Ettin, engendro de internet - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
Ettin, engendro de internet
Hoy ya no se pelea de izquierda a derecha, el monstruo autoritario de dos cabezas es el nuevo enemigo de las libertades. Es el Ettin y su madre es internet
Por Jorge Hill
16 de abril, 2016
Comparte

Si usted alguna vez venció el miedo a la estigmatización de los medios tradicionales y de aquellos autodenominados cool y maduros durante los 70s y hasta la fecha, se habrá internado al creativo y fantástico mundo del primer juego RPG de la historia, Dungeons & Dragons. Si no, ya sea porque no le interesaba o porque estaba aterrado de ser llamado un “gordo virgen nerd antisocial”, le explico rápidamente: Uno de los enemigos contra los que podías pelear a través de dados, imaginación, creatividad y narrativa compartida, se llamaba “Ettin”. Los Ettin son humanoides gigantes, brutales y agresivos, su característica más singular es que tienen dos cabezas.

ettin

El Ettin Cenk – Anita, brutal.

Encuentro pocos temas tan importantes de machacar aquí hasta el cansancio como el del Ettin que ha generado internet en los últimos 5 o 6 años. Claro que hay temas de gran importancia, los cientos de miles mexicanos “desaparecidos”, la violencia generalizada, las constantes tranzas del gobierno y sus cínicas estrategias para limpiarse con un constante “aquí ni pasó nada”, el acoso y violencia reales (en contraposición a virtuales y de palabras) que todavía viven las mujeres en el tercer mundo. Pero sobre eso ya hay algo de cobertura, y afortunadamente, crece en los medios.

De lo que no tantos hablan o escriben hoy en día es sobre el control de la narrativa que muchas veces permea y controla los temas anteriores, junto a todo lo demás. Hablar y escribir sobre el Ettin incomoda e intimida, gracias a lo que el mismo ogro ha logrado. En su furia, ha decretado tabú ciertas cosas y a diario se intenta sacar la espina del pie monopolizando y moldeando una narrativa sensacionalista y gritona, mientras estigmatiza o prohíbe las que le parecen contrarias. Quema puentes, señala enemigos en probables aliados o inocentes viajeros, da el mazazo primero y nunca pregunta después. Es impulsivo, no tiene control sobre su ira y no lo quiere, el mundo sólo puede ser un mundo de Ettins, por Ettins y para Ettins.

Ettin (1)asdf

¡Ooga-booga! 

1330545-ettin

¿Listo para destruir todo disenso, manito?

El Ettin no es un fenómeno aislado, vaga con su Gran Mazo +5 con poderes mágicos de fiscalización y corrección política desde los discursos de la ONU hasta las fiestas privadas, se instala en universidades, hace exclusivos a foros y espacios que alguna vez fueran libres, es omnipresente. Está embebido en lineamientos y contenidos generalizados de Facebook, Tumblr y de manera alarmante en Twitter en los últimos años. Flota a través de las palabras y se asoma entre ellas sin pena desde los escritos diarios de grandes portales como el inmamable nido de basura Buzzfeed, Huffington Post, Slate, Jezebel o cualquier página del ya menguante imperio Gawker.

¿Qué carajos es el Ettin? bueno, es fácil entenderlo, usted sólo necesita hacer un poco de memoria si ha vivido alrededor de 30 años o más y no ha tenido la cabeza metida en el propio culo durante su estancia en esta bola que viaja por el universo: Hasta hace no mucho tiempo, el mundo de la cultura, economía y política se dividía clara y cómodamente, si bien abusando de la generalización y el estereotipo, en dos, izquierdas y derechas. La mayoría de las izquierdas eran liberales y progresistas, la mayoría de las derechas controladoras y conservadoras. Hoy en día, esto ya no existe, tenemos izquierdas tan obsesionadas con el control y la fiscalización de los actos, las ideas y el lenguaje, como tenemos derechas tan hartas de sus intentos de control que extrañan el liberalismo clásico del que antes renegaban. Un extraño ejemplo de estos últimos es el autodenominado “macho alfa”, el machazo supremacista blanco provocador Gavin Mcinnes, padrino de la estafa cultural llamada “hipsteridad” y co-fundador del delirante Vice, con Milo Yiannopoulos, un carismático, preciso y encantador gay conservador al que le gustan los datos duros, tener un pelatzo y hacer encabronar muchísimo a las izquierdas autoritarias.

