El pájaro sigue con alas, la censura donde siempre. - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
El pájaro sigue con alas, la censura donde siempre.
Por Jorge Hill
27 de enero, 2012
Comparte

Con un mensaje muy casual en el blog oficial de twitter, la compañía nos tomó por sorpresa con sus nuevas políticas para censurar contenido. La sorpresa real (o no) viene con la mala lectura que se le ha dado a este mensaje. La red está enloquecida, el cuarto jinete del apocalípsis ha llegado, ríos de sangre ¡peste y destrucción!

 

¡NO HAY MAÑANA!

Todo el asunto, que ha terminado incluso en activistas con tweets de derrota y sentimientos de total abandono, reside en una pequeñainmensa mala lectura de este párrafo:

Until now, the only way we could take account of those countries’ limits was to remove content globally. Starting today, we give ourselves the ability to reactively withhold content from users in a specific country — while keeping it available in the rest of the world.

 

O sea, que agarra y dice que es de que:

Hasta ahora, la única manera que teníamos para ajustarnos a los límites de esos países, era quitar el contenido globalmente. Desde hoy, nos hemos dado a nosotros mismos la capacidad de sustraer contenido retroactivamente de usuarios en un país específico – mientras lo mantenemos abierto en el resto del mundo.

Sí, mire, señor, señorita, el antes:

– Si se tenía que censurar contenido como información del nazismo por presión de Francia y Alemania, se hacía mundialmente.

Fíjese, el después:

– Se censurará contenido de nazismo para usuarios de Francia y Alemania únicamente, dejando el contenido libre a el resto del mundo. Y por lo tanto, fíjese, libre de fluir en otras formas o maneras a los usuarios mismos a quienes ese gobierno ha aplicado la censura, vamos, hay que entender que ese tipo de censura es muy floja y se le puede dar vueltas incluso con un vil cambio de hashtag.

Veamos, entonces, que quien queda y quedará mal, no es Twitter, será el gobierno de cada país, como debe ser. Al César lo que es del César.

¿Censura en Twitter?

Nope, es el Chuck Testa en tu cabeza.

En pocas palabras, twitter no sólo no está censurando al mundo entero y está en conspiración maligna con las cabecillas illuminati reptilianas del mundo mundial, no no, aparte, resulta que está abriendo más y más información al mundo entero. ¡Ay, goeis! lo que hace una pequeñainmensa mala lectura de algo ¿no?

Mientras nuestras atenciones se van masivamente a algo sin importancia, nos olvidamos de lo importante en las intahrwebz, de los verdaderos peligros.

Los arrimones de pedobear…

Ok, no… aparte no tendríamos que temer, ya que la policía cibernética de nuestro país anda detrás de pedobear y están convencidos de capturarlo muy pronto (LOLLERZ ROFLCOPTERSKATES).

Donde en realidad deberían estar nuestros ojos es en las leyes corporativas que se intentan legitimar a través del gobierno que tienen comprado, como SOPA, PIPA, LEY SINDE, ACTA y específicamente en México, la infame Ley Döring, misma que ha causado tremendos LOLZ, ya que aparte de ser absurda y abusiva, quien la propone es el primero en romperla.

Qué osote, darlin’ Döring.

A diferencia de lo que mayormente se cree, leyes como las citadas anteriormente siguen vivas. Sí, ha sido un tremendo logro comunitario en las redes sociales lograr que se “echen para atrás”, pero inocentones e ingenuos resultamos quienes creemos que ese es el fin de SOPA o ACTA, e idiotas seríamos si creemos que es el final de la intromisión de las industrias del entretenimiento y el derecho de autor en la política y el control por internet.

El que Lamar haya echado para atrás la ley SOPA es únicamente una retirada estratégica, con la intención, como él mismo lo ha dicho, de “ajustarla” para que más tarde logre una aceptación mayor.

Por otro lado, mientras muchos nos acomodamos los laureles, ACTA es firmada por 22 países y muchos más se van acomodando en las filas para hacerlo. Aunque estos se adhieran a ACTA, la ley todavía tendría que ser aceptada por los congresos de cada país… pero, ya sabemos cómo funcionan los congresos, en el caso de Estados Unidos y la Unión Europea, un cúmulo de viejitos millonarios que creen que siguen viviendo en 1950. En el caso del tercer mundo sólo falta ver a nuestros diputados, de todas edades y orígenes, siendo el obstáculo en necedad retrógrada, el límite donde el progreso se topa con una barrera infranqueable y se rompe el hocico, mientras que los milloncitos son digeridos por un “Siesta Congress” que a lo mucho despierta para agarrarse a madrazos o “decirse de cosas feas” unos a otros, el dramita telenovelero absurdo e indignante de este y tantos otros países.

¡¿Qué haces besando al maldito diputado?!

El llamado es a tener la atención donde se debe, a la lectura correcta y concienzuda de la información, a mantener la vista en la cloaca de donde siempre vienen y vendrán los auténticos intentos de censura y ejercicio de poder para seguir multiplicando las ganancias ya billonarias: los puntos donde se tocan corporación y gobierno.

¿Cómo? La frase gringa es tajante, clara y efectiva al 100%: FOLLOW THE MONEY (Sigue el rastro del dinero).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.