¡Saliéndose del guacal! - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
¡Saliéndose del guacal!
Por Jorge Hill
11 de mayo, 2012
Comparte

El nuevo PRIcat

Uno de los temas centrales en este congal, aparte del complejo movimiento del poder y los lolcats, viene siendo lo que le venimos manejando lo que es el pensamiento de la cultura como algo plástico y dinámico, en contra de lo que muchos humanos creen: la cultura es estática, que lo que sabemos así es y no cambiará, que en términos de cultura y sociedad las cosas no se mueven y lo que nos ha tocado vivir es así porque así debe ser, porque aquí nos tocó vivir, porque así es la vida, así es el mundo y “te chingas”.

A muchos les encanta pensar así o simplemente no se detienen mucho a pensarlo, se está demasiado entretenido siendo parte de la cadena de producción y descansando de ella con telenovelas y el fucho. Es una lástima, para la comodidad mental que muchos buscan, que la cultura como algo estático sea absolutamente falso y que creencias y prejuicios arraigados quedan descarnados y tirados a la basura día a día como un proceso natural, y en estas últimas décadas, como un proceso revolucionado exponencialmente gracias a la globalización de ideas y a la libertad de expresión viral que nos da internet, situación que a tantos hace que les pique la colita… y en una de esas, no son lombrices.

¿Lele panza al nene?

Aún así, vivimos hoy el jaloneo de dos culturas, la que se va pero no quiere irse y se agarra de las uñitas para no caerse, y la que llega, harta del control en la expresión, del abuso de las marañas de poderes, del enriquecimiento de monopolios que subsisten gracias a las creaciones de terceros, la apropiación de derechos de autor, la explotación de personas, animales y recursos; la legitimación de todo esto a través de “la ley” cabildeada con dinero, la compra “legítima” de derechos y el abuso “legítimo” de terceros, ciudadanos de primera, segunda y tercera. Me lo permite la ley, porque la ley es mía, yo la compré.

La llave al mundo libre y democrático que respeta tus derechos.

Hoy muchos en México fuimos sorprendidos, debo decir que en lo personal de manera muy grata, por uno de estos shifts culturales que se dan en un par de décadas, a veces menos. El escándalo de hoy en las redes sociales, que crece y se hace más complejo mientras escribo esto, resulta venir de donde menos se esperaba, de lo que en los 80s y 90s fue un bastión de clasismo y exclusividad, un lugar que egresaba a la gran mayoría de los “apellidos bien” del país y que extendía así, de manera infalible, los tentáculos del status quo y el establishment a los puntos de poder del país: la Universidad Iberoamericana.

No se ponga loco, que en todos lados se cuecen habas y fuera de la generalización, hay que aceptar que en el mundo existen tendencias. Si es usted de la ibero, no se preocupe, que voy a terminar hablando muy bien de su universidad, aunque mi “bien” tal vez no sea el suyo.

 

Ni modo, hoyga, así es esto de las diferencias entre escalas de valores.

 

No hace falta hacer mucha memoria para recordar que hasta hace no tanto, y desgraciadamente aún sigue sucediendo, los que se iban a los altos puestos de toda empresa, debían tener título de la ibero o del TEC, un par más de universidades se añadían a la exclusiva lista. Esto no era, ni es secreto para nadie, a lo mucho, un conocimiento penoso que se intenta mantener en secreto a voces. Probablemente a todos nos habrá tocado una mamá o papá preocupados por qué sería de nuestro futuro si no estudiábamos en alguna de esas universidades. Vamos, un tentáculo del poder manifestándose en la vida cotidiana y en la cultura, no tiene pierde.

Pura matemática, pues.

El asunto es que nuestro querido señor don copetes, Enrique Peña Nieto, se lanza hoy a la ibero a responder preguntas, entre ellas algunas incómodas como las de la matanza de Atenco. Tuvo su lugar, su espacio, su tiempo, habló y contestó preguntas, el mentado diálogo estuvo presente. Corte a: EPN tiene que ser escondido en el baño durante diez minutos y más tarde es perseguido, mientras huye a sus camionetones y rodeado por sus “guarros, we”, por cientos de estudiantes con pancartas y gritos “¡Fuera!”, “¡La ibero no te quiere!”, “¡Cobarde!”, “¡Asesino!”.