¿Cómo es que personajazos como estos -los ame usted o los odie, no es el punto-, a quienes hubiéramos ubicado ideológicamente hace unos años en algún lugar entre la derecha conservadora y ultraconservadora, centran hoy en día su imagen, carrera y discurso en la lucha desesperada por la libertad de expresión y la democratización de los medios? ¿será posible que esto sea síntoma de la gravedad a la que ha llegado el control exclusivista y agresivo de los hoy-empoderados?

4796874

Una de las teorías -de la que estoy convencido- es que la globalización de las ideas gracias a internet ha traído cosas maravillosas, pero su navaja de doble filo también parió a un detestable engendro: autoritarios y controladores de derechas e izquierdas se hicieron best friends forever, así como suelen ser los BFF, temporales, de impulso, para lo que convenga en el momento.

Ya no existe el clásico mundial “Derechas vs Izquierdas”, hoy sólo existimos los liberales clásicos que amamos la libertad de expresión -sin “peros”- contra los autoritarios -siempre con un “o sea sí, pero…”-, hoy fusionados en un sólo cuerpo, torpe y enorme, que a veces discute desde una cabeza a la otra en lo que se aparece el siguiente ranger scout para poder enfocar su ira depredadora sobre él o ella. La gran aldea Ettin premia el sangriento mazazo con victory dances sectarios y ritualistas blogazos desnucadores. En ellos se inventan mágicos neologismos que representan abstracciones quiméricas cada semana y se repiten como mantras, sin importar su sentido, o de manera más común, sin importar la falta de todo sentido ante un escrutinio cuidadoso del que el Ettin suele ser incapaz en su muy natural ímpetu de primitivo y fácilmente distraído depredador.

giphy (3)

2014-11-17-microaggressions3

Los Ettin han puesto primitivos diques y vallas, grandes piedras y retenes bloquean los caminos. La única manera de cruzar entre los anteriormente libres pueblos de elfos, gnomos, medianos y humanos es a través del valle Ettin. La pura idea es tan intimidatoria que el aislamiento y la parálisis, el silencio, es todo lo que queda. Los Ettin han ganado esta sesión de juego y ni al gamemaster le parece satisfactorio.

0652.dungeonsAndDragons-characters-dice.jpg-610x0

Mira, así es como su party, y todo, valió madre…

¿Cómo chingados pasó esto? Tal vez los primitivos Ettin sólo necesitaban un medio de comunicación que uniera a sus miles de aisladas aldeas para poder formar una gran fuerza bruta… y bruta. No lo sé con seguridad, pero cuando piense usted que debe hacer rage-quit y romper su hoja de personaje que ya había llegado a nivel 7 u 8, piénselo dos veces, tal vez lo que necesitamos es que lo saque del clóset y lo use para lo que estaba destinado en un principio: pelear en contra de lo que considera injusto y de lo que considera abusivo, siendo muy fabulous, muy vocal, muy público y muy políticamente incorrecto mientras lo hace. No hay nada que haga enojar y descontrole más a un Ettin que hablar y actuar libremente, fuera de sus corrales. No les vaya a alebrestar al gallinero.

giphy (1)adf

Se rumora que en tierras ninjas no hay Ettins

La katana precisa ha destruido uno a uno en cuanto intentan entrar

Mire usted, los niños cool del establishment, los populares de hoy, de todas maneras lo van a ver feo y hablarán mierda sobre usted una vez más, en su presencia o ausencia ¿qué importa?

Necesitamos más héroes, deje de sentirse intimidado y saque esos pinches dados. Es hora de jugar.

@JorgeHill

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.