Utopías en movilidad urbana. - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de Pase Usted
Por Pase Usted
Pase Usted es un grupo multidisciplinario que busca activar las voces ciudadanas hacia la innovac... Pase Usted es un grupo multidisciplinario que busca activar las voces ciudadanas hacia la innovación y la transformación colectiva de México. Buscamos a los grupos e individuos que estén generando cambios comprometidos con la realidad social a la que se enfrentan y potenciamos sus ideas a través de difusión. Pase Usted también apoya al diseño de tecnología que busque mejorar la calidad de vida en México a través de Genera, un programa de financiamiento y capacitación para jóvenes diseñadores e inventores. Generamos comunidad a través de nuestras diversas plataformas de información: Pase Usted TV, Pase Usted Radio, Foros Pase Usted y nuestro sitio www.paseusted.org. (Leer más)
Utopías en movilidad urbana.
Por Pase Usted
23 de noviembre, 2011
Comparte

Por Daniel Gershenson

Foro Pase Usted: Movilidad

Mi plática quizás vaya a ser un poco más genérica y parte de esta ilustración de la ciudad de México que parece un globo ocular, un corazón y que se asemeja más a la utopía, la utopía en sus dos acepciones: utopía, lugar que no existe, o bien el buen lugar.
Creo que en la ciudad de México en cuestión de movilidad hemos oscilado entre estas dos definiciones. La ciudad de México para mí es un corazón: es un corazón cada vez más cansado, cada vez más hipertrofiado, dónde en sus venas y en sus arterias circulan cada vez más coches que la coagulan. Las carreteras elevadas han sido una pseudo-solución que se han ensayado en distintas ciudades y creo yo que se remonta, si usamos un poco la imaginación, a ésta ilustración de la película Metrópolis de 1927, de Fritz Lang, que de alguna manera retrata una utopía que quizás no sea tan generosa. Es una utopía un poco más oscura que empieza ya a entrar en el terreno de la distopía pero para los americanos, para la empresa General Motors, la empresa americana por excelencia, significó en la feria mundial de Nueva York, en el año 1939, un pabellón que se llamó Futurama número uno. Veintiséis millones de personas pudieron observar un diorama en dónde para General Motors las carreteras elevadas significaban una solución aséptica con puentes sin tráfico, con áreas turísticas, áreas verdes que iban a conectar distintas ciudades.
Era ésta visión utópica inexistente, que tuvo su contraparte en el mundo de la imaginación, en la película en la cual cuatro peatones que reivindican la peatonalidad, Dorothy y los tres personajes principales del Wizard of Oz, también película de 1939, se dirigen hacia la ciudad idealizada, la ciudad esmeralda. La ciudad de Oz de alguna manera la relaciono yo con otra ciudad que también parece un ojo, un globo ocular: la ciudad de Dublin que inmortalizó James Joyce en la novela “Ulises”, cuyo personaje es el peatón por excelencia del siglo XX, de nombre Leopold Bloom.

Estos vasos comunicantes que nos ofrecen la literatura y el cine se han vuelto puentes que van a ninguna parte, como peatones, como usuarios de bicicletas. No tenemos manera de utilizar estos puentes que van a ningún lado, es una geografía hacia ninguna parte. Como dice un urbanista de nombre James Howard Kunstler en uno de sus libros, estas pseudo-soluciones, carreteras que no van a ninguna parte, que son carreteras que devastan y que lamentablemente son una solución que se está intentando en la ciudad de México el día de hoy y lejos de ser esa ciudad idealizada, ciudad esmeralda de los peatones de los ciclistas tenemos esta aridez, tenemos esta desolación. Ésta carretera puede ser la carretera de cualquier ciudad de los cuarentas, cualquier ciudad de los cincuentas y es una fuga hacia adelante.

La centralidad de este globo ocular idealizado con que la ciudad se ha personalizado ya es la visión de los conductores, de éstas carreteras elevadas, las que predominan, tumban, tiran y mutilan árboles, áreas verdes. Y los productos que se anuncian son productos electorales, como Marcelo Ebrard, que es uno de los promotores de estas pseudo-soluciones. Como ustedes pueden ver esos árboles están completamente mutilados, esta foto se tomó en el 2006. Los árboles de la derecha entran en sus dimensiones originales y bueno, la cultura popular recoge esta angustia. Vemos aquí a los supersónicos azorados ante las carreteras elevadas que ya no existen en muchas ciudades, pero que nos quieren endilgar en ciudades como México.

Tal parece que no ha pasado la historia. La cultura popular sigue recogiendo este ejemplo distópico de la película Blade Runner en dónde los Ángeles se ha vuelto una especia de basurero tecnológico, una ciudad obscura, una ciudad deshumanizada y que en la realidad alguna vez propuso en los años cuarentas, que las carreteras, freeways ya casi inexistentes, recorrieran y penetraran los edificios y que hubiera carreteras que circularan adentro de los edificios. Esto parece como de ciencia ficción pero es la realidad, ciencia ficción que se vuelve a manifestar en Futurama número 2, la exposición mundial en Nueva York que en 1964 nos proyecta en el  2024 una vez más un futuro aséptico, un futuro limpio, un futuro que es el futuro de ninguna parte, de la utopía. Ésta es la realidad: éste es un fragmento de un embotellamiento que duró once días en una ciudad aledaña a Pekín. Duró 11 días y abarcó 100 kms de carretera. Éste no puede ser el futuro de nuestras ciudades y menos de la ciudad de México. Tenemos que apostarle a la peatonalidad, a la peatonalidad de la literatura, del cine, a la cultura ciclista consolidad, y finalmente quiero terminar con un ejemplo en dónde la imaginación urbana rescató una carretera en la ciudad de Seúl. La foto de la izquierda es la foto de un río entubado que duró 30 años cómo carretera elevada, que se rescató y ese es el aspecto de esa carretera, de esa carretera elevada que ahora es un parque urbano de nombre impronunciable.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts