Las pelotas están en la red - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
Las pelotas están en la red
Por Jorge Hill
9 de septiembre, 2011
Comparte

No, yo no le vengo a escribir aquí, ni en ningún lugar, de futbol, manifestación humana que siempre me ha parecido extraña y digna de estudios antropológicos. Vamos, que nunca he entendido eso de divertirse viendo cómo 22 monines patean balones entre ellos, son convertidos en “estrellitas” mediáticas, se les paga millonadas y la gente los sigue como si de Jesucristitos se tratara. Que claro, ese asunto de cómo se enriquece la gente que hay detrás del pambol y cómo funciona de maneras maravillosas para idiotizar al pueblo es otro asunto, pero no, no es el de hoy. Aunque está relacionado de diversas maneras en el gran esquema de las cosas, o en algunos de sus cauces, como el de la televisión misma y las televisoras de este y todos los países, esos monstruos dedicados a dar la razón y la nota a quien convenga en el momento, esté dejando más rating o gentilmente “donando” a sus causas, “valores” y conveniencias. O sea, que si no me doy a entender con tanta faramalla, la cosa es fácil: No tengo nada contra el pambol como deporte, pero sus consecuencias mediáticas, en la economía y como función para otros intereses a los que conviene mantener a la gente idiotizada, es otro boleto.

 Digo, alguna consecuencia debe dejar esto en la cabeza.

Retomando también de refilón, para irle poniendo carnita a este huesopost, ruégole recuerde este asunto del que medio México ha estado hablando y escribiendo últimamente (incluyéndome, of course), éste tan pinche, lamentable y malalechoso asunto de los twitteros encarcelados. Que no que no, que no te voy a escribir de eso, tranqui, no me tuerzas la boca, simplemente vamos armando un terreno contextual para leer este post, pues.

El ebri ni viene al caso, pero “es de que” es uno

de esos especialmente talentosos tuercebocas.

El asunto es que llevo años sin prender la pinchurrienta televisión que tengo en mi cuarto, hace no tantos años esto era frase de pseudointelectualillo bohemioide de a varo de la plaza de Coyoacán y/o frase favorita y efectivísima para ligar en las fiestas de primer semestre de filosofía o ciencias políticas de la UNAM. Hoy, si se me permite, y aunque no se me permita, es una realidad necesaria. Somos muchos ya los que al pasar menos de cinco minutos viendo la televisión nacional sienten que van a vomitar un poquito en su propia boca. El grado de imbecilidad al que se ha llegado es inédito y la zombificación de masas que ha logrado no se ha visto ni en las pelis de George A. Romero.

Un dominguito cualquiera en familia, acá, buena onda, relax.

Por otro lado, me obligo a enterarme acerca de lo que pasa en el país y en el mundo a través de twitter y diversos medios de internet, ya que aunque le tengo un cierto respetillo al “ticher” Dóriga y una inexpresiva reacción neutral ante el medianito carisma de Loret, nada más no me puedo tragar dos segundos de comerciales destinados al consumismo cretinizador y al regresar al noticiero siento dos tres ascorcillos arqueadores cuando las noticias resultan tratarse de todo, menos de LAS NOTICIAS. Ya ni les  hablo de “el otro monopolio televisivo” porque, bueno, hay de espantos a espantos y aparte las cuatro veces que he trabajado como guionista para ellos, todo resultó en curiosas extravaganzas y faramallas psicodélicas que tuvieron como consecuencia común el no pagarme un centavo… y ¡házle como quieras papáwh porque tenemos a los abogados más perros del país mijurri!

“¿Y cómo piensas hacerle si ni siquiera te dimos un contrato?

Problem, son?”

Estoy acostumbrado a escribir, por lo menos aquí, para gente que está muy en contacto con internet y que suele tener una revolucionada y dinámica manera de moverse, informarse y generar información dentro de la misma. La triste realidad es que aunque nos empeñamos en intentar vivir en este mundo, que sí, revoluciona el pensamiento y el entendimiento de manera exponencial, también nos aleja y divide cada vez más de esas millones de personas (mayoría del país) que simplemente no tienen contacto con internet o lo utilizan únicamente para las redes sociales de manera familiar, para su trabajo o para bajar onditas, sin siquiera sospechar de lo que esta cosa le ha hecho, le está haciendo y le hará al mundo, al pensamiento y las acciones.

Es este el meollo del asunto, la brecha inmensa de informaciones y pensamientos consecuentes, supongo. Porque muchas veces intento encontrar el tema mismo mientras  lo escribo (ei, hay gente que escribe para encontrar y no tanto para exponer).

