Soy cristiano - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog del chairo
Por Alberto Lujambio
El autor se formó en el corazón de Mordor. Estudió doce años en escuelas del Opus Dei y luego... El autor se formó en el corazón de Mordor. Estudió doce años en escuelas del Opus Dei y luego una carrera de Derecho en el ITAM. Es un burócrata arrepentido, un ciudadano desencantado y un clasemediero con aspiraciones. Está convencido de que la opinión se trata de generar reacciones y no de transformar conciencias. (Leer más)
Soy cristiano
A AMLO no le alcanza el voto cristiano. Necesita también a las putas, a los putos, a los pachecos, a las feministas, a los ateos y a los progres. No puede darse el lujo de darnos por sentado.
Por Alberto Lujambio
4 de abril, 2017
Comparte

En un blog del chairo anterior hablamos sobre el Frente Nacional de la Familia y sus verdaderas intenciones. Ahora vamos a hablar del Peje.

El evento estaba planeado con cuidado. Las palabras fueron elegidas, no improvisadas. Andrés Manuel López Obrador dio un paso al frente para apropiarse de los votos del Frente Nacional por la Familia y sus seguidores: machos ineptos, antifeministas enojados, zombies religiosos, closeteros culposos y ovejas obedientes.

El hábil político quiere quedarse con ese montón de votos y puede lograrlo sin denostar la “ideología de género” ni hacer declaraciones homofóbicas. Tampoco debe afirmar que abortar es “matar bebés”. La cruz de ese Cristo está asociada a esas ideas y Andrés Manuel solo tiene que hacer una cosa: callar y pararse a su lado.

Extrañamente, todo esto pertenece al manual conservador.

Durante años, el partido republicano en Estados Unidos usó la misma estrategia: ganó el voto cristiano afirmando “la vida”, adorando al judío volador y declarándose exégeta del viejo libro. La homofobia, el odio y la violencia las dejaron para sus huestes. Sonrientes, vieron correr la sangre desde el primer tendido de sombra. Treinta años después los autómatas cristianos en opiáceos se salieron de control y votaron por Trump.

A pregunta expresa, el gran líder habla de nuestros derechos humanos con desdén. A veces dice que no son importantes; otras, que los consultará con el pueblo. Una noticia para el candidato: somos jotos, pero no pendejos. Sabemos que su palabra influye poderosamente en el pueblo y que ese referéndum al que quiere convocar lo ganaríamos de calle si contáramos con su apoyo. Pero el líder calla y nos abandona. Otra vez.

Estoy cansado de los juegos de Andrés Manuel y la perversa trampa discursiva en la que no puede perder porque lo único que importa es su palabra. O lo que diga el pueblo. O lo que él dice que dice el pueblo. O algo así. Según le acomode. Por eso puede convertir en apóstol a Manuel Bartlett la misma semana que denuncia un fraude electoral.

López Obrador inventó una izquierda a la medida que tiene permiso de ser homofóbica y misógina porque se purifica en su santísima presencia. Como Cristo, está dispuesto a caminar entre las putas y los putos siempre y cuando le ofrezcamos nuestra sumisión, adoración y silencio.

Ciertamente nos sentimos atrapados entre el aparato de corrupción sistematizada que encarna el priismo y la aterradora ineptitud de un panismo que demostró ser tan rapaz como violento. Así, nos imaginamos “obligados” a votar por AMLO. Porque sí. Porque tenemos que votar por alguien. Porque los otros pillos son “más despreciables”, porque “roban más”.

La verdad es que el viejo quiere ser presidente a cualquier costo y, para lograrlo, hizo un oscuro pacto del que estamos excluidos por diseño.

Les tengo una buena noticia.

Al gran líder no le alcanza el voto cristiano. Necesita el nuestro y el apoyo ideológico del círculo rojo. Necesita también a las putas, a los putos, a los pachecos, a las feministas, a los ateos y a los progres.

No puede darse el lujo de darnos por sentado.

Esta será una elección cerrada y tenemos a un campeón de la izquierda dispuesto a vapulear nuestras conquistas, gobernar con la Biblia e ignorar nuestros derechos. ¿Lo vamos a permitir?

 

@lujambioalberto

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.