Los muppets de Romanek - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El congal postapocalíptico
Por Jorge Hill
Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, mi... Hace música, escribe y cocina de manera independiente. Nada le embona. Psicólogo de carrera, milusos en la realidad. Twitter: @JorgeHill. (Leer más)
Los muppets de Romanek
La comedia involuntaria detrás del documental "Extraordinary: The Stan Romanek story".
Por Jorge Hill
29 de julio, 2017
Comparte

Uno podría pensar que “Extraordinary: The Stan Romanek story” es un documental falso, un mockumentary. Su potencial como comedia es ilimitado. Pero no, el documental narra la supuesta historia real de Stan Romanek y sus encuentros con extraterrestres. Romanek dice que E.T. ha estado en contacto con él desde el 2000 y que desde entonces ha recibido heridas raras en la piel, implantes, mensajes telepáticos y visitas nocturnas.

Los debrayes de Romanek han sido motivo de fascinación para ufólogos, crédulos y charlatanes por igual. Su historia se considera una de las más “documentadas” de la historia de las abducciones extraterrestres. Eso ya es mucho decir. Claramente, como siempre, no hay una sola evidencia de sus contactos y todo lo que se le pueda creer a Romanek es de palabra. Cuando nos enteramos que acepta haber actuado “actividad paranormal” en una de sus últimas entrevistas y que ha sido culpado por posesión y distribución de pornografía infantil, la palabra de Romanek pierde peso, si es que algún día lo tuvo.

Las situaciones son de lo más inverosímiles y al mismo tiempo reúnen los clásicos de tantas abducciones: existen niños híbridos que habrían sido creados con el semen de Romanek, los óvulos de otra mujer y la modificación genética hecha por los mismos extraterrestres. Una niña en específico le llama por teléfono (desde la nave madre, imagino) y se aparece de vez en cuando en su casa, así como en las conferencias de ovnis que el mismo Romanek imparte por una buena cantidad de dólares. Vaya sorpresa. El abducido recuerda fórmulas matemáticas y traumáticos eventos en regresiones hipnóticas hechas con psicólogos “especialistas” en abducción. Extrañas heridas simétricas aparecen en su cuerpo y más adelante un implante, mismo que desapareció misteriosamente cuando algunas personas quisieron investigarlo. Ah, tampoco podemos olvidar que Stan ha encontrado selfies de extraterrestres en su cámara. Así como así.

Con un poco de paciencia, un tanto de morbo o un mucho de goce cómico, uno llega a los videos más sorprendentes de Romanek. En uno podemos ver un haz de luz en el jardín de su casa, supuestamente sería el clásico rasho abductor que debe de tener todo ovni que se respete. No se necesita una mente brillante para darse cuenta que algún pelao amigo de Stan, o él mismo, han subido al techo de la casa y echaron un vil lamparazo al encuadre de sus cámaras exteriores.

Pero eso es sólo el principio, más adelante se nos presentan los famosos “Boo videos”. En los dos se puede ver que Romanek ha dejado grabando la cámara, con todo y macabro nightshot, para ver si en una de esas pasaba algo. Y mire usted, ah bárbaro, que si algo pasa. En uno de los videos aparece la cabecita de un grey asomándose desde la ventana hacia adentro de la casa con toda actidud de “¿Qué transa o qué?”. En el segundo, que algunos consideran macabro, se puede ver asomándose por la puerta a un alien de medio cuerpo, volteando a la cámara y todo. Si era audición se lleva el papel.

Los videos han causado furor en el extraño mundillo de la ufología, se han vuelto virales y el buen Stan dice que sería imposible crearlos, a menos de que se tuvieran disponibles alrededor de 50,000 dólares. Algunos piensan que se puede lograr con un par de muppets y unos 90 dólares.

¿Por qué una sociedad alienígena avanzada vendría a la Tierra para hacerle tanta chingadera a unos cuántos elegidos en vez de presentarse bien y como la gente decente? ¿Por qué tanto semen, ADN y sondas anales? ¿Por qué inteligencias que han domado el salvaje viaje intergaláctico se comportan como niños malcriados o como chamacos penosos ante la cámara? No sabemos a qué juegan, ni qué quieren, pero las supuestas respuestas se pueden encontrar en el documental “Extraordinary: The Stan Romanek story” que se puede ver en Netflix. Definitivamente, una joya de la comedia involuntaria que usted (no) se puede perder.

 

@JorgeHill

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.