 

 

 

¡Ay santo Jesús del huerto! ¡Suit Beibi Yisus Santoscoy! ¿Qué la ibero no era el lugar de la ensoñación del primer mundo, el silencio ante las injusticias gracias a una vida de comodidad, nido de exclusión y clasismo, secreto guiño de ojo ante el autoritarismo que mantiene a “la prole” en su lugar?

Tal vez eso habrá sido, hoy ya no se puede decir lo mismo y no tardaron los antiguos egresados de la institución y los contemporáneos de más mirreyeo y lobukismo, en sacar la garra y sentir una tremenda nostalgia por aquello que fue y ya no es, por lo que se va y por el horror que viene.

Alguien lo puso en palabras claras y parece haber alzado la voz de miles que no tienen la misma capacidad para expresarlo en los niveles altos de los medios:

 

Ahí el señor Coldwell, presidente del PRI, sacando la garra del nuevo-viejo-PRIdesiempre, el dinosaurio autoritario y excluyente incluso capaz de negar lo obvio y la realidad así se tenga enfrente, la vieja manera de gobernar haciéndolos pendejos a todos. Será que en esas épocas no había internet y todavía no se han dado cuenta que los medios televisivos corporativos sobre los que tienen influencia, o que simplemente evitan “meterse en problemas” con ausencia de notas u opiniones claras, cada día son menos relevantes para el mundo. Les digo que eso de vivir en el paradigma anterior nomás no deja nada bueno, pero, en fin, aunque sea nos regalan lulz de repente, en lo que intentan llegar al poder para ver cómo le hacen pa callarnos a todos, como siempre lo han hecho, a la buena o a la AtencoMala.

 

 

 
Este es el legítimo uso de la fuerza pública de la que Copetín se siente orgulloso, su mano firme, su reestablecimiento del orden y la paz:

 

¿Quiere más fotos de reestablecimiento de la paz y el orden? dése vuelo.

Intento no meterme en partidismos o en política directamente porque quienes me leen sabrán que no tiene mucho pierde, simplemente considero el partidismo y nuestro actual estado de “democracia” un teatrito inútil, una puesta en escena que es movida por poderes mucho mayores a los de cualquier político, y no, no hablo de terribles conspiraciones, iluminatis o reptilianos, eso se lo dejo al señor Maussán y otros paranoides, hablo acerca del poder y el dinero moviéndose en manos de gente y grupos que no tienen ningún puesto político y sí una injerencia real en la política, más que cualquier gobernante o a través de los mismos políticos.

Me gusta más el “No somos de izquierda y no somos de derecha, somos los de abajo y vamos por los de arriba” y la visión clara de la historia que se repite una y otra vez: no son los políticos los que la cambian, sino los ciudadanos, cuando alzan la voz de verdad, cuando ya no pueden ser callados.

 

 

¡Pero es que hay niveles, chingao! y cuando un par de personas que quieren estar en los más altos lugares de poder del país – de por sí ya lo están- resultan estar tan terriblemente insertos en un paradigma inaceptable y son partes de un grupo que los legitima (PRI), ni modo de no hablar del caparazón que reúne los órganos, funciones y le da forma a la bestia.

