Ciudamo, vigilante - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
Ciudamo, vigilante
Ciudamo se sabe excelso y especial ciudadano. De la calle y la ciudad, el único puto amo.
Por Jorge Hill
5 de marzo, 2016
Comparte

vigilante-force-poster-672x372

Ciudamo se sabe excelso y especial ciudadano. De la calle y la ciudad, el único puto amo.

Harto de los ya cotidianos abusos de poder desde las altas esferas de las élites políticas y empresariales, Ciudamo decidió que alguien ya tendría que hacer algo. Que nadie hace nada, que sólo se quejan y se quejan sin derecho a hacerlo desde su cómoda pasividad ¿ni que fueran qué? ¿Gente imposibilitada por las estratégicas natas de poder para tener injerencia en él? ¡Patrañas! Querer es poder, poder es querer.

Para entrenar la mente se repasó las películas del Batman de Nolan, la muy cruda brasileira “Tropa De Élite” y todos los periscopes archivados de Arne, nuevo ídolo nacional rompeparadigmas. Para entrenar discurso acudió a Twitter, Tumblr, Jezebel y todas las páginas de Gawker. Para entrenar cuerpo sacó su consola vintage con el videojuego clásico “Vigilante”, cartucho original del 88; la bici orgánica de bambú recién comprada habría sido mejor opción, pero qué carísima y no le fuera a pasar algo.

Meses de planeación y noches de insomnio ante las bifurcaciones ideológicas y filosóficas lo llevaron al borde de lo que parecería locura a los cercanos. Un pequeño precio a pagar, pensó. Amistades y relaciones perdidas, otro sacrificio que sólo el que apunta hacia la grandeza sabe que debe soportar, sin preguntas, sin dudas, sin chistar. “Extremista reciente”, “sorprendentemente y sopresivamente radicalizado”, “intelectualizador que ya todo saca de contexto y todo forza a su reduccionista agenda”. Bah, meh, qué dicen, ellos qué van a saber, nunca supieron nada, nunca realmente lo conocieron.

Preparado con lengua, cuerpo y mente reforzados, resúmenes y síntesis de libros desde internet y cientos de tweets, Ciudamo decidió que esa día sería su día. Nadie podría detenerlo, les enseñaría a todos lo que ni siquiera imaginan que es bueno para ellos, lo que es bueno para todos. Él lo sabía, y los demás, hundidos en sus áridas e inútiles discusiones teóricas, en su pura queja y en su puro blablabla, no. El poder es de quien lo ejerce, y si se tiene un lugar desde donde se pueda ejercer de manera asimétrica, habría que aprovecharlo; pocos entienden a los salvadores, a los vigilantes, a aquellos que tienen que tomar las decisiones y actuaciones difíciles por los demás, por esos otros ignorantes comodinos. Acción, acción, acción, lo único que cuenta. Movimientos, cortes, lo tangible, lo que se ve, lo que existe ¡judo-chop! Las ideas sólo sirven para intentar justificar los hechos ya cometidos.

Ciudamo tomó su bicicleta, porque esta ocasión finalmente lo ameritaba, como abrir un especial vino que se ha guardado durante meses. Mientras pedaleaba con los audífonos puestos cantando Molotov “Si le das más poder al poder, más duro te van a venir a joder”, un incómodo recuerdo cruzó fugaz por su mente, Batman: “O mueres como un héroe o vives lo suficiente para verte a ti mismo convertido en un villano”.

Se sacudió el estúpido pensamiento de la cabeza y agradeció que los audífonos salieran disparados también. Pedaleó más fuerte, ilusionado, hacia un atardecer rojizo que se le aparecía épico, los ángeles lo habrían pintado sólo para él. Pronto llegaría, ataviado de su única y especial persona encarnada, a pedir chamba y bendición al H. gobierno mexicano.

@JorgeHill

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.