Escrito encontrado sobre cine Found footage - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
Escrito encontrado sobre cine Found footage
El bajo presupuesto que se necesita para hacer cine "found footage" lo ha convertido en un éxito, también en un gran cliché. Pero aún hay algunas sorpresas.
Por Jorge Hill
3 de mayo, 2014
Comparte

Grave Encounters 2 9

 

Se rumora que alguna vez le preguntaron a Chris Carter, creador de  la serie “The X Files” y que fue conocida aquí en México como “Los Expedientes Secretos X”, qué pensaba sobre los fenómenos paranormales y los temas que aparecían en la famosa serie. El guionista y director, a quien no se debe nunca confundir con un parapsicólogo del mismo nombre, contestó que no creía en absolutamente nada, ni fantasmas, ni poderes mentales y mucho menos extraterrestres con agendas secretas coludidas con las del gobierno.

“Raro”, podrían pensar muchos, pero la fascinación que algunos “escépticos” sentimos hacia lo supuestamente “paranormal” es bastante común. De hecho, sentir un tipo de llamado y pasión por lo mítico que “no tiene explicación” parece ser algo bastante normal en el ser humano en general, tal vez la diferencia es que la mayoría de los escépticos suelen hacer uso del pensamiento crítico cada vez que alguien clama haber tenido una experiencia extraña. La realidad es pura y dura: no existe una sola evidencia confiable en toda la historia de la humanidad, mucho menos en nuestros tiempos de ciencia avanzada, sobre ningún fenómeno “paranormal”. Resulta, entonces, que la gran mayoría, si no es que todos los fenómenos “paranormales” son malinterpretaciones de otros fenómenos poco comunes ya estudiados u otros muy comunes que no necesitan ningún estudio, como estar tan mal de la cabeza para creer que esa forma curiosa en el pan tostado es una imagen que la virgen María nos regaló a través de un místico contacto con los fierros del tostador… qué hueva aparecerse en persona y ser tomada en video o dar una entrevista con López Dóriga para darle su mensaje a todos. Ah, estos dioses misteriosos.

El escéptico encanto por lo sobrenatural y por otro lado, por el cine y la literatura de horror, han logrado que haya pasado durante mi vida por una cantidad respetable de esas películas. Hoy se han hecho muy comunes las películas del subgénero de horror, thriller o sci-fi llamado “found footage”, esto es, una película con actores, guión y dirección, que normalmente es presentada al público bajo el disfraz de cintas o grabaciones por parte de una persona o un grupo de personas que tuvieron una experiencia paranormal o misteriosa y que casi siempre terminan desaparecidos o muertos.

Blair-Witch-Project-Found-Footage

Found mocos footage en la clásica “El Proyecto de La Bruja De Blair”

 

El formato común, más o menos resumido y bajo mi propia interpretación, va así:

1) Los personajes son presentados, suelen ser pocos y por lo menos uno de ellos es de esos castrosos que no dejan de filmar nunca. ¿Por qué? porque el personaje es documentalista, quiere ser cineasta o simplemente es un chamaco castroso… y porque sin eso, no hay película.

2) No pasa nada durante muchos minutos.

3) Los personajes van en busca de lo desconocido o lo desconocido se empieza a manifestar a su alrededor, normalmente por un cambio de casa, la típica premisa del horror gringo, que ya es tan emocionante como un barbitúrico intravenoso.

4) No pasa nada durante muchos minutos más.

5) Empiezan a pasar cositas raritas, los fantasmas o demonios son ociosos o idiotas, les da por tirar algo frente a una cámara o por soplarle en el pelo a alguien, nomás porque sí, es lo de hoy en su plano de existencia, because miedo y YOLO.

6) Se consiguen más cámaras para intentar captar el fenómeno. En palabras de productor: la gente se nos va a aburrir si toda la película es desde una cámara fija o siempre la misma.

7) El fenómeno se empieza a manifestar de manera más clara. Las cosas vuelan por la casa, las niñas son levantadas de los pelos y los demonios hacen irrisorios campeonatos de lanzamiento de infantes; los asesinos, caníbales o monstruos toman su primer víctima desde la oscuridad. Finalmente empieza a pasar algo, suele ser por ahí del minuto 50ish (la subida hacia el tercer acto).

 

Businesswoman with fists in air looking up

 

8) Gritos, gritos, caos, la cámara se mueve frenéticamente, ya te mareaste, quieres vomitar, ya entendiste o tienes idea de lo que anda por ahí, los personajes ya encontraron más indicios de la leyenda, un libro viejo, grabados antiguos, pinturas rupestres, pedidos de socorro de aquellos que habían desaparecido antes, caminos de huellas, caminos de sangre o alguna viscosa y extraña materia orgánica.

