A discriminaciones y madrazos nos entendemos - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
A discriminaciones y madrazos nos entendemos
El mexicano suele confundir falacia ad hominem con realidad, discriminar y como consecuencia ser parte de un sistema de pensamiento que fomenta la invisibilidad de otros ciudadanos ante la ley y los derechos humanos.
Por Jorge Hill
31 de mayo, 2013
Comparte

cat-fight--icon-1

Frases escuchadas y leídas esta semana: “Qué bueno que se madrearon al de Viva Aerobús por burlón, él es un empleado nada más”, “Los desaparecidos del bar Heaven son de Tepito, equis, seguro delincuentes”, “El chavito que madrearon los granaderos en el ángel algo habrá hecho, aparte me metí a su facebook y tiene fotos en Europa, ahora resulta que pide dinero para su operación”.

En las líneas de “No importan tantas muertes en México, son narcos matándose entre ellos”, nos encontramos chuladas como las anteriores, productos de la mente cotidiana mexicana que asume antes de averiguar, juzga antes de conocer los detalles y se vuelve verdugo de caricatura: babeante, brutal, siguiendo órdenes e instinto, haciendo exposición clara de un déficit neuronal tan trágico como cómico.

VERDUGO

Cada día salen a relucir más detalles sobre el caso de los desaparecidos del Bar Heaven, fueron necesarias las 72 horas que marca la ley para que se iniciara una investigación oficial*. Para muchos, esto es inaudito. Desgraciadamente es normal y necesario, parte del sistema de cualquier país; si no me equivoco en Estados Unidos esperan 24 horas, esto es para no utilizar recursos en casos en los que los desaparecidos decidieron irse de pedota brutal o nada más se aventaron un berrinchote y huyeron durante un día, cosa que pasa a cada rato. Y sí, no tendrían qué estar haciendo los polis buscando pistas donde no se sabe aún si existe un caso. La parte de terror empieza cuando viene la ley misma a sumarse al discurso discriminatorio y criminalizador. Que si uno es hijo de un ex-líder del cartel de Tepito que lleva 10 años en la cárcel, que otra conocía a quién sabe quién, que otra parece trasvesti, que están bien feos y que son, nos lo dejan clarisisímo los medios una y otra vez, “DE TEPITO” ¿entendieron lectores? ¿entendieron público de las grandes televisoras? ¿Ya les pinches entró a sus tarugas mentes? DE TEPITO.

Diablo-III-epic-wallpaper

Retrato hablado de “un tepiteño”

No recuerdo que todas y cada una de las notas de desaparecidos o sobre cualquier cosa hablen de la colonia en donde viven los protagonistas, curioso, tú.

Vamos a suponer, haciendo el asqueroso ejercicio de acompañar a aquellos sospechosistas en su lugar de “inocente” e “inconsciente” discriminación como juez y parte, que los desaparecidos son criminales ¿qué chingados? ¿entonces no hay que buscarlos? ¿No tienen derechos? ¿son escoria y la escoria no tiene lugar? ¿no existe? ¿deben ser invisibles? ¡y que viva la gente bien y bonita, goeis!

eugenesia001

¡Heil, Mexitler!

El mexicano está cabrón, cabrón les digo. Está tan arraigado el clasismo, que la mayoría de la población concuerda en esta y otras cosas, como que “No somos iguales, gato” y que los empleados están aquí para servirnos funcionando casi como esclavos, de manera que cuando uno se pone al brinco, sea esto adecuado o no, merece látigo, eso se gana por salirse del guacal, por ponerse a la par del amo, por recordarnos lo que casi nadie quiere aceptar, eso que parece hacerle tanto daño al ego cotidiano: que sí somos todos iguales, ni pedo, [email protected]

(¿Por qué todavía no existe una versión “Street Fighter”? me decepcionas, internetz)

Así el caso del empleado de “Viva Microbús” (lol), que decidió tirar un par de burlas y sonrisitas sarcásticas ante la presión de una horda iracunda a la que sólo faltaban trinches y antorchas como en película blanco y negro de Frankestein. “Pues qué bueno que se lo madrearon” porque ya saben, no todos somos iguales y empleado que hace mal su chamba y aparte se burla no se le debe reportar para que lo corran, lo que se debe hacer es identificarlo como el problema mismo o la fuente del problema, volverse un pinche animalito y madrearlo, porque él es el  malo y es todo lo que está mal en el mundo, o sea que “Ay, me dueles México, con tus esclavos respondones”. Oisamamada.

