Criterio en la aplicación de la ley ¿quimera? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
Criterio en la aplicación de la ley ¿quimera?
¿Las leyes deben ser aplicadas sin miramientos a los detalles? ¿El poder debe ser ejercido por encimita para enseñarnos una lección a todos los que miramos?
Por Jorge Hill
15 de noviembre, 2013
Comparte

el-poder-del-pueblo

Bueno, ya sabemos todos que hay rollo de Televisa y El Buen Fin, y que si el consumo y que si la manga del muerto. Ese tema ya está muy manoseado y que cada quién haga lo que quiera con su dinero, total, ya está más que demostrado que aunque se le diga a la gente que su consumo y sus hábitos cotidianos son lo que cambia y mueve el sistema económico, y causa o previene crisis, les sigue valiendo madre.

Así que vámonos a otra cosa, no tan lejana.

Hace más o menos un mes fue cumpleaños de mi madre, en una cena con pocas personas, para celebrarla, salió el tema de las marchas de la CNTE.

Intenté dejar claro que aunque no estaba del todo de acuerdo con la manera de hacer las cosas de CNTE y que estaba muy consciente de la tradición de corrupción que existe dentro, también era necesario ver que había muchas personas con quejas legítimas que no tenían otra manera de “manifestarlas”. Que una manifestación, finalmente, eso es, es una manera de decirle a tantos de nosotros que vivimos de una manera cómoda, que “aquí hay un problema”, “míranos”, “si es necesario ser un obstáculo en tu cómoda vida para que nos mires, eso haremos”.

Las manifestaciones eso han sido siempre, y siempre lo serán. Y probablemente no hay cambio social que no haya empezado con ese tipo de manifestaciones, son el inicio de un catalizador social, o tal vez la muestra de el “momentum” de un cambio social, que bien puede tardar muchos años. Ahí la extraña inocencia con la que se ven las manifestaciones o las denuncias, diario tengo que leer, por ejemplo, a rampantes idiotas con tweets como “Ya mañana se va EPN gracias a sus tweets de enojo”. Me parece tan imbécil creer que un like o un hashtag puede cambiar algo, como tan descerebrado que las personas del otro lado del espectro no puedan ver más allá del hecho, que no puedan ver que una masa da, por muchos lugares y de muchas maneras, manifestaciones de lo que está pasando y de en dónde hay problemas. Entender a la masa como el espejo que es. “Manifestación” como en “algo se está manifestando en todo esto”, como en “poder darle una lectura” a un fenómeno más grande que lo que vemos frente a nuestras narices.

El asunto es que en la cena salieron  un par de temas que me dejaron pensando, en lo externo y en lo personal también. Un caso especial ahora ronda en mi mente cuando hablo con personas que no quieren ser parte de lo que son aunque no quieran, de nuestra sociedad, su política, sus instituciones, sus leyes y cómo estas leyes son aplicadas: en cómo permitimos que se ejerza el poder sobre nosotros. El caso es de una persona conocida que fue detenido arbitrariamente por estar repartiendo volantes cerca de la marcha. Esta persona no tenía nada que ver con CNTE, y como normalmente sabemos los que intentamos enterarnos con alguien que no sea Dóriga, las detenciones de “vándalos” en estas manifestaciones suelen ser, de mínimo, en un 50% arbitrarias, llevándose incluso a periodistas, independientes y no independientes. Para poder sacarlos de ahí se necesita toda una movilización -manifestación- de la gente, a veces se logra, a veces gana la corrupción y la aplicación de la ley “por encimita”, “sin criterio”. ¿Será entonces que el poder debe ser ejercido sin miramientos, sin búsqueda de los detalles y con todo el rigor y prejuicio para “enseñarnos una lección” a todos los demás? ¿para que mejor ni le movamos? ¿Qué eso no es parte de la definición clásica de “lo dictatorial”?

La discusión rondaba sobre esto, la aplicación de la ley con criterio, y se hablaba que la ley no podía tener criterio, sólo era ley y ya. Entonces, me pregunto: supongamos que fuera yo el detenido arbitrariamente ¿mi familia opinaría que la ley debería tener criterio en ese caso?

Ahora, no es que venga yo a trollear a mi familia aquí, adoro a quienes estaban en esa cena, el punto de fondo es extender estos pensamientos: ¿Será que sólo queremos ver los detalles de la justicia cuando la injusticia nos toca cerca? ¿Por qué no podemos empatizar con los demás? ¿Qué no es un ejercicio mental y socialmente responsable el analizar constantemente las leyes que te rigen? ¿pensar sobre su validez, sus fondos, sus argumentos, si siquiera están vigentes en nuestra sociedad actual, si son obsoletas y si en verdad sirven para algo?

Creo que cualquiera sabe que todos nos preguntamos estas cosas en algún momento, pero algunos deciden olvidarlas, de preferencia, para siempre. Son incómodas en lo interior y son todavía más incómodas afuera, en los grupos de amigos, en las redes sociales, en la familia. Tampoco es que sea necesario estar machacando este tipo de cosas con medio mundo y a toda hora, pero, entonces ¿cuándo es un momento correcto, si normalmente no queremos hablar de esto nunca? ¿si incluso parece estar hasta de moda y ser muy bien visto el que alguien no se preocupe o hable acerca de ello con sus cercanos? es muy cool y muy “alivianado” el no “estar de izquierdoso revoltoso”, es algo deseable. ¡El no intentar ser un pequeño catalizador de tus grupos más pequeños y próximos está bien visto!

Ay Jesú…

Será que “salí a la abuela”: respondón, caprichudo y preguntón, para todo tengo un “¿por qué?” y para la respuesta, normalmente un “Sí, eso es lo que se cree o se asume automáticamente, pero ¿por qué? ¿cuál es la lógica detrás”. Y a veces se me cuecen las habas para que todos lo hagan. Pero ni modo, pos no es a huevo.

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.