El Neurona Boquete Challenge - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
El Neurona Boquete Challenge
Sobre cómo una intención filantrópica se disuelve gracias a nuestra cultura actual y se convierte en otra cosa. Y un reto llamado Neurona Boquete Challenge.
Por Jorge Hill
23 de agosto, 2014
Comparte

Más de 15 millones* de dólares se han reunido gracias al famoso Ice Bucket Challenge. Serán destinados a luchar contra la esclerósis lateral amiotrófica, una enfermedad neurológica degenerativa sobre la que la ciencia aún no sabe mucho y que puede terminar en la parálisis total de quien la sufre. También se ha logrado que algunas personas se eduquen sobre lo que se conoce como “la enfermedad de Lou Gehrig”.

Maravilloso, ¿verdad?

Sí… y no.

2604c8c350d537bb08322a3ea7a94a0fcf8606b56e39ba1f62301224aa417e84

En los últimos días hemos visto el bombardeo de videos, vines y gifs que muestran a los más “grandes” “artistas” y a algunas de las personas más ricas del mundo aventándose una cubetada de agua con hielos sobre la cabeza, retando a otras personas a hacerlo, creando un fenómeno exponencial y viral. Hemos visto cómo buena parte de youtubestars, tuitstars y otras de nuestras nuevas celebridades se suben a la ola y ponen su “granito de arena”.

Escribiría que he visto todo esto “atónito”, si no fuera porque muy al contrario, miré con una mezcla de aburrimiento y pena ajena lo que ya se volvió absolutamente predecible: Gran parte de todos los mencionados en el párrafo anterior “lograron” el reto sin decir absolutamente nada sobre su origen filantrópico y mucho menos guiar a sus seguidores hacia algún otro lugar más que al que suelen guiarlos: al culto de su sassy, quirky y/o trendy personalidad -según los estándares actuales-.

1257345502613

El Ice Bucket Challenge se convirtió en lo que estas personalidades hicieron de él en un par de días: un vil Harlem Shake.

Vehículo de likes, favs, RTs y shares, una manera de asegurar 1 minuto más en los 5 minutos de fama prometidos en internet o de mantener una fama y exposición en los medios masivos tradicionales. Obviamente esto genera unos muy bienvenidos e inesperados dineritos para networks, agencias y medios.

El resumen y exposición clara de lo que venía pensando escribir aquí y expresar en redes sociales como típico “rant” y “nada-te-embona-Hill” vino de quien menos lo hubiera esperado: Steve-O de Jackass, quien le pone el nombre correcto a todo esto:

“Since the ice bucket challenge began, over 15 million dollars has been raised for ALS research. I think that’s great, but when you consider the countless A-list celebrities who have actively gotten behind this cause by posting videos — the fact that not more than fifteen million dollars has been raised is a tragedy,” he wrote.

“It’s tragic because I don’t think many of those celebrities even bothered to mention how or where to donate money for ALS research. Most of them just poured water over their heads and named three random people, without including any “call to action” which actually benefits victims of ALS at all. Had all those celebrities given this cause any thought, hundreds of millions of dollars might have been raised, and a whole lot more awareness.”

Steve-O finished by linking to the ALS donation page, imploring his fans to educate themselves about the disease and make a financial contribution.”

Sí, una “tragediadice Steve-O, yo diría “una tragicomedia típica de nuestros días”.

Para hacernos una idea, veamos proporciones y ejemplos de lanitas:

  • Durante 2013 se donaron alrededor de 10 millones de dólares para diversas causas a través de la fundación Mary Kay.
  • Livestrong ha reunido cerca de 500 millones de dólares para luchar contra el cáncer.
  • La fortuna de Carlos Slim se calcula en 81.8 billones, la de Oprah Winfrey en 82 millones.
  • La fundación para la educación James Randi (JREF), creada por el abuelito expone-charlatanes que muchos quisiéramos tener, ofrece 1 millón de dólares a quien pueda demostrar “poderes psíquicos” en un ambiente de laboratorio controlado. Nadie ha estado ni cerquita de llevárselos, obviamente.
  • La fundación Terry Fox donó 23.5 millones de dólares al estudio del cáncer durante 2013-2014 y ha reunido más de 600 desde su creación.
  • Lo que reúne y gasta WWF para conservación de ecosistemas y especies, estudios e investigaciones, se mide en billones, no en millones de dólares.

¿Sonreír gracias a nuestros logros de concienzuda humanidad, cantarle al amor fraternal y tomarnos de las manitas gracias a 15 millones de dólares reunidos en un movimiento que incluyó prácticamente a todo ser famoso y millonario sobre esta tierra y que gozó de la exposición mediática viral por la que cualquier estrella ya famosa le lamería las botas al Diablo -o a cualquiera a quien no se las haya lamido aún-?

En serio: no me pinches chinguen.

neurona boquete challenge

Sí, el Ice Bucket Challenge tuvo excelentes intenciones, y sí, logro cosas buenas: las muy pocas que pudo lograr pese a tener que ir en contra de la flamígera saeta que es el tren bala del mame que hoy de todo se apropia y todo disuelve en sus vagones repletos de pasajeros disfrazados de buenaondita.

Veamos juntos el Ice Bucket Challenge de una persona con una madre que seguramente sí tomó el suficiente ácido fólico:

Podemos tomar al reto, entonces, como un instrumento más que revela algunas cualidades: nuestra filantropía fresa clasemediera aspiracional, con toques de culpa católica y cristiana necesitada de expiación, esa que se siente generosa, igualitaria, orgullosa, comprometida, digna de agradecimiento y admiración gracias a cosas como dejar que la muchacha se siente a comer en la mesa familiar.

Estos logros filantrópicos de nuestra gente bonita, rica y famosa -los “valores” occidentales- que busca llenarse de likes, favs, RT’s, exposición y “fama” mientras nos llena de happy-happy-joy-joy feels y nos hace sentirnos “parte de algo mayor”.

4015908+_b6f5eae140bc7cb095ce61d9801a7e5a

¡Explosión de bonditud y bondidad inminente en T-20!

…OH! THE FEELS!

Sin duda, el reto más fuerte hasta ahora es el de siempre, al que llamaré Neurona Boquete Challenge. Es simple: cuando tu voz interna te diga “Se me hace que nomás le estás haciendo a la mamada”, haz caso.

Sígueme en @JorgeHill

——————————-

Tip: Puedes dejarte de mamadas donando en este link de ALSA y guardando silencio sobre tu acto filantrópico auténtico 🙂

*Se actualiza a 31 MDD y surge la pregunta:¿Habrá vida después del mame?

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.