Total, aquí no pasa nada - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
Total, aquí no pasa nada
Por Jorge Hill
14 de julio, 2012
Comparte

 

A veces quisiera uno dejar de intensear, chingao, pero no se puede. Es que, fíjese, anda uno de más-o-menos humor y quisiera escribirle cosas más-o-menos bonitas, o un cuentito, o algo personal, acá, relajado. Tal vez un poco de poesía. Nah, nocherto, la poesía nunca se me dio, aparte de que casi no leo poesía. Sí, soy de esos lectores asiduos que a la vez son “nacos” porque no leen la máxima expresión de la escritura y todo eso. Ni modo.

Siempre estoy buscando cómo superarme como escritor.

El chiste es que no puede pasar una semana sin que, ya no digamos en el mundo, por lo menos en México, pasen mamarrachadas dignas de congalear, de postapocaliptiquear, de exponer y expresar con todo el absurdo y ridículo que conllevan, de dejar las politiquerías y las correcciones políticas para tantos otros lugares y discursos que por pena, autocensura o mañosa línea editorial, no dicen lo que se está pensando, o lo que está pasando. Eufemizar la vida y los contextos, la misión de la mayoría de los medios.

 

Mantener ciertas cosas en silencio no es “mentir”

Gracias, San Juay De Rito.

 

La semana pasada, en vísperas de las noticias del bosón de Higgs, escribí acerca de una partícula teórica que sería capaz de proveer a la realidad de una capacidad exótica de cinismo, el Cinitrón. Creí que sus manifestaciones podrían bajar con los esfuerzos de algunas instituciones y organizaciones, pero… NOT. Lo que debe hacer uno es asumir su existencia perpetua, y lolear al respecto, ya que no hay de otra, ya que hacerse la víctima o tirarse a la tragedia no lleva a nada. Y no es muy mexica eso de no burlarse ante la tragedia y el absurdo.

 

 

Para absurdos que pasan como cotidianidad para resbalarse hasta el olvido, este país se pinta solo. Nos lo demuestra en esta semana el regreso, local, estúpido, atrasado y fuera de lugar, de #ACTA. Mientras la gran mayoría del mundo, sobre todo “el primer mundo”, ya dio el tema por descartado y lo mandó a rechingar a su madre por ser inconstitucional y por atentar contra derechos humanos, en Mecsicalpan de las tunas, en este gran y surrealista Comala, un embajador mexicano en Japón (no es chiste) firma la aprobación de ACTA a espaldas del pueblo mexicano y se pasa por los tanates a no sé cuántas instancias de gobierno, empezando por el senado, que ya había dicho QUE NO.

“Que no, chingao, ¿qué, no entiendes?”.

Pero es que hay gente que ni siquiera entiende el “¿Qué, no entiendes?

 

 

La infame ley ACTA, que se disfraza de “anti-piratería”, no es otra cosa que un intento más del kraken formado por la élite corporativa para abrocharnos más a todos, criminalizarnos y tener el control completo de productos, creaciones y derechos ajenos. Una herramienta más del juego monopólico global. Esto había quedado tan claro que incluso miembros del gobierno se despedían de ACTA con un “Hola democracia, adiós ACTA”. A mucha gente aún le sigue valiendo un reverendo cacahuate, me imagino que no opinarán lo mismo cuando quieran meterlos a la cárcel por bajar algo de internet, recibir multas o de plano irse al tambo por subir un video a YouTube en el que de fondo suene alguna canción registrada; en caso de que siguiera existiendo YouTube, ya que ACTA destruye la esencia misma de internet. Una ley de viejitos locos billonarios que no entienden internet, para seguir haciendo billonarios a más viejitos locos, o a sus hijos, o a sus nietos, que si entienden internet, les vale madre, ya que las ganancias monetarias son suficientes para joderse al resto del mundo.

Si ACTA se implementara en el mundo, nunca podrías ver esta maravilla,

incluye un remix, con derechos de autor, de una canción con derechos de autor.

