El hada del dinero - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
El hada del dinero
Por Jorge Hill
12 de agosto, 2011
Comparte

Ya nadie quiere un hada de los dientes, lo que hoy se nos cae es la dignidad, pero no importa, porque siempre hay un mágico ser dispuesto a pagar por ello y generarte las ganancias que usarás para convertirte tú en el hada que le pagará a alguien más por la caída de su dignidad.

 

En estos últimos días tuvimos y tenemos aún un espécimen más de la revelación de dos constantes del pueblo mexicano -¿el mundo?- y su exquisita manera de actuar, una consecuencia y retroalimentación de la otra, funcionan de la mano como un molino, una el río, la otra la rueda con paletas que es empujada por la fuerza del agua para generar energía trasladada al molino y tener como producto final harina molida y lista para el consumo, peladita y en la boca, cómodamente ignorante de los procesos que la pusieron en nuestras manos.

El río la credulidad e ignorancia que siempre corren, siempre están ahí, esperando inconscientes a que alguien con una visión decida poner la rueda con paletas de sus necesidades depredadoras y generarse una ganancia que a su vez es “agua para otro molino”, el molino de las estructuras de poder.

“Aguanta Hill, ahí vas a intensear con tus ondas y esto no tiene nada que ver…”

Ah, el viejo “esto no tiene nada que ver”, ese factor determinante en la manera misma en cómo ese gran molino nos intenta normalizar a todos y hacer pensar que no hay un preciso funcionamiento sistémico detrás, un círculo de ignorancia que contiene a otro.

Vámonos paso a paso. El pasado viernes 5 de agosto (fecha aún en disputa), José De La Luz Maldonado, tapatío, dice haber visto un pequeño objeto luminoso sobrevolando y rodeando un guayabo. Al capturarlo se dio cuenta que era un hada y que le había roto una pierna, cosa que le causó la muerte… yo creí que eran mágicas, ni los humanos se mueren por una fractura de pata, yo he tenido dos y aquí sigo, de pinche castroso, escribiéndoles aguafiestismos y con la intención de seguir haciéndolo durante mucho tiempo.

 

Buscando guayaba ando yo (8), que tenga sabor, que tenga-” ¡MADRES! :

“¿Y mi piernita, apá?” 🙁

José puso el hada en un vaso con formol y decidió mostrárselo a su comunidad, claro, pidiendo una “donación” a las más de 3,000 personas que se juntaron ese día, más los medios locales y nuestros queridos medios masivos que siempre encuentran alguna interesante y aguda historia con la cuál seguir dándonos atole con el dedo, sirviendo una vez más a los intereses de los grandes señores de los molinos de hasta arriba del valle.

 

“Video 20 pesos, fotos 4×10 (Bluetooth), foto real 20 pesos”

Menos tardó en sacar la garra nuestro amigo José que en caer el hadita coja

 

Pero como es costumbre ya en el mundo desde hace 6 años, twitter rápidamente salvó el día mostrando de qué lado masca la iguana, de cuál cuero salen más correas y de qué plastificación está hecha el hadita:

 

Figura de plástico de Megan Gwynn, mejor conocida como “Pixie”,

personaje de los X-Men, conseguible en cualquier changarro de nerdy-stuff.

Yo sí la dejaba sobrevolar mi guayabo.

Lo que revela el hecho de que esta situación se haya convertido en noticia nacional es lamentable, ese “lamentable” que una y otra vez, hasta el cansancio, hemos expresado y parece que tendremos que expresar mientras la gente de este país y del mundo siga creyendo en hadas, duendes y en dioses, todos mitos y supersticiones generados y retroalimentados a sí mismos gracias al gran poker de ases de este nuestro mundo libre y postmoderno (LOL?): Ignorancia, ambición, religión y sociopatía.

“¿Y qué es todo ese rollito que te echaste antes, Hill? no aclaraste y seguro no tiene nada que ver”

El funcionamiento y actuar del tapatío José es un síntoma más, no sólo de su sociopatía, no seamos inocentes y reduccionistas, ciegos de análisis ante un espectro que se abre mucho más hacia los lados, es también un síntoma más de la manera en la que la gente se ve obligada a actuar dentro de un gran sistema que no te deja posibilidades. Lo que está haciendo José es la reproducción casi por bipartición de la manera en la que funcionan empresas y corporaciones, dándonos la ilusión de éxito o fama, status y dinero, pero sobre todo esperanza en un mundo mejor, a cambio de ser sus consumistas.

Si era tan fácil, tanto filósofo pendejeando durante 4,000 años;

qué oso, we.

Lo que quiere José es ser parte del mundo actual, encajar, quiere ser reconocido y quiere cobrar dinero por un producto que a nadie trae ningún bienestar o mejora su vida en nigún sentido, de hecho en el gran esquema de las cosas únicamente estupidiza y zombiefica, abonando más ricamente el terreno para el gran negocio piramidal que nos cosecha constantemente. Lo que José nos vende es lo que todo mundo que vende algo ofrece como símbolo: la esperanza en un mundo/vida mejor, cuasi-mágico.

José quiere ser “moderno”, quiere ser una persona “normal” y comprar cosas, no nada más las quiere, en el video bien se puede ver que necesita de las básicas para mantener lo que ahora se llama “lo mínimo para vivir dignamente” y que yo llamo “El que el sistema monetario te escupa en el piso después de su correspondiente y sistemática violación”. José no es bueno ni es malo, así sea un charlatán y un mentiroso, le dejo la palabra “fraude” y el limitado sistema de pensamiento que la genera a quienes puedan reducir esto a los alcances y definiciones de un torcido, inútil, abstracto y contradictorio sistema jurídico.

MISSING THE POINT…

José es una víctima más de un sistema del que nadie se puede esconder, a menos que se quiera morir de hambre, claro; una muestra más del grado al que podemos llegar gracias a el encierro en una jaula sin barrotes materiales, una cárcel que controla a través del dinero, la fama, el estatus, la fantasía cuasi-delirante de una “democracia” y un sistema educativo destinado a crear especializaciones serviles para el sistema que las requiere mientras las requiera, dejando fuera a todo aquel que no le sirve del todo como consumista y función, apartándolo y alienándolo cada vez más, efectivamente  emprobeciendo y obligándolo ya sea a vender chácharas en las esquinas, ser viene-viene, sobrevivir con suerte del congelamiento en la exclusión de una sierra, pedir limosna o ser atrapa-hadas profesional.

HELLO WORLD… ERROR 404

Pero yo los dejo, peleándose por el PRI, el PAN y el PRD, buscando respuestas ahí o sintiéndose dignificados por un trabajo corporativo lamehuevosaldearriba-pisaaldeabajoqueteloslame-subedepuesto-repita mientras se le auto-tapa el ojo al macho, llamando ociosos y “ninis” a aquellos preocupados por soluciones a estos problemas actuales, mejor “que se pongan a hacer algo de provecho” o utilizar la coerción creyendo hacer un bien mientras otra vez se hace uno siervo a los poderes “invisibles” proponiendo “mandar al ejército a personas que no hacen bien a nuestra sociedad” (entiéndase “bien” con su definición real: un chingo de dinero), burlarse rodeado de ignorancia, pelearse donde no hay pelea y sólo hay ego, o simplemente, olvidando lo escrito aquí y todo aquello relacionado que hoy por hoy surge por aquí y por allá de manera exponencial… voilá, felicidades por tu gusto y credibilidad en los cuentos de hadas, estás haciendo magia.

“¡Wiii, happy-happy joy-joy!”

———————————————————————–

Extras

Otros dos mundialmente famosos casos de “hadas” aquí y aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.