Llevo cerca de dos meses viendo casi todos los días las noticias mundiales y de EU en RT.com (Russia Today, pero instalado en Estados Unidos) que se distribuye principalmente por internet y canales de youtube dedicados a sus diversos programas. Con una producción, escritores, conductores y figuras públicas que ya quisieran dos minutos cualquiera de nuestras televisoras, este canal va mucho más allá de lo que en México sería considerado por nuestros irónicamente aterrorizadillos gobernantes como “terrorismo”; si ya de entrada, para los mismos gringos, amantes de escupir su “first ammendment” y su “freedom of speech” y su “land of the free” para todo, el enfoque y análisis de las noticias que se da ahí, les resulta a la mayoría, de mínimo, “incómodo”.


  Ái te encargo…

 

Mientras que en los noticiarios de México y el mundo, timidilla y pusilánimemente se toca el tema de los banqueros y Wall Street sin análisis y de manera puramente “informativa” y “profesionalmente objetiva” (mis pelotas), en RT se habla sin pelos en la lengua y con los de la burra en la mano sobre la ambición de los mismos, su directa responsabilidad en las crisis localizadas por el mundo y que eventualmente generaron la recesión mundial que hoy vivimos y que no tiene cara bonita ni intención de terminarse; Mientras en Fox y CBS se centra en lo válido o políticamente incorrecto del “sanababiches” que no sé quién aventó en un discurso público contra los del Tea Party, y en México la prensa y la televisión se centra DÍAS ENTEROS en la pendeja sonrisa que no sé quién de izquierdas le tiró a no sé quién de derechas (no mamen ¡tengan madre!), en RT se tiene una sección diaria dedicada justa, analítica e impíamente a el “miss” de las televisoras y noticieros mainstream, o sea, a las noticias que curiosamente a diario los medios tradicionales deciden activamente dejar fuera, “ay no nos enteramos”, “ay, ni es tan importante”, “ay, pues no deja rating”, “ay pues finalmente no nos sigue haciendo más asquerosamente millonarios”.

La evolución de las especies tradicionales mediáticas

Quiero una así en México, ya.

 

La brecha inmensa que se abre entre internet, los medios de internet y las personas que lo utilizan como medio diario, cotidiano y necesario, y sus contrapartes ya sea no enteradas de esa otra realidad o cómodamente mamando de la chichi más próxima y fácil, es inmensa. Es tan grande y su fondo tan oscuro que nos está dejando ya a personas en la cárcel por lo que en otro contexto sociopolítico y coyuntura mundial habría resultado en una simple llamada de atención, o en una simple nada; lo he escrito aquí varias veces y creo que ya muchos de los que estamos en estos medios lo sabemos, no son sólo las facciones retrógradas y corruptas del gobierno, es también la gente que no se ha informado, los que están horrorizados de esta rapidez en la exponenciación de la información y medios. ¿Quién hubiera pensado hace unos años que una organización como wikileaks se encargaría de soltar al mundo la información de gobiernos, bancos y corporaciones que demuestra irrefutablemente la asquerosa melcocha que no sólo se maneja detrás de los mismos, si no como funcionan sinergéticamente entre sus melcochas para melcochear el mundo? discúlpeme usted, pero así es esto de la pinche melcocha, el asco, la barbaridad, la capacidad de horrorizarse cuando se creía haber visto y sabido todo.

¿Quién se hubiera imaginado hace unos años que individuos alrededor de todo el mundo se intentarían unir bajo la bandera de la auténtica libertad de expresión, los movimientos pacíficos para manifestarse en contra de todo poder abusivo y controlador, contra todo régimen y contra todo abuso del poderoso contra el aplastado, en cualquier parte del mundo? ¿Que tomarían las máscaras de Guy Fawkes y el mensaje/estética de “V for Vendetta” como símbolo para esa lucha anónima … e ir ganando batallas poco a poco en la realidad, en lo tangible? Todo para ser reducidos por los medios tradicionales incompetentes y en completa ignorancia de la realidad, como “un grupo de hackers malévolos”.

Alyona Minkovski, de “The Alyona Show” en RT, analítica, crítica, fluída, culta, inteligente, irónica, punzante y habla abiertamente acerca de Anonymous, las tranzas de los bancos junto con los gobiernos, de las primeras en entrevistar a Assange… “¡A LA HOGUERA, PINCHE BRUJA!” 

