El loco, loco mundo de nuestros emperadores anacrónicos - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
El loco, loco mundo de nuestros emperadores anacrónicos
Por Jorge Hill
7 de octubre, 2011
Comparte

LA NAVE DE LOS LOCOS DESEMBARCÓ EN VERACRUZ

 Y SUS ERRANTES TRIPULANTES SE POSICIONAN EN TODA LA REPÚBLICA

 

Y como ya se volvió costumbre en este, su congal, le traigo el resúmen semanal de las últimas barrabasadas de aquellos que están en “el poder”, pero no de cualquiera, yo los divido en políticos que no me interesan mucho (porque medio hacen su chamba) y en políticos fuera de órbita con powertrips loleros: un agasajo para aquel que se ha podido liberar del victorianismo lingüistico y funcional, que aunque al parecer está muy lejano, en la realidad práctica está más cerca que nunca, pisando fuerte y siempre tratando de meter su controladora naricilla cuando de libre expresión y derechos, de intentar mantener ciudadanos calladitos y bien portados mediante el biopoder, se trata.

Empecemos con un caso light lleno de cotorrismos, no es exactamente de índole política, por lo menos en su principio, pero termina en el mismo juego: intentar apoderarse de espacios públicos y privados para ejercer un poder basado en bizarras y polvorosas estructuras mentales personales disfrazadas de “corrección política” y “bien para todos”.

El 4 de octubre se anunció que en la asociación de padres de familia de San Luis Potosí encabezada por el autoproclamado defensor del buen gusto y buenas costumbres, el emperador de su cuadra Alberto Álvarez, estaban muy sonrojadillos y sudorosos por las “muestras de afecto” de los adolescentes en el transporte público y que le iban a pedir al gobierno estatal la prohibición de esas cosas del diablo que, oh mi dios, ponen tan incómodos a malcogidos, frustrados y controladores por igual.

Dijo el don:

“Ya no tienen pudor y pues si no se les puede prohibir, de perdida que no lo hagan frente a los niños, porque los papás nos mencionan que es muy incómodo ir atrás de los novios que van beso y beso y que sus hijos vayan viendo”.

 

¡Mi vido! ¿no te lo comes? ¬¬

¿Para qué les hago el cuento largo? si de por sí siempre lo hago, obviamente la secretaría de comunicaciones y transportes les dijo que:

¿Aónde vas, güey?

Bueno, no, gozando de lo que considero una corrección política llevada al extremo, se les informó a los que formaban parte de la quejita con tintes de histeria freudiana, que era “inviable”. Me imagino que se detuvieron a explicarles todas las interconexiones que se generan al momento de intentar llevar hasta la ley este tipo de caprichitos, será que la gente en el siglo XXI da por hecho que los demás tienen cierto sentido común, que tienen una visión de la sociedad como un órgano complejo, que existen leyes que le permiten a la gente ser medianamente libre de los prejuicios, hábitos y locuras de los demás, que nuestra población está enterada que intentar ejercer poder sobre el otro para que se comporte como nosotros creemos “correcto” está considerado un abuso del mismo… ¿cierto?:

NOT

Al final, sea como sea, el sentido común y el siglo XXI ganaron y los asustadizos padres de familia tendrán que soportar el fajecillo turístico en el transporte público y llegar a su casa a flagelarse ante el cristito o masturbarse para “liberar angustia” o algo… no sé, cada quién. Esto me recordó a los de Navolato que querían hace poco también prohibir la minifalda, acá un post que escribí al respecto.

Ahora, siguiendo los pasos fallidos de los emperadores berrinchudos victorianos como Javier Duarte y los impulsores de la #LeyPeñaNieto, parece que hay una epidemia de nenes sentidos en el sector político que siguen creyendo que se les debe rendir algún tipo de pleitesía a la “PRI de los 50s” (o simplemente “a la PRI”) y tratarlos como si fueran parte de alguna fantástica monarquía anacrónica intocable, aunque digan que son de izquierda.

Lo más perturbador no es que estas personas estén perdidas en cuanto a los conocimientos de las nuevas maneras que internet y las redes sociales nos dan para generar relaciones medianamente directas con el poder y los que están en el mismo, es lo de menos, lo de más es que aparte de actuar esta ignorancia, la intentan llevar a las leyes, con tal ceguera de las leyes mismas, que las cosas terminan hasta en pena ajena. Ahí el caso de esta nueva estrella en el firmamento de los fails político-interneteros, quien tenía la iniciativa para una ley que regualara el anonimato en internet… ¿que qué? si se te fue chueca la coca o el bolillo entre risas aquí te va más:

Enter Mario Di Costanzo, diputado del PT:


¡Metsicou chainsaw massacre!

El emperador Di Costanzo, en sus berrinches, parece que “no se dio cuenta” que intentar regular el anonimato en internet va en contra de toda idea básica de libertad de expresión y que ni siquiera en regímenes como el chino existen este tipo de mamarrachadas venidas de powertrips desde el loco loco mundo de la política mexicana. Tirar de “troles” a todos aquellos que no le rienden pleitesía, intimidar desde su figura de poder con amenazas claras como “te vas a arrepentir”, bromillas de sometimiento sexual con prejuicios hacia la homosexualidad y una clara postura autoritaria y cínica, de eso está hecho este hombre y tantos más en la política del país. Ahora les recuerdo que ¡se supone que es de izquierda! y que entre controladores no se dan cuenta de sus profundos nexos ideológicos de fondo:

FAIL

Hoal… ¿de qué hablan? ¡ah sí, yo también soy de izquierda!

