Crimen y castigo, friendzone y delirio - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
Crimen y castigo, friendzone y delirio
Un contexto de crimen y castigo para exponer a la palabra rehén "friendzone", favorita bandera de guerra de extremos del mundillo posmodigital.
Por Jorge Hill
22 de enero, 2016
Comparte

Dejan a Moreira libre en España y es una noticia decepcionante para casi todos. Lejos de la anticipación a la pérdida de un perverso y cotidiano schadenfreude, es más bien como si se perdiera una de las pocas esperanzas de llamar la atención nacional e internacional a la gravedad de nuestras realidades, al nivel fantástico con el que la corrupción opera y se disfraza por estos rincones oscurillos del mundo. Pero, tal vez no todo está perdido para lo que un prichairo o derechairo llamaría con desdén e insospechada falacia como “resentimiento social”: aunque Moreira sigue libre, no puede salir de España y la investigación en su contra sigue.

El sentimiento general parece un tipo de melancolía “Ah, qué pena, lo que pudo ser”.

El que sí debe andar mucho más bajoneado en su celda es el Chapo. Y es que imagine usted: tantos cuates que has puesto directa e indirectamente en lugares clave de poder en México, Estados Unidos y otros países, tanto dinero que le has dado a tanta gente, tanta empatía que has logrado que los medios sientan por ti, ser imagen encarnada del sagrado mantra estructural de la cultura mexicana “El que no transa no avanza“, tanto menso apantallado por fantasías TonyMontanescas en Hollywood y en nuestro Frijoliwood, tanto negocio armado sin violencia “activa”. “¿Y todo para qué? ¿¡Todo para qué!?”. Ya ni modo, a seguir chambeando desde la cárcel mientras se planea el siguiente escape del siglo. Vale madre, que hasta en la friendzone acaba uno.

Y deje usted que acabe uno ahí, más terrorífico es que tanta broma que se hizo al respecto se sume trágicamente a una muy confusa y desafortunada colección de fotos de Valeria Vázquez, “reviviendo la discusión” del friendzoneo.

Screenshot

Screenshot3

LOL

Y el jueguito diario de las falacias y los extremismos agarra calor, ahí en ese abismo en el que la trampa de las redes sociales como método efectivo de discusión o síntesis nos han hecho caer. Jugando a que supuestamente se está defendiendo algo con unos “Ya me friendzoneó la puta esa”, tan raros y perturbadores como un automático “El friendzone no existe, es un invento del heteropatriarcado criminal”.

No muchos quieren hablar de que friendzone sólo es un neologismo y un abstracto símbolo que sirve de rehén para cualquier discurso, de un lado y del otro. A pocos les importa que el friendzoneo pueda no ser exclusivo de género o de heterosexualidad, o que hay casi tantas definiciones de “Friendzone” como feminismos en el mundo, que ya de por sí tienen sus épicas y sangrientas batallas. No muchos se detienen a preguntar desde un extremo al otro “¿a qué te refieres cuando dices friendzone?” antes de lanzar ese ataque que ya se tiene preparado en guión de todas maneras, entonces soltar la feromona que va a atraer al fúrico panal correspondiente a nuestra facción.

Y es que un poquito de consistencia hermenéutica podría detener demasiado rápido tanta “discusión” por encimita, pero qué horror, qué blasfemia, eso mataría nuestra pasión, nuestro YOLO, nuestro FOMO, nuestro mame diario en el mundo de la imagen. La cansina repetición de todos los días ya en las redes zoociales. Y es que, también, ya vemos que en nuestra posmodernidad actual todo puede significar todo, todo puede ser interpretado como se quiera y a todo se le puede voltear la tortilla con la presunta precisión que sólo pueden darnos las chaquetillas mentales de nuestros restos culturales derridiano-lacanianos. Todo significa lo que significa, y también lo contrario, y todo lo que está en medio: todo puede ser acomodado y forzado a nuestra agenda y a nuestro discurso. Y es que, hoygan, más de 140 caracteres y unos likes ya sería mucho contexto y qué hueva, el contexto ni sirve, jaja, pa ke kieres saber eso.

