Ser creador en tiempos progre - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
Ser creador en tiempos progre
Ser creador, director, escritor o guionista en tiempos progre se volvió profesión de alto riesgo.
Por Jorge Hill
6 de mayo, 2017
Comparte

Ser creador, director o guionista actualmente se convirtió en profesión de alto riesgo. Ya no sólo se debe pasar por el largo y doloroso proceso creativo por sí mismo, también se deben de cuidar las opiniones de una facción del público con sensibilidades muy especiales, muy políticas y muy vocales.

Desde el principio de los tiempos el público busca aprendizajes morales, políticos y sociales en las historias, estén ahí puestos por el creador o no, cosa de interpretación. Pero esa facción del público de hoy parece empeñada, como si fuera manda, a encontrar todo lo que está, pero sobre todo lo que no está.

No es secreto para nadie que los grandes estudios buscan las historias más espectaculares y quieren como protagonistas a los actores y actrices más blancos y guapos. Pero el problema es sistémico, los grandes estudios no hacen esto, entre tantas otras mañas, sólo por capricho o porque son unos viejitos que no pueden ver más allá. No, estas decisiones se toman  porque se han hecho incontables estudios de mercado que revelan que esto es lo que quiere ver la mayoría de la gente. Un negocio es un negocio y para obtener ganancias se le da al cliente lo que pide. Será, entonces, que el mismo cliente es al que también le hace falta cambiar.

Hoy en día las cosas están cambiando y el público empieza a exigir otras cosas, otros acercamientos a las mismas historias, algunos caen en los extremos al ver que el problema continua. Recuerdo un revuelo que hubo alguna vez por el espectacular de alguna película de súper héroes, en el que el villano amagaba con dañar a una de las protagonistas. Se habló desde la progresía extrema acerca de obligar a quitar el espectacular porque perpetuaba la violencia de género. Uno se preguntaría a qué villano le importan los problemas de género. Es aquí donde se da el quiebre, donde la hiperrealidad le gana a la realidad y el público la ha confundido con la fantasía. Es ahí donde la tendencia gringa a vivir dentro del show y del espectáculo nos ha ganado y nos hemos perdido.

Ahí viene entonces el jugueteo ridículo entre creadores, estudios y público que muestra, por ejemplo, a una Scarlett Johansson como la mayor Motoko Kusanagi en Ghost In The Shell, pero nos dan una vuelta mareadora para justificar al final por qué una asiática tendría el cuerpo y la cara de una de las mujeres más deseadas del mundo del espectáculo. Ridículo, pero parece funcionar para algunos.

Es así como los creadores actuales deben estar esquivando y dándole vueltas ridículas a las cosas para tener a gusto a una facción vocal y privilegiada del público, esa que suena más porque tiene los medios, esa que tanto acusa de privilegios a los demás. El problema no es fácil, el público dice querer algo pero sus hábitos de consumo dicen otras cosas, también nos encontramos con una mayoría que no está del todo consciente de los problemas de género, clase y raza que existen en el mundo, pero uno se preguntaría si es el mundo del espectáculo quien debe de enseñarles, quien debe ser el mentor y el ejemplo, o si esto es únicamente otro síntoma de nuestra jodida hiperrealidad donde la televisión ha tomado el lugar de los padres y de la escuela. Irónicamente, la progresía pide educación y ejemplo desde el mundo del espectáculo. Vaya locura en la que ya estamos metidos.

¿La parte más triste de esto? Si le preguntamos a la mayoría de los creadores, escritores, guionistas y directores por qué se dedican a los que se dedican, encontramos la misma respuesta en tantos casos: “Yo sólo quiero contar historias”.

@jorgehill

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.