No, no fuimos a la semana nacional del emprendedor - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog del chairo
Por Alberto Lujambio
El autor se formó en el corazón de Mordor. Estudió doce años en escuelas del Opus Dei y luego... El autor se formó en el corazón de Mordor. Estudió doce años en escuelas del Opus Dei y luego una carrera de Derecho en el ITAM. Es un burócrata arrepentido, un ciudadano desencantado y un clasemediero con aspiraciones. Está convencido de que la opinión se trata de generar reacciones y no de transformar conciencias. (Leer más)
No, no fuimos a la semana nacional del emprendedor
En la inauguración de la Semana Nacional del Emprendedor, a nadie le interesó averiguar por qué los cientos de millones de pesos que se gastan cada año en este evento no se utilizan para invertir en los emprendedores y sus proyectos.
Por Alberto Lujambio
5 de octubre, 2016
Comparte

A veces despierto con ganas de haber tomado ese empleo. Fantaseo con aquella maestría que me hubiera comprado dos años para descubrir qué chingados hacer de mi vida. A ratos extraño las formas barrocas y los delirios de grandeza que solo puede proveer una posición en el gobierno.

Pero no, a la mierda.

Hace tres años nació un pedazo de internet llamado Novelistik: una plataforma de autopublicación de libros electrónicos, casa editorial y red social literaria. Nuestro logotipo es una ballena en honor a Moby Dick, la obra maestra de la literatura que fue olvidada por su tiempo y rescatada cuarenta años después de la muerte de Herman Melville. Pero hay otro mensaje. Está escondido en la narrativa y en el ethos de este grupo de guerreros.

Las startups son los barcos balleneros de nuestro tiempo: son empresas que requieren bravura, imaginación, arrojo; no pueden zarpar sin la coordinación milimétrica de habilidades escasas y valiosas. La gente así de talentosa suele ser pedera, impredecible y temperamental. Este delicado balance de poderes y flaquezas es la única fórmula para detectar problemas y crear soluciones.

En México, los empresarios de siempre son como los políticos de siempre: temen de los pequeños, de los independientes, de los nuevos. Por eso crean instituciones que esconden su incompetencia en la jerarquía y su indiferencia en la burocracia. Están aferrados a un poder que irremediablemente se les escapará de las manos porque prefieren dominar que conquistar.

Les tengo una noticia: seguimos nosotros.

Esta semana celebramos un evento llamado la semana nacional del emprendedor. La inauguración fue anodina y predecible. Los asistentes no se sentaron hasta que el “presidente de la República” dio la orden. Algunos emprendedores rindieron un breve testimonio, pero nadie hizo preguntas. Nadie hizo la pregunta. A nadie le interesó averiguar por qué los cientos de millones de pesos que se gastan cada año en este evento no se utilizan para invertir en los emprendedores y sus proyectos.

Si algo me queda claro es que, en esta tierra generosa, somos mucho mejores para organizar eventos que para crear políticas públicas.[/animalp-quote-highlight]

Los chairos hemos tomado el internet: este espacio donde podemos ser anónimos, donde no llega el gas lacrimógeno, donde gana el mejor tuit. Aquí, las condiciones se emparejan. Si queremos detonar nuestra revolución tenemos que cambiar las reglas, fundar nuestras empresas y contar nuestras historias.

Para nosotros todo comenzó con una pregunta.

¿Qué autores están en las librerías? Escritores posicionados, estrellas de televisión que han publicado más libros de los que han leído y poseedores de apellidos ilustres. Los nuevos talentos son percibidos como una apuesta riesgosa e innecesaria. De hecho, las editoriales no tienen capacidad de leer los miles de manuscritos que reciben cada día.

Los que verdaderamente queremos entender y resolver este problema estamos apostando por la tecnología y la innovación. Estamos creando soluciones para darle a los autores aquello que los vuelve libres y poderosos: una comunidad.

Este chairo es parte de la tripulación más fascinante del país: está formada por músicos, ingenieros, artistas plásticos, escritores y abogados arrepentidos. No llegamos a la ceremonia de inauguración porque estábamos muy ocupados reinventando la industria editorial.

Les dejo el video por si están con el pendiente.

 

@lujambioalberto

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.