Veamos el discurso del señor Coldwell, entonces, y podemos notar cómo se conecta a esa ibero de antaño, y cómo esa ibero de antaño se conectaba a los poderes y el status quo. El señorín no se ha cansado de decir que es terrible lo que le ha pasado a la universidad e incluso piensa que las mentadas de madre y correteada al copetes pudo haber sido causado por grupos ajenos a ella, uuuuh:

 

 

 
Debe ser terrible ver que uno de los últimos bastiones que apoyaban el clasismo, autoritarismo y represión en el D.F. gracias a un cómodo silencio para mantener la propia suerte ¡hoy sean una  chusma-chusma irreverente! El primer paso del duelo ante el paradigma perdido es la negación. Debe ser aún más terrible que esto se empiece a ver cada día más en el mundo entero. ¡Maldita chusma, se nos está informando y se nos está volteando la tortilla! ¡Llamen a nuestros periódicos y a nuestras televisoras! ¡Que se haga una investigación hacia esos “estudiantes” violentos! ¡Que se les enseñe la mano dura y que aquí a toda crítica será acallada con todos los tentáculos de nuestro poder!

 

¡La nueva bebida para el político con tendencias sociopáticas!

 

¿Cuánto más falta para que un Coldwell, un Peña Nieto o un prinosaurio de su antojo saque las palabras “terrorista” para resignificar, bajo el poder establecido, a los inconvenientes y a los que no se callan? Su compa Javier Duarte ya lo hizo, con terribles consecuencias para él y su partido, en Veracruz. Eso de entambar twitteros nomás porque sí… tsk tsk, sólo un priista se avienta a esas mamarrachadas de política sesentera.

 

Gracias nene, pero… ¡TÚ eres el terrorista, papaloy!

 

La lectura de las tonterías del señor Coldwell se pueden interpretar como un Bushesco “Si no estás conmigo, estás en mi contra”, aquellos que no están con EPN no son “humanistas” de la ibero, por lo tanto deben ser acarreados de otros partidos o simplemente no son gente bien, mis queridos papaloy, osea ¡obvio, we!

Un politicote ya tan grandote y con tanta trayectoria utilizando falacias de autoridad y apelando al mérito, a la gente bien y al humanismo… ah, que así le hacen la mayoría, de todas maneras, y eso que se supone que llevan lógica y ética en sus carreras, pero bueee, el cantinfleo, la retórica y el sofismo siempre ha sido su fuerte, en realidad.

Violencia! bla bli blu blu bla terrorismo algo!

decadencia noséqué! bli bla bla bla no se vale! bli bli blu bluuuu

Por otro lado, y todavía más curioso, tenemos a los que desacreditan una manifestación legítima como algo de máscara, de estar in. Aquellos que creen que “la fresada” de la ibero se está saliendo del guacal como un juego de “niños bien” con poder, una travesura de niños malcriados. Esto me parece tan lamentable y tan ciego como los discursos de Coldwell o del copetes, esto es parte del mismísimo paradigma del que digo: se está yendo y se está llevando a los que piensan así. Vienen bien las bromas sobre la ibero y el chistorete del fresa que se levanta (¿o se despierta, finalmente?), lo que huele a paradigma viejo es creer que esto no tiene valor y que no es una muestra, muy importante, del cambio cultural de un país. Más ceguera con máscara de “Yo sí soyauténtico manifestante”, “irreverente de mérito”, “activista real”. Pateticón, pienso.

 

Gracias, activistas verdaderos,

por desacreditar a los chavillos malosos de la ibero.

 

Es entonces que todos los señores y señoras bien de noticieros, papaloys y lobukis, vienen a decirle a los “mushashos” de la ibero lo terrible que es que se estén saliendo del guacal, que resultaron violentos y que eso no queremos para México. ¿Violentos? ¿por correr a gritos a un candidato a la presidencia por no estar de acuerdo con él? ¿Dónde viven, gente? ¡¿En la fucking tierra de mis pequeños pony?!

 

En sólo uno de los muchos videos que he visto acerca del caso ibero vs EPN he visto una muestras de “violencia”, lo que parece ser un zapato volador (Segundo 20 del video que está ahí arriba), lamentable, inaceptable… también lleno de lulz.