cakes

Luego viene el caso del señorito Javier Casarrubias, que se fue solo a celebrar el triunfo de su “Ame” el domingo al ángel, y unos granaderos, después de soltar un muy representativo “ora sí, pinche americanista” lo noquearon, le tronaron el tobillo y le robaron el celular. La noticia no tardó en ser escándalo por el contenido pambolero, porque el señorito Casarrubias es “güerito” y galán (con todo y su look de trailero gringo glamrocker) y porque dio, una vez más, de qué hablar a tanto hocicón y a tanto prejuicioso. Uno que otro expresó su gusto porque lo madrearan, ya que, obvio, pues le va al América, güey, y eso es razón suficiente aquí en mexicalpan de las tunas, la telenovela y el santo fucho mailob con el que na-die pue-de me-ter-se. Otros se dieron vuelo asumiendo que mister cakes “algo habrá hecho para que la ley lo madreara”, porque claro, si haces algo no se te debe detener y llevarte al ministerio, y que si la averiguación previa y la manga del muerto, no no, ¿eso pa qué? si haces alguna chingadera los polis te deben de madrear, robarte tu teléfono y dejarte en el hospital, esperando a que te arreglen la patita desconchabadita mediante una operación en la que se te deben de meter clavos para atornillarte de vuelta los huesos e incapacitarte durante unos tres mesesitos, de mínimo.

Screenshot_1

El güerito, al no tener seguro médico, pidió a amigos y a cualquier persona que tuviera la suficiente empatía, a través de las redes sociales, que se mocharan para pagar una operación de 30 mil morlacos de los que no dispone. Pero ah, se fueron a meter a su facebook y vieron sus fotos de hace unos años en Europa. No pues este seguro nos está tranzando, en una de esas ni pasó nada y nomás quiere juntar para irse otra vez este año al Wacken a rockiar como un rey del merol.

La gente le busca tantas chichis a las lombrices y tres pies a los gatos que hasta este congalero sale mencionado, porque ¿cómo es posible que habiendo tanta muerte, pobreza, destrucción, especies extinguiéndose día a día, hambre en África y oh, criaturas abandonadas en el mundo, se le ponga atención a un güerito madreado por americanista? así el criterio inicial como interrogante, como respuesta se manifiesta en un “Pues claro, es amigo de un pinche opinólogo de Animal Político con influencias y amigos en el poder, entre los círculos de pseudointelectuales y politiquillos”. En efecto, master Casarrubias es un gran amigo mío y el asunto me pareció tan grave que merecía atención. Los señores reporteros, subdirectores y directores de Animal Político, que obviamente no tienen criterio propio y son mis esclavos, que manejan una de las páginas más leídas de todo México dependiendo de mis caprichos diarios, que desvían fondos hacia mis diversas cuentas en Suiza, que me organizan cenas secretas con  mandatarios iluminati, ellos, ellos cayeron en mi trampa: no había un brutal abuso de poder, no había serios incumplimientos de la ley, no había crimen, no hubo destrozos de derechos humanos. No, no había noticia aquí, jajaja, ¡los manipulé like a boss, seres sin criterio!

Mindtrick

De hecho mi Jedi mind trick ya llegó hasta Derechos Humanos, osom.

Así la cosa en el mundo mexicano de las clases y los resentimientos, de los ardores de asumir sin saber, de los sinsabores de lo público, lo agridulce de exponerse ante los demás, los hocicotes que se abren como respuesta única de dos neuronas haciendo sinápsis; la nueva máxima cartesiana en la que queremos vivir ahogados en este, uno de los países más clasistas y discriminatorios del mundo, en el que discriminar no está tan mal, porque al final todos somos premiados por ello: asumo, discrimino, mamo; luego existo.

Pero el colmo, el colmo máximo, cereza del pastel de colmos con betún de colmo, es tener que escribir sobre algo que se supone que ni se debería analizar ya, que debería estar instaurado de manera inequívoca en la mente del ciudadano y como función inamovible y férrea de las instituciones: güerito, moreno, empleado, jefe, criminal o blanca palomita, todos tenemos los mismos derechos y deben ser vigilados y respetados de la misma manera.

¿No te gusta? sorry, beeeeyotch! agárrese la máquina del tiempo y échese pa atrás unos 50 años… no te vamos a extrañar.

doctor who grumpy cat

*Edición: me informa la mismísima @Malamadremx que por el número de desaparecidos y gracias a cambios en las leyes en 2011, las denuncias en el caso del bar Heaven deberían haber sido atendidas en el acto, aquí la información.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.