El dedillo mañoso de internet: ACTA - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
El dedillo mañoso de internet: ACTA
Por Jorge Hill
30 de septiembre, 2011
Comparte

Mañana, primer día de octubre de 2011 se firmará en Japón ACTA por los gobiernos de diversos países, obviamente el estadounidense estará ahí luciendo el traje nuevo del emperador y se dice, pero no se oficializa, que México ahí andará de pajecillo carga-colas-de-vestido-inexistente. Pero, pero, pe-pe-pe… ah, chingao ¿Qué no habíamos dicho que NO?

Ayer CNN nos sorprendió con la noticia de que México estaría “presente” en la firma del ACTA. ¿Cómo presente? ¿Como cuando vas a una fiesta y los demás niños rompen la piñata y tú te quedas como idiota parado porque esos dulces no son tuyos? ¿Como cuando andas de chismoso en la entrevista callejera y mandas un “amor y paz” con los dedillos hacia la cámara? o ¿cuando vas porque ya sabes que el gato tiene 4 patas pero vas a ir a buscarle 3?…nomás que “a escondiditas, hasta del presidente, no vaya a ser”

 

*wink wink*

 

Más tarde, se anunció que Estados Unidos, Suiza y México no van a firmar porque no terminaron de ponerse de acuerdo en sus rollines locales, pero que van a ir a la pari, al guateque, al movidón, igual se pone sabrosón.

 

¿Podemos pasar a la fiesta? *Ahorita nos quitamos los disfraces, sh…*

 

Se acordarán que por ahí de Junio había un dictámen del senado que impulsaba al gobierno para no firmar ACTA, tratado internacional que supuestamente vela por los derechos de autor, pero como es costumbre cuando se le echa un ojo a estas cosas, resultan ser duros pisotones a lo que supuestamente defienden y descaradas manipulaciones de la ley para lo de siempre: que los millonarios dueños monopólicos de los derechos de obras ajenas se hagan billonarios a costillas de los ya jodidos, pasando por los derecho de todos en el proceso. Supongo que ¿les suena familiar? ¡YAY! bienvenidos a la clase “Sistema Financiero Autocrático a.k.a. Capitalismo Secuestrado: 101”

 

ACTA es otra de esas cosas que todos queremos ver lejanas y que “no nos influyen”, pero la realidad es otra, y como es costumbre, la gente no chilla hasta que tiene la sombrilla hasta el cogote y alguien viene, lleno de sonrisas y bolsas llenas, a apretar el botón para que se abra.

El supuesto Acuerdo Internacional Anti-Falsificación (Anti Counterfeiting Trade Agreement), pasa por encima de tantas leyes básicas que es humillante, ya no hablemos de la manera en la que se ha tratado múltiples veces de llevar a cabo sin la autorización de órganos de gobierno y sobre todo sin voz de los ciudadanos que serán afectados por ella, bajo la consigna de que es un tratado “Ejecutivo”, que en pocas palabras “donde hay billete, hasta los gobiernos nos valen madre”.

Desde el rompimiento de la neutralidad en la red hasta la criminalización de quien baje contenido protegido por derechos de autor y pasando por la temporal o permanente cancelación de tu acceso a internet privado, ACTA se ocupa de atolearse el dedo orwelliano y ponérnoslo en la boca con el saborcillo agridulce interesado y progresista de “¡Si aquí estamos cuidándolos a todos y hasta a la economía mundial, amiwos!”

 

¡Moriríamos en la cruz por los derechos de los artistas desprotegidos!

 

Como yo no hablo “Político” ni “Jurídico” y cuando lo intento se me cuatrapea hasta el churrumaiz, mejor los dejo con el mismísimo @antoniomarvel (a quien si no siguen, ya se tardaron) que le sabe de todas todas a esto y con el senador Castellón que ha sido el impulsor más notable para rechazar ACTA en México. Así nos enteramos más TV style de los detalles de ACTA y los movimientos que había contra ella hasta julio, mes en el que fue subido este video a YouTube.

 

 

Tal vez esto aún no le parezca a los que no se codean con la mafia “productora” un atropello, pero podrían preguntarle a cualquier escritor, músico, pintor o en general a cualquier artista que quiere vivir de su arte, lo difícil que es hacerlo, incluso en el primer mundo. La realidad detrás de tantas bonitas películas que vemos y conmovedores discos que escuchamos es de un tono gris tirándole al negro: Los creadores en rara ocasión mantenemos nuestros derechos, ya que parte de los tratos para “darte a conocer” es que la productora o estudios se queden con ellos para disponer de los mismos de la manera en la que se les dé la gana, pagándote a ti centavos por tu obra. El siguiente paso, tan terrible como el primero y consecuencia del ese bien pensado y aceitado sistema, es que cuando un artista se ha posicionado finalmente, en muchos casos deciden convertirse en productores, ya que es ahí donde está el verdadero billete, y el ciclo empieza otra vez, generando el ya famoso 1% mundial que obtiene las verdaderas ganancias gracias al trabajo, ideas o labor mecánica de los demás, el otro famoso 99%.

 

Mexicano, mexicana, recuerde que ¡el trabajo dignifica!

 

Ya veremos qué pasa mañana y en los siguientes meses, pero si un día no muy lejano les sale un dedillo desde internet que se les quiere insertar en lugares donde les parece terriblemente incómodo y violatorio, recuerde que el pinche castroso de Hill se lo avisó, y muévase, porque como diría mi mismísimo padre “Pues si ya la tiene adentro, que se mueva” ¿de dónde creen que saqué lo finolis?

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.