 

El pensar que es pura necedad del gobierno o que simplemente “no entienden internet” es parte del desarrollo de esta entrada y es, al final, una retórica, en esencia es una inocencia, una estupidez. La realidad, que hemos visto en los cabildeos en todo el mundo, es que facciones de los gobiernos de todos los países que apoyan a ACTA entienden internet perfectamente, pero entienden mejor el lenguaje del dinero y del abuso, entienden el poder que está en sus manos y hacen uso de él, desde la “legitimación” que les da estar en  las puntas o vertederos del poder mismo y su “oficialidad”. Quien está a favor de ACTA, dentro del gobierno, no está, ni estará nunca, tratando de detener la piratería o llevar más dinerito a los creadores, artistas e intelectuales, pft, por favor. Esas personas están a favor de la monopolización, del abuso, del capitalismo absurdo sin regulación, y tienen muchos incentivos económicos, ya sean privados, debajo del agua o simplemente dejando puesto el mantel del picnic de favores para que vengan los señorcitos de las lanas y del poder a decirles “muchas gracias, canijo, te debo una”.

 

Llámale “poder”, beibe.

 

Por otro lado están, como en el caso más notorio de Estados Unidos, muchos congresistas o personas con poder en el gobierno, que al mismo tiempo son accionistas, dueños o tienen inversiones e intereses en las grandes compañías y organismos que impulsan ACTA. Vamos, un marranero de corrupción, coacción y manipulación dignos del criadero de Porky.

 

Y eso que no son conejos.

 

La buena noticia, dentro de todo este absurdo juego de poderes e intereses, es que para que ACTA se implemente, primero debería ser ratificada en el senado, cuando en el senado ya se dijo hace meses que no y que no y que no, chingao. Aunque uno nunca sabe qué tranza con nuestros gobernantes, ya ven que son más “bipolares” que sextuitera borracha a las 4 a.m. en sábado. También, uno nunca sabe cómo cambiarán las cosas ahora que copetes se suba a la silla presidencial que le regaló Televisa y el hambre acarreada de un país tercermundista desesperado por 1500 pesos de despensa de Soriana, que al final se redujo a 100 pesos… o a “nada” pesos. Pero en este país “no pasa nada” ¡No hay pedo, mijos!

Y hablando de copetes y cinismos absurdos ¿qué tal la noticia del lunes en la que nuestro galán de taranovela dice que hasta el presidente fue engañado por la oposición y lo hicieron creer que sí hubo compra de votos? Yo hasta creí que era un nuevo sketch de “La Familia Peluche”, mantos. Después ya vi que no, nada más es igual de absurdo y es producido por la misma compañía. Como nuestro contexto y nuestra realidad enmascarada. Bienvenidos a la mascarada ¿Qué vals nos echamos?.

 

Ternu, pa abrazarlo, como si fuera de P. Luche.

Luego me estuve chutando diversos tweets, artículos y documentos relacionados a la nula efectividad que han tenido instancias oficiales para marcar el escándalo de la compra de votos, irregularidades, financiamientos chuecos y acarreos, como lo que es, un escándalo nacional e internacional que en cualquier otro país que se diga “civilizado” ya hubiera causado un movimiento real en las leyes y estructuras, incluso la anulación del señor-don-presidente.

 

Pero como estamos en el país del aquí no pasa nada, pues ya saben, pa qué les platico. Y, uy, no vaya a ser que uno se ponga del lado de las injusticias porque resulta ser AMLOVER; no vaya uno a guiarse por la consciencia, la ley, la empatía, el sentido de justicia o hasta la constitución, porque automáticamente se vuelve un “revoltoso”. Jijuesumá, si tanto vatillo mexicano se pusiera a leer su constitución y se dieran cuenta que hasta la manifestación y revuelta contra el gobierno está incluida como derecho, se les caerían los calzoncitos de ver tantos y cuántos y cuáles derechos no imaginados se supone que tenemos, pero son letra muerta. O no se les caería nada, total… la zombieficación matrixera de papá gobierno corrupto y mamá TV ya está tan entretejida entre ellas y entre las neuronas de la población, que ya ni sabemos leer lo que está escrito. Ya no hablemos de interpretaciones o lecturas diferentes.

 

¿Mh?

En fin, ante tanto absurdo cotidiano, me pregunto cuándo empezarán los medios corporativos y las facciones abusivas del gobierno, de la mano, a intentar frenar el avance de internet o de plano controlarla y censurarla en México, siguiendo la línea en donde la “cultura” de taparle el ojo al macho , tan pan nuestro de todos los días, desemboca. No creo que falte mucho, con eso de que ya quieren hasta aprobar leyes para criminalizar a los que “critiquen a candidatos y políticos”. A ver cómo nos va a individuos y medios que no gustan de eufemizar la vida, el contexto, la política, economía, cultura y sociedad.

¡Allá vamos, Mexikiztán!

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.