Avatar de oveja - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
Avatar de oveja
Una reciente ola de ultras se autodenominan progres, y quieren usar el poder del estado para callar lo que no les guste. Trolls con avatar de oveja.
Por Jorge Hill
3 de octubre, 2015
Comparte

Si te gusta este congal o sólo caes de repente, habrás leído la frase “fachos disfrazados de progres” o algo similar. Lo que parecían fenómenos aislados hace unos cuantos años, es hoy una realidad, una masa que ha ganado momentum y poder suficiente para pasar del rant en redes sociales a los medios masivos tradicionales.

Hoy, desgraciadamente, la palabra progressive (progresista, progre) se empieza a utilizar de manera peyorativa gracias a este tipo de personas, que con una pizca de cinismo y una seria ceguera hacia su propia ideología y actitud, se han autodenominado así.

enhanced-buzz-30925-1357667439-0

Un pequeño escándalo –otro más en una larga lista- surgió estos días, cuando Arthur Chu, supuesto progresista y comediante, escribió un artículo para Techcrunch donde le pide al presidente Obama que se deshaga de la sección 230 de la Communications Decency Act of 1996. Como explica este artículo, lo que Chu propone, apoyado por una masa inmensa de seudoprogres, es poder hacer “responsables” a plataformas por alojar comentarios que se consideren acosadores, agresivos o fuera de lugar. Chu quiere “deshacerse” de los trolls tapándole un ojo al macho desde la prohibición del estado, poder demandar a Facebook o a cualquier página de internet si no se responsabilizan de su sección de comentarios, obligándolos a “controlarlos” detenidamente.

 


Pareciera una buena solución por encimita, basta del hostigamiento online que la mayoría despreciamos, basta de amenazas de violación y muerte a mujeres por expresar sus ideologías feministas, basta de tóxicas comunidades en Youtube o Reddit, basta de que mis sentimientos sean heridos cuando me expongo al mundo como nunca antes en la historia había sido posible: hoy todos podemos ser figuras públicas, muchas veces sin quererlo.

Si dejamos de leer por encimita, empieza a surgir la locura, lo ultra y lo nada-progre de estas ideologías: ¿Qué límite se quiere usar? ¿Dónde empieza y dónde acaba lo digno de censura? ¿Desde qué poder y desde qué ideología se instaurará esa censura? Y la pregunta necesaria, porque la historia del poder nos obliga a repetirla una y otra vez: ¿qué nuevos puntos de abuso van a surgir gracias a permitir censurar más en vez de menos?

Somanysjw+source+r+funny+subscribe+for+more_f3fdb9_5302248

Los argumentos que suelen utilizarse tanto a favor como en contra son inútiles, irrelevantes para una auténtica solución. En contra: que las amenazas de muerte o violación normalmente son falsas y parte de un trolleo, que te aguantes porque así es la vida, que si no te gusta no uses internet, que tú te lo buscaste por andar haciendo videitos o andar escribiendo lo que piensas. A favor: que otros medios tradicionales sí pueden ser demandados si “hablan mal” de alguien o abusan de su poder como medio, que todos tenemos derecho a la privacidad mientras queremos ser muy públicos, que las redes sociales son un nido perfecto para el acoso, el hostigamiento y la destrucción de vidas.

El problema con internet es que para las leyes y regulaciones, es lo que un hoyo negro a los astrofísicos, toda regla y todo entendimiento común se rompe y deja de funcionar. ¿Cómo quieres regular desde tu pequeño estado algo que es mucho más grande que las fronteras de tu estado y poder? Desgraciadamente, poderes inmensos como los de Estados Unidos sí pueden lograr el lobbying suficiente para cambiar las cosas, hemos visto cómo se ha intentado con iniciativas como SOPA y PIPA, que de no haber sido por una respuesta global, podrían haber cambiado a internet para siempre, y estos intentos se siguen y seguirán haciendo.

A mí también me encantaría que no me llegaran muchos comentarios de los que me han llegado en estos 5 años en el congal o en los pocos videos que tengo en Youtube, los miles que recibí siendo moderador en foros a finales de los 90, los cientos que veo hacia mí o hacia otros cada vez que entro a un juego online, donde todos sabemos –aunque no es verdadera solución- que evitar un servidor gringo es el primer paso para tu tranquilidad. Sorry, güerillos, pero it’s a fact.

avatar sagan trolls

Estos días empecé a hacer videos de cocina otra vez, y sé bien que viene lo que siempre viene, para todos los que se animan a ser “más públicos”: no podremos salvarnos de varios comentarios con intención hiriente, algunos seguramente amenazadores. A pesar de tener el cuero bastante bien curtido de internetez, puedo decir que me da una tremenda hueva tener que pasar por el asunto, como casi cada fin de semana aquí en la sección de comentarios de el congal.

“¿Por qué pasa esto?” Todos nos preguntamos con cierta frustración, algunos dicen que “así es la internet” gracias a cierto anonimato (cada vez menos posible). No, así no es “la internet”, así es la humanidad, desgraciadamente no nos gusta asumir esto. No digo que no pueda cambiar, y deba, pero callarlos no es solución. Los problemas no se van invisibilizándolos, muy al contrario, toman fuerza y encuentran un lugar frágil para salir a presión.

¿Cómo desarmar esta toxicidad en internet? Ojalá tuviera yo una propuesta que no sea decir “estamos jodidos por nuestra jodida cultura global y nuestras torcidas prioridades, no por lo que se nos permite o deja de permitir”, pero sé lo ambiguo e inútil que puede ser usar el término “cultura”.

No tengo propuesta, lo que sí sé es que estos supuestos progresistas están creyendo ser algo que no son, el espectro tiene dos extremos, en uno están los ultraconservadores y en el otro estos autodenominados progres que tienen mucho en común: aman la prohibición, aman callar, aman cualquier cosa que les dé poder sobre los otros, aman el control, aman las reglas que los hacen a ellos estar bien mientras joden a los demás… esas reglas de control que más tarde se vuelven contra ellos, y ahí sí: “¡GOBIERNO REPRESOOOOOOOOOOR!”.

hqdefault

No, señor, no, señora, usted podrá pensar lo que quiera y debe ser libre de expresarlo donde quiera y como quiera sin temor a represalias, sí, sí, pero no se diga “progre” si es usted en realidad un lastre que busca el control, que es así como lo contrario de la libertad… you know? ¿Trolls y bullies siendo trolleados y bulleados con el poder del estado? Veamos cómo nos llevan entre las patas a todos los demás con su guerra de poder y control desde un extremo ultra al otro extremo ultra.

Las cosas como son, mis ultras control-freaks disfrazados de progres.

@jorgehill

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.