La semana del año en la que despiertan buitres y otros pájaros - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
La semana del año en la que despiertan buitres y otros pájaros
Por Jorge Hill
25 de noviembre, 2011
Comparte

 

Ya que la semana pasada les escribí acerca del gran timo que es, fue y será siempre “El Buen Fin“, basado en el “Black Friday” estadounidense que fue ayer, hoy hago una recopilación de las historias que más destacan en el loco loco mundo del consumismo.

Las primeras historias que pude escuchar y leer sobre “El Buen Fin” fueron lo esperado: descuentos del 5% en chucherías y descuentos del 25% en objetos que un día antes “curiosamente” habrían subido de precio un 20%. Ah, esos empresarios, siempre a la vanguardia en la sociopatía y la manipulación de masas. Sea como sea, la estrategia para “mejorar nuestro estilo de vida” y “reactivar la economía” se quedó en lo que es, un fiasco más de la empresa-gobierno para que la gente consuma productos de mínima duración que no soportan ningún nivel de vida pero crean la fantasía de mejorarla: ¿Dónde estuvieron los descuentos en medicinas, canasta y servicios básicos? nunca llegaron, pero sí llegaron las pantallas planas con un 5% de descuento para que uno se olvide de sus males con las fantasías que nos regalan las telenovelas.

 

¿Ves, vieja? te dije que aprovecháramos la promoción

“Vea las mentiras y manipulaciones de siempre en pantalla

plana 40 pulgadas” pa echarnos en grandote al Juay Culito 

diciendo que El Buen Fin fue un éxito.

Y aunque estamos en camino de serlo y gran porcentaje de la población desea ser un país como Estados Unidos, la reacción negativa general al Buen Fin le da una cucharada de esperanza a México. Por otro lado se alude, probablemente de la manera más correcta, que si la reacción no fue como la de los estadounidenses en cada Black Friday es porque  aquí la gente está 10 veces más pobre y la “cultura” del crédito todavía no está tan arraigada o simplemente el grueso de la población  no cuenta con una tarjeta, ya que con (todo y) trabajos tiene para vivir el día a día.

Pero allá con nuestros vecinos del norte la cosa es diferente y es muy interesante. Tenemos por un lado a millones y millones de “despiertos”, que a raíz de la crisis y destape del 2008 se empezaron a informar para llegar al perturbador punto en el que se da uno cuenta que no sólo vive esclavizado a un sistema de trabajo-producción-consumo con la única meta de seguir enriqueciendo al 1%, pero que también fue ese 1% el que causó la crisis global y que ¡todavía se llevó ganancias de esa crisis!… ah, y que son intocables por el gobierno y las leyes… ah, y que ellos son el gobierno y las leyes.

Bien, esos que se informaron, se pusieron a leer y dejaron de creerle a la tele y sus noticiarios-empresa, hoy andan marchando, acampando, escribiendo, haciendo periodismo independiente y/o ocupando lugares públicos en casi cada ciudad grande del país de la hamburguesa, y afortunadamente, del mundo.

Los que no, andan en esto:

Las cosas se ponen caóticas en la sección de videojuegos en la gualmar de Arizona, un abuelo se guarda el videojuego que quería comprar a su nieto para poder sacar al niño del caos con sus manos libres, la policía interviene… le hace pedazos la cara contra el concreto y lo deja inconsciente ¡Call 911, fuckers!

Fuente rawstory.

 

Y mientras, en otra Gualmar de Colorado:

Via Denver Neighborhood.

LIKE A BOSS 

 

 

¡Waffleras de 2 dólares en el pasillo 10!:

Oh, pero ya tengo una wafflera… y no sé por qué, ni siquiera 

me gustan los waffles.

En Los Angeles una doñita utiliza gas lacrimógeno de defensa personal contra otros 20 compradores para “tener ventaja” a la hora de comprar un Xbox.

 

Y mientras, en algún balcón de Wall Street:

 

 

Mientras, en México, nuestra tendencia obsesiva a imitar al vecino del norte en todo, menos en lo poco bueno, también nos ha llevado a comer pavo el día de “Thanksgiving”. Aunque la adopción de celebraciones de culturas “ajenas” no tiene nada de nuevo en la historia, siendo de hecho lo normal y predecible, y por alguna extraña razón molesta a mucha gente que cree en algún tipo de quimérico patriotismo o en la identidad cultural “única” de su persona gracias a “su” país, aunque el pavo es pavo y me da igual si se come con arándanos o con mole o con camote cualquier día del año, lo bizarro es que se quiera adoptar una celebración que glorifica la gran moral doble cara, el mensaje doble, la hipocresía, la aniquilación y genocidio.

 

Venimos a sacarte de tu tierra en la que vives en equilibrio natural,

venimos a extinguir a los búfalos que comes para diezmar a tu pueblo

venimos a excluirte en “reservas” que explotaremos hasta el fin de los tiempos.

Ahora hagamos las paces.

¡GRACIAS! ¡¿QUIERES PAVO?!

 

De por sí ya tenemos navidad, uno de los más grandes inventos “ajenos” destinados a hacernos comprar como los idiotas que demostramos ser cada año, celebración medianamente apuntalado en la muy extraña creencia de que Dios se hizo nacer a sí mismo en la tierra a través de una virgen y se hablaba a sí mismo como padre y se pedía ondas como de que no lo mataran pero no se respondía a sí mismo y luego se sacrificó por todos nosotros porque todos somos culpables de que nos haya hecho sensibles a la tentación de un ser horrible que él mismo creó pero que no le puede ganar y que… y… y… y….  no sé, el delirio ese, esa psicósis socialmente aceptada a la que llaman religión.

En fin, mis yonnis,  la hente está muy loca.

Antes de terminar quiero felicitar al pájaro, ni se me emocionen, que me refiero al primer aniversario de Animal Político. Ha sido una gran experiencia, he conocido a mucha gente y afortunadamente gente muy interesante. Hace poco menos de un año fui invitado a este proyecto gracias a el Don Merino (@PPMerino), que no tengo idea qué macabra cosa le pasaba por la cabeza cuando lo hizo, pero parece que hasta ahora todo ha funcionado muy bien para todos.

Muchísimas felicidades y un inmenso agradecimiento a Pepe, a Daniel Moreno (@DMorenoChavez) y Ana Francisca Vega (@AnaFVega) no sólo por la oportunidad, también por crear y mantener un gran espacio, que aunque inició siendo una alternativa arriesgada, hoy es un referente necesario en internet; por abrir espacios para escribir sobre cosas que otros espacios no consideran “importantes” o que simplemente van en contra de los intereses de sus dueños o patrocinadores, por estar a la altura en los temas que auténticamente afectan al país y al mundo, a diferencia de lo que los medios tradicionales informan; pero sobre todo, por tener por encima de todo un respeto y compromiso admirable ante la libertad de expresión y los formatos e ideas que ya se empiezan a comer a los añejos y estorbosos medios y formatos tradicionales.

De manera más personal, por dejarme escribir aquí, en el formato y manera en los que se me ha dado la gana, sobre cosas que sé que no podría escribir en ningún otro medio con tal difusión.

¡Felicidades pajarones, directores, escritores, equipo, blogueros, staff y colados y todos y así!

 

LULZ… aguas.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.