 

Le digo que en todos lados se cuecen habas

y se avientan zapatos contra dictadorcillos

enmascarados de demócratas

 

Y “Es que antes no era así” dicen casi lloriqueando algunos de los antiguos iberos, claro que antes no era así, antes México vivía la cultura del silencio, el humor político controlado en las televisoras, el “de eso me temo que no podemos hablar” de los maestros en prepas y universidades. El silencio que va creciendo por dentro hasta estallar, con terribles consecuencias, ahí esta nuestro nunca olvidado 68. Hoy tenemos en crecimiento, y muchos queremos, una cultura y ciudadanos que puedan manifestarse libremente en todos los medios y en su entorno próximo, que puedan mentarle la madre a quien se les dé su rechingada gana si así lo quieren, de preferencia con argumentos presentes, y que puedan expresar de manera libre lo que sea (sí, lo – que – se-a), para que se logren dos cosas básicas:

1) Que el cambio cultural se dé más rápido gracias al libre flujo de información (cosa que aterra a PRInosaurios y a casi todo grupo de poder, incluidos corporaciones y banqueros)

2) Que esa violencia que tanto horroriza a las doñitas y doñitos hoy, no se convierta en violencia verdadera, no la estupidez que estas personas que viven en la isla de los Monkikis piensan, no, violencia de golpes y pistolas y cosas horribles de cuentos de espantos de verdad verdadera.

 

 Y suben a su refugio para su seguridad

Ser Monkiki… ¡es felicidad!

¡canta conmigo, punta de la pirámide!

¡¿Cómo diceeee?! 

 

Mis nominados para el Pony Arcoiris del año, que premia ternuras, inocencias y miedos enmascarados como intelectualidad y valores universales:

 

Yo te digo cuáles sí son tus derechos y cuáles no,

la constitución y el sentido común ¿¡qué!?

¿Tons pa qué pedir una investigación, apá?

¿nomás pa saber quiénes eran?

“Intolerancia” junto a “terrorismo”, las palabras comodín

de los discursos de hoy.

O llamémosle:

“De Cuando el otro ejerce sus libertades y a mí no me gustan”

Qué pinche violencia y antidemocracia es esto de 

correr a un candidato porque no se le quiere en algún lado.

Maldita muestra de democracia… digo, antidemocracia o… ¿¡cómo era?!

*Facepalm Foucaltiano*

Vigilar y castigar

Ay, pelonsín de mis amores, seguro te retuerces en la tumba.

Y así, le resumo que en lo que hoy pasó, tenemos una muestra más de que la cultura se mueve mucho más rápido de lo que pensamos y que los que se van, se van y los que se quedan, se quedan. Hoy, en eso se centra nuestro conflicto, el paradigma que quiere mantener el control y el poder sobre expresión, medios e instituciones para mantener el mentado establishment, junto a los de “voz importante” que los apoyan, aterrados del paradigma que viene: los que estamos hartos de sus controles, de sus abusos, de sus ganancias explotadoras, de sus empresas trasnacionales, de su voracidad sin regulación de gobierno o estado, de sus medios comprados, de los que los apoyan por dependencia patológica a ese sistema que les da de vivir, comer, abrigo ante la prole, un coto padre con los demás ciudadanos de primera catego y el goce de derechos extras.

Sorry, men! es que esto de la oligarquía y la aristocracia

ya nomás no está funcionando;

no nos sale, marchantes.

Ahí vienen nuevas generaciones que no se callan, aunque estén en la universidad de “gente bien, humanista y calladita”, esos “intolerantes” y “violentos” que nunca alzarían ni una piedra, sabiendo que con la voz es suficiente. La voz sabe decir desde argumentos, hasta groserías cuando se está hasta la madre. Les guste o no, les arda o no, les parezca aceptable o no, la voz ya no necesita comprar medios o cobrar favores, tiene a esa pesadilla que apenas empiezan a comprender los dinosaurios: Internet y la libre expresión en sus escuelas, en la calle, en la vida.

Váyanse acostumbrando unos, y los otros váyanse acostumbrando a los intentos, cada vez más desesperados, de controlar la libre expresión y sus derechos, en especial, internet.

Ansori, beibs, el mundo sí cambia, todos los días y a cada segundo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.