(Ni crean que tengo un crush fuera de control con ella…)

¿Quién se hubiera imaginado tantos cientos de cosas que están ahí afuera, moldeándose y moviéndose en internet, acerca de las que medios tradicionales, grupos controladores y funciones de censura simplemente prefieren no hablar o considerar “intrascendentes? (claro, la pendeja sonrisita de izquierdas y derechas o las cogidas de Loret de Mola con su whatever-como-se-llame, eso sí es noticia)

¿Quién hubiera pensado que a todas esas manifestaciones naturales, que responden a una época y momento del mundo serían consideradas hoy como…-? ¿Saben cómo? ¿se les ocurre? sí, se les llama ahora “terroristas“. Aunque no porten un arma, sus movimientos sean pacíficos y sus únicas herramientas sean internet, la palabra y la clara convicción de que los ciudadanos no tienen por qué pagar las deudas de un país y mucho menos las generadas por bancos y Wall Street o por gobiernos corruptos, títeres o ineptos, o las tres cosas juntas; que no por ser “ciudadano” si no por el simple hecho de existir se tiene todo el derecho a decir lo que a uno se le dé la gana, así eso sea tabú o sea incómodo para el establishment ideológico y político; que todos los ciudadanos tienen el derecho a recibir toda la información de todo lo que se hace en su país y poder destapar, en el caso necesario, que partes corruptas de su gobierno le estén jugando chueco y lo quieran amarrar mediante ACTAs, “DMCA takedown notices“, Bullies legales, abogangsters, intereses mezquinos de poseedores monopólicos de copyrights, poderosos maníacos que utilizan la intimidación o la mañosa interpretación de la ley para callar voces legítimas que no tienen la nariz metida en billetes y con la visión puesta en un futuro más decente para todos.

“Ineficiente sistema con olor a muerto que monopoliza las ideas

ajenas enriqueciéndose con ellas” TM

Todos los lulz reservados

Así está el mundo hoy, en todos lados, con miedos por unos lados, horrores por los otros, paranoias generadas por lo que parece un inmimente encuentro de los poderes corruptos con ciudadanos informados y con el poder de la palabra y la unión a través de internet, hoy el término “terrorista” está en boga y es utilizado, sobreutilizado y manipulado como muñeca inflable para aquel que en el momento la necesite para descargar en ella sus impulsos más maquiavélicos y controladores, apoyado por los otros tantos jariosos de control, temerosos de que sus imperiecillos apoyados en vil papelito moneda sin valor real sean “incomodados” por filtraciones de sus sweat shops en Asia o en cualquier tiendita de la esquina.

¿Y en las noticias? nada, todo está bien, que si en el FMI dicen que sí está fea la cosa pero que no hay pedo, total, se inyecta otra vez de billete a bancos y gobiernos, total, se hace más grande la deuda pero no pasa nada, aquí le atoleamos la boca a dedazos con el siguiente partidito o la aparición de alguna medio encueradita que medio canta y semi-actúa.

 



“¡Y esta noche les pregunto, Méxicooou!..

¡¿Cuánto camote están dispuestos a tragar?!”

*Standing ovation babeante*

 

¿Dónde está nuestro necesitadísimo RT?

No existe…

Este país parece todavía no estar preparado para que le digan las cosas de frente y de putazo, que lo despierten de un codazo, está tan no-preparado para esto que cualquier intento de abrir información y opciones, aire en cabezas para que entren otras ideas, será automáticamente tachado de “terrorista” en el peor de los casos, “agitadores de masas” y “saboteadores” en el mediano, “Soñadores, psuedointelectuales pachequillos y utópicos idealistas” en el más agradable y desconectado.

Y mientras, allá afuera se empieza a hacer la separación, el cisma brutal entre “los que son periodistas” y “los que son terroristas”, “los que son terroristas” y “los que son escritores”, “los que tienen credenciales y trabajan para medios serios” y “Los revoltisillos de internet”, entre lo que la gente prefiere saber y lo que la gente, sobre todo, prefiere no saber. Lleno está de estos periodistas, escritores, pensadores y críticos en los medios tradicionales, medios que desde hace tiempo ya se preparan sin saberlo para enterrarse a sí mismos sin grandes fanfarrías, llevándose entre las patas a esas personas que cuidan una chamba y que mejor no dicen muchas cosas sobre lo que en realidad piensan y saben, porque el niño tiene que comer, hay escuela y renta que pagar, sistema al cual servir o si no te aplasta sin chistar como mosquita.

Yo le pregunto a esas figuras ¿Por qué no se vienen a la red? aquí están las pelotas, no las de pambol, queda claro finalmente, ¿no?

Los Huevos.

 

PD1 : Aquellos que se unieron a mi dolor hacendario y burocrático después de este escrito les informo que pude hacer cita la semana pasada para hoy, me atendieron como se debe y pude arreglar todo ya finalmente… después de casi 4 meses de vueltas, sí, gracias.

PD2: Aprovecho el espacio para la asquerosa autopromoción avisando que mi proyecto musical “solista” llamado “Ouroboros” ya tiene presencia oficial con la primera rola, que pueden escuchar y/o bajar aquí. No, no es metal. No sé que sea y como que me vale madre, algo entre shoegaze, post-rock, electrónico y pues sabe tú. Espero más tarde hoy mismo o mañana subir una remasterización de la canción ya que no se oye de la mejor calidad, si les gusta, pues estén pendientes por allá, sacaré una rolita por mes aprox.

Bueno, ya, que si no nunca termino. Buen fin.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.