9) Se intenta escapar pero el mal es inevitable: por alguna extraña razón que nunca es explicada, los coches y otros aparatos eléctricos dejan de funcionar cuando los extraterrestres están cerca, pero las cámaras sólo se pachequean tantito en la imagen; no hay manera de regresar, están perdidos, desesperados, enloquecidos, paranoides, la naturaleza muestra su grandiosidad ante ellos o el demonio es un pinche troll que les cierra todas las puertas para salir.

10) Más desapariciones, más caos, más gritos. El monstruo, extraterrestre, criatura, fantasma o demonio ya se muestra sin tanto pudor, aparece en la pantalla con más descaro, ya no hay manera de hacerse tonto, no se puede ser escéptico a esta altura: es hora de valer madre y todos lo sabemos.

2873097-cloverfield_monster

Ola ke ase

11) Sólo quedan vivos uno o un par de personajes. Por una u otra, se acaba la batería para el foco de la cámara y se debe utilizar el nightshot para poder escapar. Todo se vuelve verde, borroso y los ojos de los personajes brillan como los de depredadores en las noches prototípicas de las planicies africanas genéticas… o algo.

 

GrumblesPoint

 

12) La cosa horrible que iban a buscar, invocaron o de la que simplemente son víctimas, por güeyes, se los chinga a todos, toditos. A veces, en la última toma, también a nosotros, el público, con una clichosa y terrible decisión de romper la cuarta pared y vernos a los ojos en un close-up, para después devorarnos o sólo vernos con cara de “¿Qué tranza o qué?”… terrible esa payasada, que aparte es tan común.

 

18lq82qnanez8jpg

 

 

Ay, mamachita.

nah

¡Ni una más, Calderón! #UrgeLegislar

 

Con el formato anterior podría parecer que odio el subgénero o que lo encuentro estúpido. No, al contrario, me encanta. Pero, como en todo, están esos pocos que hacen maravillas con un formato y están todos los demás, los muchos, muchos demás que aprovechan el éxito y bajo presupuesto natural de este tipo de producciones para hacer una bazofia a la que puedes patear en el trasero mientras gritas “¡Y nunca vuelvas!”.

Sin orden especial, haré el ejercicio de intentar poner 5 películas representativas del género y que en mi opinión salieron de los clichés en su momento, en muchas ocasiones para ser copiadas por otros o convertirse en una influencia de culto para otras películas por venir. Si no están en la lista películas como “REC”, “The fourth kind”, “Cloverfield” o “Paranormal activity” es más que nada porque asumo que ya las vio más de la mitad de la humanidad… y porque el remake de REC es una basura… y porque las otras y muchas otras del tipo son muy gringotas y pues, guácalas, y así.

Total, que la lista es de y por gusto personal:

 

HOLOCASUTO CANÍBAL (1980, Dir. Ruggero Deodato)

cannibal-holocaust

La creencia extendida es que “The Blair Witch Project” es la madre de las películas “found footage”, pero en realidad, es esta. Un grupo de documentalistas van al Amazonas a estudiar las tribus caníbales de la zona, para nunca regresar. Una película llena de gore y realismo que causó tremendo revuelo al mostrar las imágenes reales de la caza de algunos animales y el desmembramiento de una tortuga viva que es ingerida por los actores en la misma toma. Este realismo llevó a algunos a pensar que una escena de empalamiento habrá sido real y que el director y actores estaban más orates de lo que ya en realidad estaban. Esta película impulsó los primeros estándares y leyes de protección a los animales en el cine. Un clásico que debe ser visto con un estómago vacío. La producción italiana de la época va acorde con ese tono típico de un Dario Argento o un Lucio Fulci: malas pero divertidas actuaciones, escenas largas sin motivo alguno, italianas guapas topless que mueren de manera grotesca, ingeniosos efectos especiales plásticos y rock progresivo italiano setentero como soundtrack y score.

Ni siquiera el trailer es SFW, así que véalo bajo su propio riesgo y morbo, luego no me venga a chillar aquí o al tuiter.

 

OKARUTO (También conocida como “Occult” y “The Unidentified”, 2009, Dir. Koji Shiraishi)

okaruto

 

El director de “Noroi”, Koji Shiraishi, aparece en su propia película como el director Koji Shiraishi tratando de hacer un documental sobre un asesinato múltiple llevado a cabo por un hombre en un hermoso lugar turístico de Japón. Después de entrevistar a los familiares, amigos de las víctimas y algunos sobrevivientes, el director se da cuenta que existe algo extraño: algunos fenómenos paranormales aparecen alrededor de los sobrevivientes, en especial centrados sobre uno de ellos, a quien el asesino marca en la espalda un extraño símbolo con un cuchillo, diciéndole “Ahora es tu turno”, para después saltar desde un risco hacia un mar en el que nunca fue encontrado su cuerpo.