No espere arrobas, equis ni “e” para forzar “neutralidad” en los siguientes párrafos, porque de verdad, qué ociosidad. Pero mientras unos se lanzan con picos y antorchas sobre “el feminismo” que inocentemente consideran un sólido y único bloque, haciendo unas rebeldes de sus mujeres, otros les toman la palabra y juegan su juego, tratando de mantener vivos mitos ridículos como el de los videojuegos y las artes como manifestación y al mismo tiempo causa de la violencia contra la mujer, o el tremendo delirio compartido de “la cultura de la violación”. RAINN (Red nacional para el abuso, violación e incesto) era una fuente constantemente citada por parte de esas facciones feministas, hasta que hasta la organización misma tuvo que salir a dar declaraciones públicas y pedir a la Casa Blanca (la de Obama y saludos a Michelle, no la de Peñita y Gaviotirri) que por favor dejaran, en sus propios términos, de normalizar el delirio como cultura. Evidentemente, RAINN y otras organizaciones que de vez en cuandocito intentan llamar a la racionalidad mediante la ciencia, la estadística o a la pura lógica, ya no son tan cuates de esas facciones, ni tan citados -ahí sí, creo, síntoma y causa de los tiempos contemporáneos-. Malditos racionales traicioneros, víctimas del postmachismo institucional, deberían checar sus estúpidos privilegios interpretados desde mis privilegios para no hacer quedar mal a quienes los citaban anteriormente y los usaban como pilar de razón indiscutible… o de interpretación forzadísima sacada de la ancha manga posmo.

6fe

Así, finalmente se les empieza a acabar la fiestecita a los sarkeesianos y otros extremos de nuestra posmocultura, repito, tan dados al catre como cualquier franco promotor o promotora del machismo actual, esos del otro extremo.

Todos esos amigos y conocidos de ambos sexos que en los últimos meses han confesado entre copas que prefieren decir “sí, sí” o mejor quedarse callados en estos temas por temor a que se les retire su “ProgreCard” junto a algunos de sus privilegios devenidos de la glamorosa progresitud actual, ya pueden estar más tranquilillos y empezar a asomarse temerosamente desde el clóset. El fallout radioactivo y tóxico parece empezar a disiparse. Algunos de ustedes tendrían algo qué perder como representantes serios, académicos y famosos de temas como estos, de la intelectualidad y cultura como tal. ¿Yo qué? Meh, ni yo me tomo en serio, por eso nos dedico esta canción:

Una versión acústica con todo y letras, espero no sea demasiado problematic para el status quo progrefacho que parece andar de salida ya, bendito cristodios el niñosanto y sus sangrados clavos y espinas.

Y para que no se diga que sólo se muestra el extremo delirante de un lado, aquí Paul Joseph Watson, un cabecilla del movimiento MGTOW (Men Going Their Own Way) que anda ahí por las locas-locas ramas del conservadurismo reaccionario, ahí arriba junto con el “meninism”… lol, “meninism”, qué tarados estamos ya.

Y entonces la vida sigue, con la dramática historia que se ha repetido millones de veces en la humanidad y ha servido para incontables películas, guiones, novelas, tragedias, dramas y comedias: hombres y mujeres gustándose y no gustándose, unos actuando ante eso con empatía y sinceridad, otros aprovechando con sadismo, narcisismo o sociopatía que otras personas melancólicas o masoquistonas harán muchas cosas por ellas con tal de recibir la promesa tácita o explícita de que algún día, tal vez, se les va a amar de vuelta; o llegar a la conclusión de que el silencio y la mínima posibilidad de estar con él o con ella es suficiente.

pagafantas-620x439

Ay manos, ay manas, no es casualidad mi alejamiento progresivo (que no progre) de las reses zoociales, no me lo tome usted personal, pero qué hueva tan ominosa y aplastante ya estar todo el día en el “por encimita” de la discusión, del aprendizaje, de la información, de la opinión, de la amistad… del todo.

Si quiere ver mis esporádicas e intermitentes apariciones y graciosas huidas de los panales, ando por acá @jorgehill, y si somos amigos o conocidos, o le interesa que lo seamos, mejor invíteme a sentarme con unos vinos a platicar y discutir, a conocernos y conocer nuestros símbolos, a entender qué se está diciendo uno cuando utiliza tales o cuales palabras y evita otras, en vez de que estemos perdiendo el pinche tiempo y los afectos tirándonos efímeras falacias digitales… y peor aún, creyendo que eso es “discutir” o que nos lleva a cualquier otro lado que no sea a los extremos, y a odiarnos, así, a lo pendejo nomás.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.