Desensibilización progresiva y nuestra mermada apreciación. - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
Desensibilización progresiva y nuestra mermada apreciación.
Por Jorge Hill
17 de febrero, 2012
Comparte

Una mañana de 2007 un hombre sale de una estación del metro de Washington con un violín y una gorra puesta, se pone a tocar ante los apresurados hombres y mujeres que van tarde a sus trabajos y ensimismados. Después de algunas horas, únicamente un niño de 3 años con su madre y un puñado de personas se han detenido para escuchar unos momentos y dejarle un poco de dinero.

Entre las obras tocadas estaban piezas de Bach y Schubert consideradas de la música más hermosa jamás hecha y más difícil de tocar. El violinista es Joshua Bell, un prodigio del violín que cuenta con innumerables premios y llena a retacar cada sala en la que se presenta alrededor del mundo. La situación es un experimento llevado a cabo por el Washington Post acerca de nuestra percepción estética y de cómo es moldeada por nuestro entorno y necesidades culturales, por los medios y sus necesidades, por la industria de la música y sus necedades-necesidades.

La década en la que todo valió madre.

En función de las artes, la época que vivimos hoy tiene diversos panoramas y ángulos, uno de ellos es muy triste. A todos nos gusta creer, en nuestra corta vida, que las cosas siempre fueron como lo han sido a través de nuestra existencia, la realidad es muy diferente. Hubo un pasado en el que las artes eran dignas de admiración y se pensaba que los artistas dedicados y talentosos eran merecedores de respeto y que su especial talento debía ser recompensado. No había una industria que los explotara a través de usar sus obras y distribuirlas como pan caliente, quedándose con los derechos de las mismas a cambio de promesas de riquezas que sólo en contados casos llegaron. No existía música hecha a base de formatos y simplificaciones, reducción a intro-desarrollo-coro-desarrollo-coro-puente-coro-final de no más de 4 minutos para una sociedad tan zombieficada y adoctrinada por el sistema de trabajo-producción-consumo que necesita que incluso las artes sean simples, que no exijan pensar, que hablen de amor y dolor cotidiano. Pequeñas, sin voluntad, sin recovecos y jiribillas, sin exigencias, sin enaltecimientos, al igual que nuestras mentes postmodernas.

Britneeeey… Pau Rubioooo… no braaaaains.

El resultado es la estupidización progresiva, lo que muchos pensadores llaman el “dumbing down” de la sociedad y que Mike Judge expone con comedia en su película “Idiocracy”: Un hombre es congelado y accidentalmente olvidado para despertar en el futuro a una sociedad tan imbécil que el presidente de Estados Unidos es una estrella de la lucha libre y todos se dedican a ver la televisión en sillones especialmente diseñados para tal cosa, tanto que tienen excusados integrados. Los canales son tan “especializados” que uno de los favoritos cuenta con 24 horas de situaciones tipo “Jackass” u otro diseñado para la masturbación, el “masturbation channel”.

El futuro es hoy.

¿Qué tan lejos estamos de esa realidad? en mi opinión prácticamente estamos ahí.

¿Te hubieras parado a escuchar a Joshua Bell sin saber quién era? ¿Hubieras sido llamado por la belleza o hubieras continuado, como todos los días, como todas las personas, a cumplir tu función involuntaria, automática y gris de seguir enfocado al 100% en la cadena de trabajo-producción-consumo?

La promesa.

La realidad.

Hay gente a la que simplemente no le queda de otra, desgraciadamente la mayoría no entendemos esto como un ciclo y cómo forma parte de lo mismo, el sistema que causa escasez y pobreza es el mismo que te vende lo escaso como lujo y comodidad, el capitalismo voraz y el “free market” necesitan de la escasez y la pobreza, tanto, que la crean. No ver esa relación es estar tan ciego como aquellas personas que compran drogas sin sentirse parte del ciclo de violencia que existe alrededor de ellas y que ha destruido este país, incluso algunos de los mismos piensan que la legalización de las drogas sería catastrófica para la sociedad… mejor seguir drogándose ilegalmente que comprometerse con una causa social y política que dé legalidad y normalice nuestras libertades de hacer lo que se nos pegue nuestra regalada gana mientras no hagamos daño a alguien más. Johnny, la gente está muy loca (pendeja) o simplemente ya tiene demasiada hueva de pensar y actuar, el gerber en la boquita y que todo se arregle solito “mientras no me afecte a mí…”.

Ni creas que todo está relacionado…

Cállate, a seguir chambiando y viendo pambotelenovelanalgas.

Por otro lado hay muchísima gente en el mundo con posibilidades a la que le aterra la belleza y la libertad, tanto, que prefieren desensibilizarse hasta la inconsciencia y esperar la gloria del fin de semana, después el siguiente, después el siguiente, hasta la muerte.

¡Ya es viernes chiquito, papáwh!

De godínez a papaloy en sólo unas horitas.


Buen fin de semana < / ironía off >

¡Buen fin de semana lleno de música, cultura, pensamiento, análisis y nyan cats!

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.