Bueno, que en el rollo izquierda-derecha partidista ni me meto, el que siga creyendo que existe tal división en nuestro país del bananar que busque unicornios también.

Total, que supongo que alguien le comentó en secreto a Di Costanzo que está perfectamente orate o por ahí algún familiar lo agarró, lo sentó, le abrió una cerveza y le habló con mucho cariño, explicándole más o menos cómo funcionan ya no las redes sociales, también el mundo. Y finalmente:

Bye bye ¿Cero y van cuántas iniciativas de control absurdo detenidas

en estos dos meses gracias a las redes sociales?

Otra que se echó para atrás, por lo menos “temporalmente”, fue la iniciativa del priista Arturo Zamora que pretendía dar hasta 9 añitos de cárcel a todo aquel que “difamara” a candidatos, coaliciones, partidos y precandidatos. Esto nos incluía a todos, a los ciudadanos, en todo medio, y la intención es, hágame usté el rechingadísimo favor, tipificar el delito de “injuria y difamación”. Ah bárbaro, me imagino que antes de seguir con esta… ahm ¿cosa? ¿engendro legal? ¿constructo lovecraftiano? se aventarán todo un estudio de cómo funciona la lengua y cómo puede tener una infinidad de discursos e intenciones dependiendo de su contexto, se armarán con estudios antropológicos y lingüísticos desde Levi-Strauss y Saussure, pasando por Barthes y Lacan, hasta llegar a los post-chomskianos y post-foucaultianos, algo de estructuralismo, postestructuralismo y… bueno, para qué le hacemos a la mamada, obviamente esto se lo pasan por sus pelotillas doradas incrustadas de diamantes y si se trata de proteger el poder de maneras autoritarias y castrantes, este tipo de iniciativas, ideologías y marcos políticos se las gastan solos para llevar las cosas a niveles intergalácticos de incoherencia, una vez más y como siempre, disfrazada de “el bien de todos”.

Las locas locas aventuras del poder en México

¡Al infinito y hasta más más allá!

Llega el turno, porque parece que van sacando boletito como pa comprar jamón en el súper, de don Armando Corona, ¿de qué partido creen? juarz, pos sí, del PRI, dice que andamos ya muy pelados y que se debe modificar la ley para prohibir todas las expresiones maliciosas, palabras procaces, frases y escenas de doble sentido, apologías de la violencia o del crimen. Citando el link arriba puesto:

De acuerdo con el diputado del Partido Revolucionario Institucional, ese tipo de expresiones causan “la corrupción del lenguaje” y son “contrarias a las buenas costumbres”.

Asimismo se plantea prohibir “todo aquello que sea denigranteu ofensivo para el culto cívico de los héroes y para las creencias religiosaso discriminatorio de las razas; queda asimismo prohibido el empleo de recursos de baja comicidad y sonidos ofensivos”.

Bueno ¿para qué moverle demasiado a esta auténtica idiotez que ya hubiera sido considerada como tal en los 50s? sólo espero que no vayan a hacer la ley retroactiva porque nos quedamos con el 10% de la cultura mexicana. Intenté entablar una bonita conversación con el don, pero nunca me contestó 🙁

 

 

Les recuerdo a todos los que se ríen de esto y que de refilón se ríen y chingan de lo lindo a movimientos como los de la reforma política, que son justamente esos movimientos los que intentan impulsar herramientas para que nosotros, los ciudadanos, tengamos cada día más poder para tener representantes dignos y si no, destituírlos. Que si se quiere seguir burlando uno, adelante, nada más no se pongan locos si después de quejarse con un “¿Cómo es posible que personas así estén en el poder?” les llueven, de mínimo (y merecido), unos jitomatazos con sorpresa.

Coherencia, ahí arriba en el poder y aquí abajo, en ese otro poder que tantos aún no asumen, da tanto miedo saberse con herramientas para cambiar las cosas, que para muchos es mejor la indiferencia.

Como bien lo dice @RoblesMaloof en su blog y en sus pláticas, hoy la libre expresión en un medio tan amenazante para el poder como internet, es algo peligroso, tanto que te puede llevar a la cárcel por el simple hecho de decir lo que piensas. Sobre todo cuando lo que piensas es algo que pega en lo más hondo del absurdo culto que esperan aquellos que desde el poder han perdido su visión como representantes y empleados de un pueblo, cuando han dejado de servir a los demás cumpliendo su trabajo con honor y se han creído, que como reyecitos de las monarquías antiguas, sus berrinches personales, molestias, prejuicios, faltas de visión, cegueras completas, sociopatías, tranzas o necesidades personales perversas pueden ser convertidas en leyes destinadas a pisotear los pocos, muy pocos avances y derechos que se han logrado en México y en el mundo en materia de libertad de expresión y derechos humanos, no gracias a ellos, sí gracias a la presión ciudadana, que crece cada día de manera exponencial, cada día más informados, unidos, activos y dispuestos a no permitirles más esto a los emperadores que corren detrás del caballo de la historia que día a día los va dejando más atrás, por propia decisión (¿obsesión patológica?)

Así que: Que venga, que venga más, si quieren.

Aquí estamos al pendiente, en internet 🙂

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.