Shiraishi logra lo que ningún occidental ha logrado hasta ahora: hacer una gran película lovecraftiana modernizada sin destruir el nombre o los escritos del autor, y al mismo tiempo, sin nombrarlo o hacer referencias  estrafalarias a sus dioses y criaturas. Quien guste de leer al padre del horror cósmico, guste del subgénero found footage y el horror japonés, y no ha visto “Okaruto”, puede prepararse para tener orgasmos múltiples ambientados con uno de los soundtracks más bizarros que he escuchado. Joyita angustiosa, ansiógena, realista, inesperada, extraña y en palabras de Lovecraft: ominosa. Que la escena final no les destruya lo ya visto… es… no sé… muy ¿”japonesa”?.

 

 

 

INCIDENT AT LOCH NESS (2004, Zak Penn)

Incident at Loch Ness film crew

 

La película documenta los intentos del productor Zak Penn (Avengers, X-Men 2) para llevar a cabo un muy ambicioso proyecto: un documental sobre la leyenda de Loch Ness dirigido por uno de los más grandes documentalistas y directores de la historia, Werner Herzog (Aguirre, la ira de Dios; Fitzcarraldo, Grizzly Man, Nosferatu El Vampiro, entre muchas otras). El proyecto se echa a andar, el equipo de filmación llega a Loch Ness para encontrarse con grandes problemas de producción y un Penn misterioso. La legendaria garra y colmillo de Herzog logran desenmascararlo, Penn querría engañar al mismo Herzog para que documentara algo inexistente. Pero ese algo se aparece en medio del caos de la producción para crear una segunda parte y lectura de la historia. ¿Un documental falso? ¿un falso documental sobre un documental falso? ¿una producción sobre la misma producción que se revuelve sobre sí misma para darnos varios niveles de ficción o realidad? hay que verla… si Herzog aceptó actuarla (¿o dirigirla? ¿o actuarla, dirigirla y producirla?) por algo es.

 

 

 

 NOROI: THE CURSE (2005, Koji Shiraishi)

 

noroi

La película que puso a Koji Shiraishi bajo la mirada expectante no sólo de los fanáticos del horror oriental, también del subgénero found footage. Noroi rompe con las reglas típicas de lo que en algún momento fue el original horror oriental y al mismo tiempo con algunos de los clichés ya tan encontrados en el found footage; juega con nosotros como lo hace la francesa “Mártires”, a veces nos hace creer que vamos a ver otra copia más de “El Aro” o que caerá en otro típico cliché japonés o estadounidense, sólo para después darle un giro completo y original a la historia. Si esto no se siente así, será tal vez porque Noroi ha sido desde entonces influencia de otras películas más populares u occidentales. Un paseo horrorífico por los extraños rituales y creencias shintoístas antiguas, presencias y poderes que nos retan como occidentales, acostumbrados a los dioses humanizados, con sus mundanas y caprichosas (y completamente absurdas) maneras. Un clásico de culto que debe estar en esta pequeña lista.

 

 

 

TROLLJEGEREN (“Trollhunter”, 2010, Andre Ovredal)

 

uk-troll-hunter-poster

 

Un grupo de estudiantes noruegos deciden investigar cuál es el origen de una misteriosa matanza de osos en los bosques de su país. Una inesperada y bienvenida mezcla de comedia, fantasía, horror y found footage se da  lugar cuando los estudiantes descubren que el misterioso cazador con el que han cruzado camino, es en realidad un agente secreto del gobierno noruego que tiene como misión cazar a las criaturas que han escapado de su territorio y ahora están matando a los osos: los gigantes de la mitología nórdica conocidos como “Trolls” (Sí, como tú que estás pensando ahora mismo en dejar otro clichoso comentario “crítico” ahí abajo… calma, pequeñuelo, ventila la frustración con yoga o unas chelas :3 ). Efectos muy decentes para una producción pequeña y local, una adaptación ingeniosa a una mitología que llama la atención en todo el mundo y un respiro entre tanta niña fantasma con los pelos en la cara atrás del protagonista en el elevador, los demonios pendejos que en vez de poseer a un político toman el cuerpo de una pueblerina gringa sin chiste, pena o gloria; y los muertos vivientes, mismos a los que amo, pero cómo nos los ha jodido la hollywoodada… como prácticamente todo lo que toca.

 

 

Esperando que la lista les traiga algunas sorpresas si deciden dárselas este fin de semana y no las han visto, me despido.

Sígueme en twitter @JorgeHill

——

Este es el último escrito del colaborador de Animal Político, Jorge Hill, después de su misteriosa desaparición hace un par de días. Lo publicamos íntegramente después de encontrarlo como borrador en el panel de control de su blog “El Congal Postapocalíptico”.

Cualquier información sobre su paradero será agradecida.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.