El regreso del Budae-jjigae - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
El regreso del Budae-jjigae
Hoy, el budae-jjigae se ha insertado en un merecido lugar como uno de los platillos más típicos de Corea, uno que habla de su historia y tradición, que está hecho por comunidades para lograr comunidad y que nos convence de un hecho fundamental en la comida: no necesita ser cara para ser magnífica.
Por Jorge Hill
4 de mayo, 2019
Comparte

Hay comidas que en algún momento se consideraron “malas” y poco a poco fueron haciendo un regreso o una entrada triunfal hacia el paladar de las masas. Un buen ejemplo de esto es la langosta, que antes se consideraba un sucio animal carroñero del fondo de los mares y se preparaba molida para comida de prisioneros. Hoy, la langosta es una de las más grandes joyas del mar.

Algo similar ha sucedido en Corea y en el mundo alrededor del platillo conocido como “budae-jjigae”. La palabra “budae” significa “base militar” y la palabra “jjigae” se usa para “caldo”, “sopa” y a veces “estofado”. Este platillo estuvo enlazado en el imaginario popular a la pobreza extrema que se vivió durante la guerra. Las sobras de comida de los militares estadounidenses como salchichas, jamón y el icónico SPAM se usaban para mezclarse con un caldo picante y algunos ingredientes coreanos baratos como el tteokboki, fideos de papa y fideos de ramen. El budae jjigae no tenía límite o claridad de ingredientes entonces y no lo tiene ahora; cada comunidad y cada lugar lo hacía de manera diferente, con los ingredientes que se tuvieran a la mano y en grandes ollas que llamaban a la comunidad a servirse y pasar un buen rato en compañía, formando lazos y grupos.

Durante muchos años, la exquisita sopa pasó desapercibida para el coreano promedio y para el mundo, simplemente no era una comida muy sexy y su relación con la pobreza no le ayudaba nada. Pero todo en este mundo cambia, y algunos restaurantes empezaron a ofrecer el platillo, conquistando paladares de coreanos y extranjeros por igual. Hoy, el budae-jjigae se ha insertado en un merecido lugar como uno de los platillos más típicos de Corea, uno que habla de su historia y tradición, que está hecho por comunidades para lograr comunidad y que nos convence de un hecho fundamental en la comida: no necesita ser cara para ser magnífica.

Algunos de los ingredientes fundamentales del budae-jjigae pueden conseguirse en tiendas orientales, de preferencia si son coreanas. Si estás en la Ciudad de México, la zona rosa tiene decenas de pequeños supermercados coreanos donde seguramente conseguirás lo necesario. Los demás ingredientes se pueden conseguir en cualquier supermercado o mercado; recuerda, puedes improvisar bastante.

INGREDIENTES (4 PERSONAS)

1 paquete de fideos de papa (los transparentes)

2 paquetes de fideos de ramyeon o ramen

1 ½ litro de caldo de pescado (de preferencia), res o pollo.

6 dientes de ajo

1 cucharada sopera de gochujang (pasta picante coreana)

2 cucharadas de gochugaru (polvo de chile coreano)

1 cucharada de azúcar

1 cucharada de salsa de soya

1 kilo de pork belly (panceta de cerdo) o carne de cerdo picada en cubos

¼ de col blanca cortada en julianas

½ cebolla cortada en julianas

2 cebollas de verdeo picadas

250 gramos de tteokboki cortado en láminas

250 gramos de kimchi picado

4 salchichas cortadas en rodajas

1 lata de SPAM cortado en láminas

1 paquete de tofu extra firme picado en cubos

1 lata de frijoles enteros

4 láminas de queso amarillo

 

PREPARACIÓN:

Mezcla el ajo picado, gochugaru, gochujang, azúcar y salsa de soya hasta obtener una pasta uniforme.

Hierve el caldo, añade la carne de cerdo y deja hervir unos 15 minutos.

En una cacerola extendida aparte, acomoda el kimchi, la pasta que hiciste con anterioridad, la col, salchichas, spam, fijoles, cebolla, col, tteokboki y encima de todo el queso, tofu, fideos de papa y fideos de ramyeon.

Añade a esta cacerola el caldo hirviendo con el cerdo y prende la llama, los ingredientes se irán cocinando y la pasta se irá mezclando con el caldo, los fideos se irán suavizando. Le puedes dar una ayudada hundiendo los fideos en el caldo, cuidado, no quieres que tu hermosa creación se mezcle demasiado y que la presentación sea un desastre.

Si quieres tener la experiencia coreana original, puedes tener una pequeña estufa portátil al centro de la mesa, los comensales se irán sirviendo lo que quieran cuando quieran.

¿Cómo sabes que ya está listo? Muy fácil, cuando los fideos estén suaves y comestibles.

¡Listo! Una deliciosa comida coreana típica para un grupo de amigos o familiares. ¿Quieres un toque coreano extra? ¿Qué tal unos shots de soju bien frío para acompañar toda la experiencia?

¡Salud!

@jorgehill

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.