NSJP: chivo expiatorio de una estrategia fallida (1) - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog del chairo
Por Alberto Lujambio
El autor se formó en el corazón de Mordor. Estudió doce años en escuelas del Opus Dei y luego... El autor se formó en el corazón de Mordor. Estudió doce años en escuelas del Opus Dei y luego una carrera de Derecho en el ITAM. Es un burócrata arrepentido, un ciudadano desencantado y un clasemediero con aspiraciones. Está convencido de que la opinión se trata de generar reacciones y no de transformar conciencias. (Leer más)
NSJP: chivo expiatorio de una estrategia fallida (1)
El nuevo sistema de justicia penal nos ha dado una oportunidad para transformar instituciones y cambiar políticas, pero nos aferramos al pasado. Las omisiones han tenido consecuencias (parte 1).
Por Alberto Lujambio
1 de agosto, 2017
Comparte

Esta semana arrancamos con una serie de entradas sobre el tema más importante en el debate político: el uso de la fuerza y el ejercicio de la acción penal. Teóricos y filósofos de todas las denominaciones acuerdan que es la responsabilidad más delicada —y grave— del Estado.

Esta es la primera de cinco entregas.

En 2008, Felipe Calderón impulsó una reforma constitucional que urgía a legisladores locales y federales a transformar sus sistemas de justicia penal de acuerdo a ciertos principios. El cambio no sería inmediato: se previó una implementación de ocho años. Ejercido el presupuesto y cumplido el plazo se puede afirmar que fallamos.

Las nuevos principios no son ambiciosos: la policía debe investigar científicamente los delitos y no depender de la flagrancia; el ministerio público ya no dirige la investigación y ahora actúa como una fiscalía que persigue los delitos ponderando la gravedad de cada caso. También prevé un control judicial más estricto. En resumen busca la materialización institucional de la presunción de inocencia y el debido proceso.

Todo mundo se tomó la foto, pero nadie puso manos a la obra. El gobierno de Felipe Calderón reformó las leyes, pero continuó con las malas prácticas: fabricación de culpables, ejecuciones extrajudiciales, criminalización del consumo de drogas, abuso de la prisión preventiva y la normalización del arraigo.

Es cierto que el nuevo modelo no está implementado correctamente, pero eso no significa que debamos dar marcha atrás. Sería como desaparecer de la constitución los derechos que el Estado no nos provee.

Hace un par de meses Miguel Ángel Mancera culpó al nuevo sistema de justicia penal del recrudecimiento de la violencia en la Ciudad de México. Afirmó, sin compartirnos detalles de su razonamiento, que miles de criminales peligrosos quedaron libres y que la procuraduría tenía las manos atadas para luchar contra el crimen. No existe tal nexo causal.

La semana pasada la Marina abatió a “El Ojos” y destapó una ola de especulación. Ciertamente cumplieron con su objetivo: politizar el operativo y embarrar a Morena. La pregunta correcta es por qué nuestras fuerzas armadas decidieron ejecutar al sicario en vez de detenerlo y procesarlo. El juicio hubiera revelado los detalles de la operación criminal y el destino del dinero. En cambio, El Ojos se llevó su historia a la tumba.

El nuevo sistema de justicia nos dio una oportunidad para transformar instituciones y cambiar políticas, pero nos aferramos al pasado. Las omisiones han tenido consecuencias.

Se ha aumentado el gasto en seguridad pública y ha crecido dramáticamente la violencia; se han concebido instituciones que perfeccionarían el sistema y se les ha usado de chivo expiatorio; se ha perseguido a “los malos” sin explicar los motivos ni conseguir la paz; se creó un aparato para para luchar contra las drogas que producido más muertos que rehabilitado adictos.

¿Qué hacer cuando algo no funciona? Hay que cambiarlo. Solo los conservadores y autoritarios opinan que lo más importante es imponer cualquier ley vigente cueste lo que cueste.

Quienes saben de política criminal entienden que el diablo está en los detalles: hay que saber cómo invertir para lograr la paz.

Durante cuatro días presentaremos cuatro breves monografías. Tratarán sobre derechos humanos, el proceso penal, el sistema penitenciario y la transparencia.

 

@lujambioalberto

 

Parte 2: Derechos humanos y sentido común

Parte 3: Vigilarnos es mejor que vigilar

Parte 4: Quién hace qué en el Nuevo Sistema de Justicia Penal

Parte 5: El castigo disfrazado de rehabilitación

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.