestina”.

Para ayudar a los pacientes, al personal y sus familias, MSF ha ampliado sus servicios de salud mental en Gaza. “Las personas de Gaza son resistentes”, afirma Paris. “Su resiliencia proviene de un fuerte sentido de compromiso con su comunidad, pero se pone a prueba a diario a medida que continúan siendo expuestos al trauma. Tienen que soportar esto para poder ayudar a los demás”.

@MSF_Mexico

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.